julio 21, 2024

la Casa Blanca desmintió a Joe Biden y aclaró que el presidente no vio fotos de niños decapitados en Israel

Apenas cinco horas después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, haya dicho públicamente que vio imágenes de terroristas decapitando bebés, un portavoz de la Casa Blanca salió a desmentir al mandatario y sostuvo que ni él ni otros funcionarios accedieron a dichas imágenes.

En un comunicado a EFE, un vocero de la administración demócrata aclaró que el presidente estadounidense hizo sus afirmaciones basándose en declaraciones que el gobierno israelí dio «públicamente». Y así se dio la insólita situación de que su propia oficina rectificó a Biden. «Nunca pensé que vería imágenes de terroristas decapitando a niños«, había dicho. Ahora aclaran que efectivamente no las vio.

De acuerdo con el diario The Washington Post, que fue el primer medio en informar sobre la rectificación del gobierno Biden, la Casa Blanca señaló que «ni el presidente ni funcionarios del Gobierno han visto las imágenes o han podido confirmar los reportes» de estos hechos «de manera independiente».

Durante un discurso a la comunidad judía pocas horas antes, Biden dijo que durante sus años de trabajo en la administración pública, fue vice de Barack Obama, nunca pensó que «vería» o «tendría confirmadas imágenes de terroristas decapitando niños».

Varios medios de comunicación a nivel global se habían hecho eco de declaraciones de las Fuerzas de Defensa israelíes y de la administración de Benjamín Netanyahu afirmando que encontraron los cuerpos de menores de edad decapitados tras un ataque de Hamas en al kibutz Kfar Aza este sábado.

Hamas, por su parte, negó haber «matado niños, decapitado y atacado a civiles» durante su irrupción violenta a Israel y rechazó las «acusaciones inventadas» que han sido «propagadas por algunos medios de comunicación occidentales que adoptan la narrativa sionista».

Un portavoz del Ministerio de Exteriores israelí explicó este martes a EFE que entre los cuerpos hallados en el kibutz de 750 habitantes, había «alrededor de 40 niños, entre ellos bebés«.

El ataque sorpresa de Hamas, que dio comienzo el sábado a una guerra que atravesó este miércoles su quinto día.

Del lado gazatí, el Ministerio de Sanidad palestino informó este miércoles que hasta el momento registra 950 muertos por los bombardeos israelíes de represalia y al menos 5.000 heridos.

A estas cifras se les suman 1.000 milicianos palestinos muertos en territorio israelí en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad tras infiltrarse desde la Franja, según las últimas estimaciones del Ejército.

Por otra parte, el Gobierno israelí informó que más de 100 personas fueron secuestradas por Hamas y llevadas a Gaza como rehenes.