enero 14, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Jovenel Moïse: Haití no llora a su presidente | Internacional

Jovenel Moïse: Haití no llora a su presidente |  Internacional
Una mujer lleva una cesta a un mercado de Puerto Príncipe el domingo 11 de julio.
Una mujer lleva una cesta a un mercado de Puerto Príncipe el domingo 11 de julio.Matías Delacroix / AP

De todos los problemas que enfrenta Clena Dival, el asesinato de su presidente es el menos importante. Sentada en un miserable tramo de calle del barrio de Delmas junto a su negocio, una canasta llena de productos que lucen higiénicos: desodorantes, dentífricos, jabones, aspirinas, esmaltes de uñas … varios días, descansando en sus manos observando cómo el polvo, las motos ruidosas, los tap-taps (buses de colores) cargados de viajeros, los gritos de los conductores y el calor del Caribe son los únicos clientes que llegan.

No ha vendido nada, absolutamente nada, en los últimos tres días. Los sabios informes de organismos internacionales de que el 60% de los haitianos viven con dos dólares diarios pasaron cuando llegaron frente a Dival porque ni siquiera esa cantidad es suficiente.

Más información

Con otro escenario, Clena Dival podría haber tenido un futuro mejor dada su tendencia a la poesía. Cuando habla de sus buenos momentos en Gonaive, la ciudad donde nació, resopla y dice que «la vida es así, a veces no cae una gota y otra es el diluvio». Cuando resumen la situación en Haití, dicen que «está en un ataúd, pero cada vez que quieren enterrarlo se dan cuenta de que está respirando» y cuando se refiere al asesinato del presidente Jovenel Moïse y el enfrentamiento político que este Ha generado, resume mejor de un politólogo su desprecio: «Le cortaron la cabeza a la serpiente, pero le dejaron la cola». En pocas frases Dival describe el momento social y político de un país que esperaba el caos tras la muerte de su presidente, pero está tan acostumbrado a vivir sin él que la diferencia apenas se nota.

Delmas, Carrefour, Tabarre, La Saline, Martissant, Fontamar … Dos problemas se repiten una y otra vez en la calle y ninguno tiene nada que ver con la muerte de Moïse: la violencia de las pandillas (bandas armadas) y el altísimo precio de los básicos. productos. «Aceite, frijoles, arroz … Todo nunca ha sido tan caro», dice en criollo.

“La situación es muy difícil y ni siquiera puedo comer una vez al día”, explica frente a todas sus pertenencias: la canasta descolorida de productos de higiene. La zona que ocupa suele ser atacada por bandas locales que luchan por el territorio más atrevidas y aceitadas que nunca gracias a que tienen más dinero y armas que nunca debido al narcotráfico y al papel cada vez más importante que juega Haití como zona de aterrizaje. , en la ruta que une Colombia y Venezuela con Estados Unidos, a pocos kilómetros de distancia. Si bien el hambre siempre ha estado presente, la violencia diaria y los secuestros son un fenómeno relativamente nuevo en Haití.

“Me despierto con miedo, camino con miedo y duermo con miedo. A veces aparecen bandidos y empiezan a disparar y tenemos que escapar. Luego vuelvo a buscar mis bienes ”, explica. «No necesito que el estado me ayude, por eso tengo a Dios, lo que necesito es bajar el precio de la comida», condenó antes de volver a poner la cabeza entre las manos, esperando a uno de los dos.

Bajo un sol abrasador, este lunes por la mañana Dival se encuentra en el mismo lugar que el 11 de enero de 2010 cuando a las 16:53 un terremoto, que duró lo suficiente para cambiar de color en un semáforo, redujo a escombros la capital del país. Ese terremoto mató a 250.000 personas y el mundo se convirtió en el país más pobre del hemisferio occidental. En pocos días el planeta se puso patas arriba con el envío de una ayuda humanitaria sin precedentes. Llegaron tanto dinero y organizaciones internacionales a Haití que el país caribeño se hizo conocido como la «República de las ONG». Sin embargo, más de una década después, los mismos males del pasado están volando sobre nuestras cabezas. “Lamento decir esto como presidente de Haití, pero hemos perdido la oportunidad de hacer un país diferente. Teníamos el problema de la inestabilidad política y no sabíamos qué hacer con los proyectos que provenían de fondos internacionales. Pero no podemos rehacer la historia y tenemos que empezar de nuevo. Fue difícil para nosotros que durante 11 años hayamos recibido mucho y los resultados son mínimos ”, reconoció el presidente Moïse en una entrevista con este diario cinco meses antes de ser asesinado.

A pocos metros de Dival, Visonin Christinval, de 29 años, se sienta sobre varios fardos de ropa esperando que la tensión disminuya. Ha visto a policías y reporteros llegar a la posibilidad de protestas en la vía pública y prefiere no sacar la ropa de mujer que vende en la calle por si tiene que salir al galope. Hace una década llegó a la capital procedente de Cabo Haitiano, a cinco horas de distancia, en busca de una vida mejor, en Puerto Príncipe si es posible, y desde entonces vive de la venta de ropa de mujer. “Es una lástima que un presidente sea asesinado así en su cama. Si esto le sucediera al que estaba tan seguro de sí mismo, imagínense cómo seremos nosotros ”, dice. Cuando habla de los principales problemas del país, insiste en la delincuencia y el precio de la comida.“ No sé quién mató. al presidente ya mí realmente no me importa quién fue. No tengo tiempo para ver las noticias. Solo sé que todos los días todo es más caro y no puedo comprar la mitad de la comida que comía antes «, explica. . ¿Pollo? «Es rico», responde con una sonrisa apática.

Una de las razones del aumento de productos tiene que ver con la fuerza que están ganando las bandas controladoras del capital, lideradas por gánsteres con nombres como Barbecue, Tilapli, Izo o Iscor. Debido a que no produce prácticamente nada, todo lo que consume el país viene por barco o por carretera desde República Dominicana y esa ruta se ha convertido en una carretera peligrosa que requiere vehículos adicionales o escoltas armadas para ayudar a traer mercancías a la capital, lo que ha hecho que los precios sean más altos para alcanzar, en algunos casos, los de una capital europea. “Dejemos que los estadounidenses vengan y arreglen. No puedes soportarlo más ”.

Regístrese aquí en Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves de información de la situación actual de la región.