mayo 18, 2024

La enfermedad que causará 10 millones de muertes anuales en 2050

De aquí a 2050 las muertes por ictus aumentarán en un 50% hasta alcanzar los 9,7 millones de fallecimientos al año, y posibles costos anuales de hasta 2,3 billones de dólares, a menos que se adopten medidas urgentes, según un nuevo informe sobre soluciones pragmáticas para reducir la carga global de accidentes cerebrovasculares: una Comisión de Neurología de la Organización Mundial de Accidentes Cerebrovasculares-Lancet.

El análisis de los autores pronostica crecientes impactos económicos y de salud por accidente cerebrovascular entre 2020 y 2050, que afectarán de manera desproporcionada a los países de ingresos bajos y medianos.

El número de personas que sufren un ictus, mueren o quedan discapacitadas a causa de esta afección en todo el mundo casi se ha duplicado en los últimos 30 años, y la gran mayoría de las personas afectadas se encuentran en los países de ingresos bajos y medianos, donde la prevalencia está aumentando a un ritmo más rápido que en los países de ingresos altos.

«El accidente cerebrovascular tiene un costo enorme para la población mundial, provocando la muerte y la discapacidad permanente de millones de personas cada año, y costando billones de dólares. Predecir con precisión los impactos económicos y de salud del accidente cerebrovascular en las próximas décadas es desafiante dados los niveles de incertidumbre involucrados, pero estas estimaciones son indicativas de la carga cada vez mayor que veremos en los próximos años a menos que se tomen medidas urgentes y efectivas», afirma el profesor Valery L. Feigin, de la Universidad Tecnológica de Auckland (Nueva Zelanda) y copresidente de la Comisión.

Se prevé que el número de muertes por accidentes cerebrovasculares en los países de ingresos bajos y medianos aumente considerablemente, ampliando la brecha con los países de ingresos altos, al pasar de 5,7 millones en 2020 a 8,8 millones en 2050. Por el contrario, se estima que las muertes por ictus en los países de ingresos altos se mantendrán prácticamente sin cambios en alrededor de 900.000 entre 2020 y 2050.

«Asia representa con diferencia la mayor proporción de muertes por accidentes cerebrovasculares a nivel mundial en 2020 (61%, alrededor de 4,1 millones de muertes) y se prevé que aumente a alrededor del 69% para 2050 (alrededor de 6,6 millones de muertes). Aunque es menor en relación con Asia, el número anual de muertes por ictus que se producen en los países del África subsahariana aumentará del 6% en 2020 (403.000) al 8% (765.000) en 2050. Tenemos que examinar de cerca qué está causando este aumento. incluida la creciente carga de factores de riesgo no controlados, especialmente la presión arterial alta, y la falta de servicios de prevención y atención de accidentes cerebrovasculares en estas regiones. Sin una acción urgente, las muertes por accidentes cerebrovasculares en el Sudeste Asiático, Asia Oriental y Oceanía podrían aumentar en casi 2 millones, de 3,1 millones en 2020 a potencialmente 4,9 millones en 2050«, advierte el profesor Jeyaraj Pandian, presidente electo de la Organización Mundial de Accidentes Cerebrovasculares, uno de los autores principales de la Comisión y autor principal de la serie de revistas The Lancet Regional Health – Southeast Asia sobre accidentes cerebrovasculares en el sudeste asiático.

Si bien se prevé que la tasa de mortalidad mundial entre las personas mayores de 60 años caiga un 36% (de 566 muertes por 100.000 en 2020 a 362 por 100.000 en 2050), entre los menores de 60 años se prevé que caiga menos del 25% (13 por 100.000 en 2020 a 10 por 100.000 en 2050). Los autores de la Comisión dicen que la menor reducción entre los más jóvenes podría estar relacionada con niveles crecientes de diabetes y obesidad en este grupo de edad.

Las previsiones económicas indican que el coste combinado del accidente cerebrovascular, incluidos los costes directos y la pérdida de ingresos, aumentará de 891.000 millones de dólares al año en 2017 a 2,31 billones de dólares en 2050. Se prevé que la mayor parte de estos impactos económicos sucedan en Asia y África.

Para identificar barreras y facilitadores clave para la vigilancia, prevención, atención aguda y rehabilitación de accidentes cerebrovasculares de alta calidad, los autores de la Comisión realizaron un análisis cualitativo de entrevistas en profundidad con 12 expertos en ictus de seis países de ingresos altos y seis países de ingresos bajos y medianos.

Entre las principales barreras identificadas se encuentran la falta de conocimiento sobre los accidentes cerebrovasculares y sus factores de riesgo (que incluyen presión arterial alta, diabetes mellitus, colesterol alto, obesidad, dieta poco saludable, estilo de vida sedentario y tabaquismo).

Con base en los hallazgos del análisis cualitativo, los autores de la Comisión hacen 12 recomendaciones basadas en la evidencia sobre vigilancia, prevención, cuidados intensivos y rehabilitación del accidente cerebrovascular.

  • Establecer sistemas de vigilancia de bajo costo para proporcionar datos epidemiológicos precisos sobre accidentes cerebrovasculares que guíen la prevención y el tratamiento.

  • Aumentar la conciencia pública y la adopción de medidas para mejorar los estilos de vida saludables y prevenir los ictus mediante el uso de tecnologías móviles y digitales en toda la población, como vídeos y aplicaciones de formación y sensibilización.

  • Dar prioridad a la planificación eficaz de los servicios de atención de accidentes cerebrovasculares agudos, el desarrollo de capacidades, la capacitación, el suministro de equipos, tratamientos y medicamentos asequibles adecuados, y la asignación adecuada de recursos a nivel nacional y regional.

  • Adaptar las recomendaciones basadas en evidencia a los contextos regionales, incluida la capacitación, el apoyo y la supervisión de los trabajadores de salud comunitarios para ayudar en la atención a largo plazo de los accidentes cerebrovasculares.

  • Establecer ecosistemas locales, nacionales y regionales que involucren a todas las partes interesadas relevantes para cocrear, implementar y monitorear la vigilancia, prevención, atención aguda y rehabilitación de accidentes cerebrovasculares.

«Uno de los problemas más comunes a la hora de implementar las recomendaciones de prevención y atención del ictus es la falta de financiación. Nuestra Comisión recomienda que todos y cada uno de los gobiernos del mundo introduzcan regulaciones legislativas e impuestos a los productos no saludables (como la sal, el alcohol, las bebidas azucaradas y las grasas trans). Dichos impuestos no sólo reducirían el consumo de estos productos (y, por lo tanto, conducirían a la reducción de la carga derivada de los accidentes cerebrovasculares y otras importantes enfermedades no transmisibles), sino que también generarían grandes ingresos suficientes para financiar no sólo programas y servicios de prevención de accidentes cerebrovasculares y otros trastornos importantes, también para reducir la pobreza, la desigualdad en la prestación de servicios de salud y mejorar el bienestar de la población«, afirma el profesor Feigin.