junio 21, 2024

las chances desperdiciadas por Enner Valencia, el gol agónico del argentino Cano y la bronca de Coudet

Fluminense le ganó 2-1 a Internacional de Porto Alegre en el Beira Río y es el primer finalista de la Copa Libertadores, después de un partido que el equipo del Chacho Coudet parecía tener controlado, pero que, como muchas veces sucede en el fútbol, se le escapó de las manos en un puñado de jugadas.

Fue superior durante gran parte del encuentro el Inter y dominó el juego, pero se terminó quedando con las manos vacías. Arrancó ganando a los 10 minutos del primer tiempo con gol del ex Racing, Estudiantes y River Gabriel Mercado, que aprovechó un tropezón del arquero Fabio para abrir el marcador de cabeza tras un córner ejecutado desde la derecha por Alan Patrick, y tuvo ocasiones muy claras para ampliar la diferencia y cerrar el partido, especialmente en el complemento, pero no lo logró y lo terminó lamentando.

Primero, a los 22 minutos del segundo tiempo, arrancó desde atrás de la mitad de la cancha Enner Valencia, con pelota dominada y a pura velocidad, se metió adentro del área, enfrentó al arquero, pero no llegó a definir ante un buen cruce de Nino. No le quedó otra alternativa al central de 26 años que barrerse, con el riesgo de cometer penal, pero lo hizo de manera brillante.

Después, la más clara, a los 25 minutos de esa segunda mitad, la tuvo nuevamente el delantero ecuatoriano que brilló en el Mundial con la selección dirigida por Gustavo Alfaro. Cabeceó en esta oportunidad libre, sin marca, al borde del área chica, pero su remate, potente, se fue desviado. Era el 2-0 que dejaría al Flu en una situación por demás comprometida.

Y a los 77′, otra vez Valencia, aprovechó un error de Marcelo en salida y volvió a quedar mano a mano, pero su remate se fue desviado. Una noche fatídica para él se vio acentuada por los goles de Kennedy (81′) y Germán Cano (87′), que llegaron sobre el final y convirtieron el sueño en pesadilla para los de Porto Alegre. La espera de 13 años sin llegar al partido por el título de campeón de América parecía llegar a su final, pero por el momento se sigue haciendo desear.

La brutal marca goleadora de Germán Cano

Fluminense, en tanto, vuelve a una final de Libertadores después de 15 años y sueña de la mano de Germán Cano con tomarse revancha de lo sucedido en 2008, cuando perdieron ante la Liga de Quito que dirigía el Patón Bauza.

Un nuevo gol de Cano esta noche, que se suma al doblete en el partido de ida, a los tres que le metió a Olimpia en la serie de cuartos de final y los seis de la fase de grupos, entre ellos el recordado hattrick a River. Son 12 tantos en igual cantidad de partidos disputados en esta Copa para el ex delantero de Lanús, Chacarita y Colón. Un killer.

Hay que ir bien atrás en el tiempo para encontrar un futbolista argentino con semejante registro goleador en una única edición de la Libertadores. Únicamente Noberto Raffo, autor de 17 goles para el Racing campeón de 1967, y Daniel Onega, figura de River en 1966, lo lograron.

Además, Cano alcanzó la línea de Cristiano Ronaldo y del húngaro Barnabás Varga con 36 anotaciones en el 2023 y quedó a un solo tanto del máximo artillero del año a nivel mundial, ni más ni menos que Erling Haaland con 37. Está en el mejor momento de su carrera y sueña que el título de la Libertadores sea el broche de oro.

Video: la bronca de Coudet contra Diniz