marzo 1, 2024

La muerte de la fotoperiodista Marie-Laure de Decker

Con su silueta alargada, su pelo corto, su voz humeante y su fuerte carácter, Marie-Laure de Decker no pasa desapercibida en el mundo de los fotorreporteros. Pero sobre todo se distingue por su manera de trazar su camino por instinto, sin depender de una editorial o una moda: una sola parte de la guerra de Vietnam en 1970, la que fuera una de las figuras de la agencia The Gamma fotografiada como rehén Françoise Claustre en Chad, vivió en Chile y Sudáfrica durante el apartheid, antes de convertirse en una apasionada de los wodaabe, una tribu nómada fulani. Murió el 15 de julio a la edad de 75 años, en un hospital de Toulouse.

Nacida en Argelia en 1947, Marie-Laure de Decker recuerda sobre todo sus años de juventud en un pueblo de Costa de Marfil donde su padre trabajaba en una mina de oro. Ella descubre allí, al mismo tiempo que «África encantada» que la encanta para siempre, «la estupidez increíble de la colonización, el robo que los blancos impusieron a África» como ella confiesa Mundo en 2021.

De regreso a Francia, enviada a un internado, la joven esbelta comenzó por convertirse en modelo, un trabajo que odiaba, antes de optar por la fotografía. Con su primera cámara, ofrecida por el diseñador Roland Topor, su compañero de entonces, empezó fotografiando a los viejos artistas que admiraba: Marcel Duchamp, Man Ray, Hans Bellmer… sin que sus fotos despertaran entonces mucho interés. .

Lea también la entrevista: Artículo reservado para nuestros suscriptores Marie-Laure de Decker: «El coraje es lo que marca la diferencia entre las personas»

Mientras sueña con trabajar en la agencia Gamma, creada por Gilles Caron, decide irse a Vietnam, a los 23 años, con su Leica. Su más que rudimentario inglés no le impide firmar rápidamente fotos para la revista. semana de noticias. «Estás perdiendo la guerra» («usted pierde la guerra») repite la joven fotógrafa a los generales con los que se encuentra, después de haber visto a los soldados muertos de miedo y devastados por la heroína. Rápidamente, más que las peleas y los bombardeos en la selva, son los vietnamitas los que le gusta fotografiar: la vida en los pueblos, los bares, los niños…

El calvario de la rehén Françoise Claustre

Al regresar a París después de dos años en Vietnam, terminó incorporándose a la agencia Gamma, no sin dificultades. Ella es entonces la única mujer en este ambiente masculino y machista. “un fotógrafo, Henri Bureau, me preguntó si venía a limpiar”, ella dijo. Limitada al principio a temas menores, logró abrirse paso cuando Valéry Giscard d’Estaing, entonces ministro de Hacienda, la eligió para sus retratos. A pesar de sus opiniones políticas divergentes, surge entre ellos una relación privilegiada, que ella no dudará en utilizar para conseguir un permiso de residencia para su amigo Eldridge Cleaver, sulfuroso líder de los Black Panthers.

Te queda el 52,74% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.