mayo 13, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

José Manuel Restrepo: «No podemos influir en la clase media de Colombia» | Economía

José Manuel Restrepo: "No podemos influir en la clase media de Colombia" |  Economía
Foto del 26 de octubre de 2018 del nuevo ministro de Hacienda de Colombia, José Manuel Restrepo, durante una entrevista en Bogotá.
Foto del 26 de octubre de 2018 del nuevo ministro de Hacienda de Colombia, José Manuel Restrepo, durante una entrevista en Bogotá.Mauricio Dueñas Castañeda / EFE

Alguien tenía que hacerlo y José Manuel Restrepo (Bogotá, 1970) aceptó. Cuando el ministro de Hacienda de Colombia y algunos viceministros dimitieron de sus cargos el 3 de mayo, el gabinete del presidente Iván Duque tropezó. Necesitamos un reemplazo inmediato, alguien capacitado en finanzas públicas, pero sobre todo dispuesto a tomar las riendas de la oficina donde nació la reforma tributaria, que desató las violentas protestas que continúan hoy en las calles de Colombia.

MÁS INFORMACIÓN

Académico de doctorado de la Universidad de Bath, Restrepo aclara: «No soy un candidato de la noche a la mañana». Llegó al gabinete como ministro de Comercio, una cartera que aún mantiene pendiente de su nombramiento oficial como ministro de Finanzas. Duque anunció su nombramiento en un tuit poco después de su renuncia y lo que queda es una ceremonia oficial. Por los años que pasó al frente del Ministerio de Comercio, Restrepo afirma ser el funcionario más calificado para acercarse a las empresas y buscar un nuevo convenio tributario en el que los que tienen más ingresos paguen más impuestos.

Su antecesor, Alberto Carrasquilla, había sido funcionario del gobierno del expresidente Álvaro Uribe, figura polarizadora en el país. Restrepo, por su parte, no está ligado al uribismo y pone borrón y cuenta nueva a la mesa en la que intenta elaborar su propia propuesta para que el gobierno recaude más impuestos sin afectar a la clase media. Mientras tanto, la deuda pública está creciendo y se estima que a finales de este año llegará al 65% del producto interior bruto. En entrevista telefónica con EL PAÍS, el funcionario muestra confianza en que el país implementará una nueva reforma y preservará el grado de inversión de la deuda soberana.

Pregunta. Como funcionario, como nuevo ministro de Hacienda y como colombiano, ¿cómo se siente al ver las protestas?

Respuesta. El gobierno ha sido un gobierno democrático que cree y respeta la protesta social, que la ve como un derecho democrático legítimo, y que valora la protesta respetuosa en la que no se afecten los derechos de los demás. En este sentido, se trata de rechazar los abusos de la fuerza pública, así como los bloqueos, los actos vandálicos y los actos que dañen la propiedad ajena o cuando se produzca violencia en la propiedad pública. Dicho esto, me parece muy importante reconocer que esta protesta merece ser escuchada. ¿Cómo? Con actitud de diálogo, construcción de consensos, escucha abierta. Recibo una misión, que es identificar formas de lograr un gasto social sostenible con financiación sostenible. En este momento más que nunca en nuestro país necesitamos actos de grandeza para poder escuchar a los demás, escuchar a los diversos actores de la sociedad, como los jóvenes y los emprendedores. Ciertamente luego con los sindicatos, con los partidos políticos y líderes, con la academia, con las autoridades locales y con los actores representativos de las finanzas públicas para construir consensos. Hemos abordado el impacto de la pandemia que nos ha golpeado en indicadores clave como la pobreza, el desempleo y que ha afectado a muchos sectores. Lo que se percibe es también una preocupación, un sentimiento de los jóvenes, por ejemplo, también de otros actores sociales, una preocupación genuina que merece ser atendida. Y por eso en nuestro proyecto de gasto social lo que queremos es atender a los actores más vulnerables de la sociedad.

pag. ¿Cómo será la nueva reforma tributaria?

R. No lo llamaría una reforma tributaria, sino un proyecto de gasto social financiado sostenible que tiene tres propósitos. El primero es avanzar en el servicio a los más vulnerables. Reconocer que estos actores más vulnerables son los jóvenes que buscan trabajo por primera vez, aquellos que buscan acceso gratuito a la educación superior en los estratos más vulnerables. Y allí hay que reconocer que el presidente Iván Duque ya anunció que alrededor de 700.000 jóvenes tendrán acceso gratuito a la educación superior en todas las instituciones públicas. Hoy hasta los informales son vulnerables, los que afrontan la vida cotidiana con recursos y necesitan un ingreso de emergencia. Por eso se decidió dar continuidad a un programa como el de la renta solidaria que existe en Colombia. Y los propietarios de microempresas y pequeñas empresas que se han visto gravemente afectados por la pandemia también son vulnerables. Otro punto de consenso es que este proyecto no puede tocar, no interferirá y no afectará a la clase media. Y hay otro punto de consenso es que hay que aprovechar ese sentido solidario que han manifestado el sector empresarial y los sectores más pudientes para levantar la mano y decir «queremos aportar».

pag. ¿Cuál fue, en su opinión, el error de la propuesta anterior?

R. No suelo actuar basándome en los espejos retrovisores. Veo desde el presente hacia el futuro y en el futuro lo que necesitamos es no influir en la clase media. No debemos tocar el impuesto al valor agregado (IVA). No tenemos que ampliar la base personal ni el impuesto sobre la renta. En segundo lugar, hay que ir a lo que ya han expresado los sectores más ricos, sectores de actividad que a través de sus gremios han manifestado su deseo de aportar e indicar cómo hacerlo a través de instrumentos como el recargo al impuesto sobre la renta, temas relacionados con el ‘impuesto sobre la renta’. , entre otras cuestiones. Y tercero, que en todo caso recojamos los intereses y preocupaciones de todos los actores políticos sobre las vulnerabilidades sociales. Y hay coincidencia en los sectores vulnerables, en los desempleados, en los jóvenes, en las mujeres que han perdido su empleo, en el informal y en las micro y pequeñas empresas.

pag. Si Colombia no aprueba una reforma fiscal para recaudar más impuestos, corre el riesgo de perder su grado de inversión, lo que desencadenaría el pago de intereses.

R. Nuestra respuesta tiene como objetivo garantizar la estabilidad de nuestras finanzas públicas. Y también garantizar esa estabilidad social, que es fuente de crecimiento, fuente de desarrollo y, en última instancia, fuente de estabilidad macroeconómica. Los actores internacionales, los mercados y el análisis de riesgos deben ser plenamente conscientes del impacto que la pandemia ha tenido en países como Colombia y reconocer la diferencia entre un impacto temporal o permanente.

pag. Entonces, ¿está seguro de que Colombia no perderá su rango de inversión?

R. Nos esforzamos por garantizar la estabilidad fiscal que transmita claridad a los mercados internacionales y estabilidad social al mismo tiempo. No podemos permanecer indiferentes al contrato social. Los dos deben verse en equilibrio. Los dos propósitos no son ajenos. Y creo que en un escenario posterior a una pandemia, para todos los actores nacionales e internacionales, esto debería ser lo suficientemente claro.

Registrate aquí por Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves de información de la situación actual de la región.