noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Kandahar, el pulmón de los talibanes | Internacional

Kandahar, el pulmón de los talibanes |  Internacional

Hay un orfanato en las afueras de la ciudad de Kandahar que refleja la dura realidad de la provincia más violenta de Afganistán. En general, con el patrocinio de los Emiratos Árabes Unidos, los hijos de los funcionarios públicos, la población civil y los talibanes muertos viven juntos. La mayoría de los 1.100 niños, incluidos 200 prisioneros, son víctimas de la guerra. El director, Mohammad Barat Hussein, de 54 años, lo cuenta durante una visita, quien asegura que tiene una lista de espera de 800 personas. Los chicos, todos chicos, juegan al fútbol o ven la televisión después de clase en unas instalaciones tranquilas, limpias y gratuitas. Nada que ver con lo que vives al aire libre.

Más información

Kandahar, el feudo talibán por excelencia y la capital espiritual del Emirato Islámico de Afganistán, cayó bajo la insurrección, como el resto del país, el mes pasado. Esta provincia, escenario constante de atentados, bombardeos y cientos de asesinatos casi siempre perpetrados por los talibanes, ha sido en los últimos 20 años uno de los huesos más duros de romper para la coalición internacional liderada por Estados Unidos que ha puesto los pies. en el polvo del polvo Agosto. El martes 17 de agosto, el cofundador de los talibanes y líder del ala política, Abdulghani Baradar, aterrizó en Afganistán. Lo hizo para aplaudir no en Kabul, la capital oficial, sino en Kandahar, su capital. Hoy es el viceprimer ministro.

Un grupo de niños ve la televisión en un orfanato en Kandahar donde la mayoría de los 1.100 huérfanos son hijos de funcionarios públicos, ciudadanos o talibanes muertos en la guerra.
Un grupo de niños ve la televisión en un orfanato en Kandahar donde la mayoría de los 1.100 huérfanos son hijos de funcionarios públicos, ciudadanos o talibanes muertos en la guerra. Luis de Vega

«Los talibanes no son profesionales, pero cuando los llamamos vienen y con el gobierno anterior todo eran problemas», dice el empresario Qari Gul Mohammed, que gana alrededor de un millón de dólares al año. No duda en decir que, con ellos en el poder, se siente más seguro. Además de tener cuatro empresas que exportan frutos secos fuera de Afganistán, este influyente empresario de 50 años fue uno de los negociadores entre los talibanes y las autoridades depuestos. Formaba parte de un grupo de 12 notables, seis del sector económico y seis del sector religioso, que se movían tras bambalinas de un lado a otro. Un intento de llevarse lo que, al final, se resolvió disparando a causa del pacto. En medio de los combates, fue dos veces a Kabul, a la residencia del ex presidente Hamid Karzai, natural de Kandahar, para tratar de ayudarlo en su misión de mediación. También habló con el Jefe de Defensa del gobierno que preside Ashraf Ghani. Todo mientras se reunía con los líderes talibanes.

Hace mucho tiempo que cayó la noche en Kandahar y una banda de trabajadores está ocupada cargando cientos de kilos de pasas a mano en un barco para ser empacadas. Estos son algunos de los 300 trabajadores que Gul emplea por unos 60 euros al mes. El coche no se detuvo ni en los peores momentos del conflicto, aunque reconoció que con el aeropuerto local sin vuelos internacionales y el paso fronterizo con Pakistán a medio acelerador, la tarea no es fácil. En todo caso, tanto él como el resto de los empresarios locales se presentan como una herramienta útil para el despegue de la economía nacional luego de que las cuentas del país en el exterior continúen bloqueadas y la ayuda internacional congelada, salvo algunos aliados, pendiente del reconocimiento de el régimen.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Registrate aquí

En esta ciudad de 600.000 habitantes, la segunda del país después de Kabul, no es de extrañar que este hombre pequeño, amable y diligente interrumpa dos veces la entrevista para rezar. Ni que, por piadoso que sea, lo que busca es lo mejor para sus empresas. En cualquier caso, se aclara que el 2,5% de su beneficio se dedica a zakat (limosna en árabe), pero que nunca ayudó económicamente a los talibanes ni lo exigió.

Qari Gul Mohammed, un empresario de Kandahar que medió entre las autoridades depuestos y los talibanes.
Qari Gul Mohammed, un empresario de Kandahar que medió entre las autoridades depuestos y los talibanes. Luis de Vega

Afirma que los 20 años que pasó bajo Estados Unidos y la coalición internacional «teníamos dinero, pero no seguridad». Ahora espera tener ambos. En los peores días de las negociaciones, fue detenido durante 48 horas por los servicios secretos debido a su proximidad a los insurgentes. Pero fue el propio gobernador provincial quien fue liberado, justo antes de que los talibanes recogieran al representante del gobierno en su casa y lo dejaran en el aeropuerto para volar a Kabul. La toma de la ciudad se había consumado y el acuerdo, según Qari Gul Mohammed, era no matarlo. Lo mismo sucedió con decenas de funcionarios y hombres del gobierno de Ghani, entre ellos Mahmud Karzai, hermano del expresidente, a quien este empresario asegura haber protegido incluso con los suyos. Kalashnikov hasta que los talibanes facilitaron su salida de Kandahar.

«Lo único que traerán los talibanes es paz y pan»

Sanaullah Momand, 24 años, licenciada en administración pública

El carácter conservador de la ciudad también se refleja entre aquellos jóvenes más educados que hablan idiomas y que no abrazan el nuevo régimen con los ojos cerrados. «Lo único que traerán los talibanes es paz y pan», dice Sanaullah Momand, un graduado en administración pública de 24 años que trabaja como funcionario administrativo en la universidad y que no cree que esta combinación sea suficiente para mantener la estabilidad. en la universidad. largo plazo …

Momand ha traducido una veintena de libros del inglés al pastún, incluidos algunos de Stephen Hawking. A pesar del tono pesimista de su respuesta a la pregunta sobre el nuevo régimen, está apegado a las tradiciones más profundas ancladas en el sharia (Ley islámica). Es consciente de que las diferencias culturales y religiosas crean una división con Occidente, pero aún reconoce que le gustaría dejar su país. «¿Los musulmanes que viven en España también van desnudos a la playa?» es solo una de las preguntas que le hace al periodista junto a otros sobre el nivel de vida, la familia, la búsqueda de trabajo o la libertad individual. Pero está claro que para Sanaullah Momand llevar traje de baño significa desnudarse. Para la gran mayoría de los habitantes de Kandahar, con o sin turbante incluso delante.

Área comercial en el centro de Kandahar.
Área comercial en el centro de Kandahar. Luis de Vega

Siga toda la información internacional sobre Facebook Y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.