diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

La Comisión Europea pide a Volkswagen que compense a los consumidores europeos por el «dieselgate» | Economía

La Comisión Europea pide a Volkswagen que compense a los consumidores europeos por el "dieselgate" |  Economía
Logotipo de Volkswagen en una de sus ubicaciones en Wolfsburg, Alemania.
Logotipo de Volkswagen en una de sus ubicaciones en Wolfsburg, Alemania.RONNY HARTMANN / AFP

La Comisión Europea pidió este martes al fabricante de automóviles Volkswagen que compense a todos los consumidores europeos, y no solo a los alemanes, por el llamado puerta diesel, un escándalo que se remonta a 2015, cuando se descubrió que el fabricante alemán estaba alterando las pruebas ambientales de sus vehículos.

El Ejecutivo Comunitario solicitó estas consideraciones a través de una declaración firmada junto con la Red de Cooperación en Protección al Consumidor, que representa a las autoridades nacionales para la defensa de los usuarios. En él, piden a la empresa que «se ponga en contacto con los consumidores de todos los Estados miembros que aún buscan indemnizaciones, para encontrar las soluciones adecuadas y cerrar este capítulo evitando más años de litigios».

Más información

El texto reconoce los esfuerzos de Volkswagen en Alemania, donde la empresa llegó a un acuerdo “con la mayoría de los consumidores que residían en el momento de la compra. [del vehículo] en Alemania ”, y pide que se siga este mismo camino en el resto de países europeos. En Alemania, el grupo se ha comprometido a pagar 750 millones de euros para compensar a 235.000 clientes en un acuerdo extrajudicial.

Pero no ha sucedido lo mismo en el resto de la UE. «A finales de 2015», añade el documento, «Volkswagen había vendido en el mercado de la UE unos 8,5 millones de coches diésel equipados con un software de dispositivo de desactivación que se consideraba que no cumplía con la normativa europea».

Una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE en 2020 abrió la posibilidad a los clientes de Volkswagen de acudir a los tribunales nacionales de cualquier país de la UE para buscar una indemnización, estimando que el daño resultante de la compra de un coche falso se produce en el lugar de compra (cualquier país europeo), y no solo donde se cometa el fraude de falsificación de emisiones.

En diciembre de 2020, otra sentencia a nivel europeo emitida por el mismo tribunal dictaminó que un fabricante de automóviles no puede instalar un dispositivo que mejore sistemáticamente el rendimiento del sistema de control de emisiones del vehículo durante los procedimientos de homologación, con el fin de obtener una certificación de que el vehículo cumple con los requisitos. requisitos de emisión estándar exigidos por la ley.

Tomando nota de esta última resolución, el comunicado de prensa elaborado por la Comisión Europea y las autoridades de protección del consumidor concluye «que las prácticas comerciales de Volkswagen relacionadas con la comercialización de automóviles diésel equipados con dispositivos de desactivación de este tipo también violan la legislación comunitaria sobre la protección de los consumidores», y que, por tanto, “deberían tener derecho a una indemnización por el daño causado”.

El comisario de Justicia Didier Reynders denunció que hasta el momento «no todos los consumidores han sido compensados». «Ha habido fallos judiciales que destacaron el trato injusto de Volkswagen a los consumidores», dijo en un comunicado. “Sin embargo, el fabricante de automóviles no está dispuesto a trabajar con organizaciones de consumidores para encontrar soluciones adecuadas. […] No solo los consumidores residentes en Alemania, sino todos los consumidores deben ser compensados ​​”.

Hasta la fecha, según ha informado la Comisión en un comunicado difundido este martes, Volkswagen ha acordado indemnizar únicamente a los consumidores de la UE que residían en Alemania en el momento de adquirir el coche y, además, el fabricante de automóviles lo ha trasladado a Bruselas por su opinión de que los acuerdos con Los consumidores europeos que residen fuera de Alemania «no están justificados». «La posición de la empresa no ha cambiado a pesar de las recientes decisiones de los tribunales nacionales y de la UE, por lo que la Comisión y las autoridades de consumidores de la UE están aumentando la presión», añade el ejecutivo de la UE.