diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Lita Cabellut, la artista que pisotea y destroza sus cuadros antes de colgarlos | Arte | Diseño ICON

Lita Cabellut, la artista que pisotea y destroza sus cuadros antes de colgarlos |  Arte |  Diseño ICON

Si Lita Cabellut (Sariñena, 1961) ha aprendido algo ilustrando Matrimonio de sangre Es que nadie se moja dos veces en la misma Lorca, ese río salvaje que es obra del poeta granadino cambia cada vez que lo miras. “Lorca es uno de esos espíritus raros y verdaderamente grandes que no han quedado atrapados en un momento histórico concreto. Yo leo Matrimonio de sangre por primera vez cuando tenía 16 o 17 años y ahora me doy cuenta de que en esa ocasión apenas pude entenderlo. Mi alma y mi mente no estaban equipadas para procesar verdaderamente toda su dulzura y belleza «.

Un océano de tiempo después, hace ya cuatro años, la editorial Artika propuso a Cabellut crear una serie de tablas para una reinterpretación, en formato libro-objeto, de la tragedia del escritor granadino. Aceptó el trabajo, aunque, según nos cuenta, asomarse al universo de un individuo «tan grande y tan puro» como Federico García Lorca le imponía «un respeto enorme». Por una vez esta intrépida mujer, siempre inclinada a embarcarse en aventuras creativas, se encontró posponiendo una y otra vez su gran cita con Lorca: “Llegué a pensar que no podría, todas las excusas eran buenas para no afrontar lo que ya adivinaba. Habría sido un gran esfuerzo creativo. «

El último obstáculo que tuvo que superar antes de ponerse a trabajar fue encontrar a la mujer que pudiera servir de modelo a seguir para el personaje principal, la novia. La conoció por casualidad, mientras la gran mayoría de cosas trascendentes suceden en la vida, durante unas vacaciones en Ibiza: “Era una joven acróbata que trabajaba como enfermera en una clínica a la que acudí con mi equipo para ponerme una inyección de vitaminas. Llegó tarde y entró en la habitación con energía en cuanto se bajó de la bicicleta. Noté su lenguaje corporal, su complexión atlética, su belleza enérgica y supe que era ella. Le expliqué el proyecto, le dije que la necesitaba para llevarlo a cabo y ella estaba dispuesta desde el principio a venir a Holanda a trabajar conmigo, no lo dudó ni un momento ”.

'Miquitzli B' es un ejemplo de la técnica de deconstrucción radical del trabajo terminado que Cabellut ha aplicado en los últimos años.
‘Miquitzli B’ es un ejemplo de la técnica de deconstrucción radical del trabajo terminado que Cabellut ha aplicado en los últimos años.
Esta pintura forma parte del 'Tríptico de Ocelótl' y pertenece a la serie 'A Chronicle of Infinity', presentada en 2018.
Esta pintura forma parte del ‘Tríptico de Ocelótl’ y pertenece a la serie ‘A Chronicle of Infinity’, presentada en 2018.

Así, con un encuentro casual, comenzó el año y algunos que Cabellut dedicó a sumergirse en cuerpo y alma en el universo de Lorca. Hoy recuerda con pasión contagiosa cómo tuvo que adaptar sus rutinas creativas e incluso «encoger» su estudio para cubrir las necesidades específicas del proyecto: «Renuncié a mis enormes pinceles y mis lienzos de tres o cuatro metros para intentar condensarlos todos .mi arte en una serie de miniaturas que encajarían en el libro. Estaba trabajando solo, en un rincón, sentado en mi silla de ruedas mientras me recuperaba de una operación de rodilla ”. El resultado, nos dice, «es una de las experiencias de aprendizaje más intensas de mi vida». Lorca dejó una huella profunda en su obra: “Llevaba 45 años pintando con disciplina metódica y espartana y hoy, inspirado por la libertad que reina en la obra de Federico, finalmente me atrevo a perder el control, transformar mis pinturas permitiendo que el azar intervenga en ellos».

Sus últimos trabajos parten de un nuevo concepto, inspirado en su inmersión en Lorca: el desapego. “Ahora mis lienzos ya no son un resultado final. Tan pronto como termino de pintarlos, los saco del marco, echo un último vistazo y les digo hola. Luego los transformo de manera visceral y violenta, los bailo un pisoteo, los sacudo, los pisoteo, los rompo, les pongo una dosis extra de movimiento y energía ”. Este proceso de deconstrucción, que quedó grabado en un breve video titulado El futuro se desnuda, produce resultados sorprendentes: “Renuncio a mis cuadros con la esperanza de que el azar me dé algo aún mejor, o al menos diferente. Al principio tenía un poco de miedo de arriesgar así el fruto de mi trabajo, pero al final descubrí que el amor por el trabajo es mayor que mi miedo a perderlo ”.

Su entusiasmo por la técnica del desprendimiento y la destrucción creativa es tal que empezó a utilizarla incluso en sus cursos de pintura para niños con problemas de exclusión o dificultades de aprendizaje: «Te pedí que te hicieras tu autorretrato y luego te enseñé a romper y transformarlo. . Intento enseñarles el valor de la transformación, porque la esencia de la vida es el cambio. Todo es efímero, no tienes que apegarte a nada y hay algo liberador y poderoso en esa idea. Si nos aferramos a las cosas acabaremos viviendo vidas falsas, aferrándonos a conceptos tóxicos como el éxito o el fracaso ”.

«El poeta del sol», de Lita Cabellut.

Huesca de origen gitano, Cabellut fue una huérfana precoz y una chica de la calle en Barcelona. Su recuerdo más feliz de la infancia es «sentada en un pequeño patio de Barcelona comiendo nieve, que caía del cielo en grandes copos, en un espectáculo emocionante y magnífico». Adoptada por un matrimonio de El Masnou, aprendió a leer de adolescente. Una visita al Museo del Prado en esos años decisivos le permitió descubrir su verdadera vocación. Recuerda estar «atónita», sentada en una de las salas del museo, «a la sombra de los grandes maestros», tratando de elaborar toda esa efervescente belleza. Recibió lecciones privadas de un pintor fauvista, Miquel Peña, quien le inculcó un sentido intuitivo del color que siempre la ha acompañado. A los 18 años completa su formación artística en Amsterdam «persiguiendo la luz holandesa», la de los pintores flamencos, que es «un prisma de agua que nos permite contemplar la realidad como a través de un cristal». Lo encontró: “Tengo una casa de campo a unos 45 minutos de mi estudio. Muy a menudo, cuando voy allí, tengo que detener el coche en una cuneta porque de repente me encuentro con esa luz holandesa en la que el verde, la tierra y el cielo guardan el reflejo del agua ”.

La suya fue una vida llena de aventuras. Como gitana, tiene «espíritu nómada y sed de libertad». Recorrió África en bicicleta (hasta 8.000 kilómetros hasta el acantilado, dejándose guiar por la propia carretera), deambuló por Rusia, se dirigió a la República Checa (entonces Checoslovaquia) siguiendo los pasos de otro de sus referentes intelectuales, el escritor Milan Kundera. “Nada mal para una callejera disléxica”, bromea con ternura y sin el menor atisbo de amargura. Cabellut ha hecho las paces incluso con la parte más sórdida y dolorosa de su pasado: «En mi infancia hay monstruos y fantasmas», nos cuenta, «pero hace poco volví a visitarlos y me parecían insignificantes. Me entristecieron ”. Hoy vive en La Haya y es la tercera artista española contemporánea más cotizada después de Miquel Barceló y el fallecido Juan Muñoz. Ella dice que ella y Lorca comparten una serie de ideas fundamentales, «cómo esa luz es negra, España es claroscuro o la pasión es blanca». Blanco como la nieve.

'Ha sido un largo camino', de Lita Cabellut.
‘Ha sido un largo camino’, de Lita Cabellut.

Inicia sesión para continuar leyendo

Solo tienes una cuenta, puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS