diciembre 1, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Looks relacionados con la búsqueda de una identidad | Babelia

Looks relacionados con la búsqueda de una identidad |  Babelia

En febrero de 2020, un mes antes de que el covid-19 detuviera el mundo, la fotógrafa, escritora y directora Moyra Davey (Toronto, Canadá, 63) mostró su trabajo en la galería Buchholz de Berlín. Sus fotografías colgaban de las paredes junto a las de uno de los grandes paradigmas de la bohemia neoyorquina, Peter Hujar, (Nueva Jersey, 1934-Nueva York, 1987). Aunque la fama y la fortuna se le escaparon al enigmático creador durante su corta pero intensa vida (murió a los 53 años en la pobreza, víctima de una neumonía asociada al sida), su legado quedaría para siempre entrelazado con el retrato de la escena. bajo tierra de los años setenta y ochenta.

GALERÍA DE FOTOS: Mora Davey y Peter Hujar

El reconocimiento de Hujar tardó en llegar. No fue hasta 2011 después de la inclusión de su obra en la exposición. Visión nocturna: fotografía después del atardecer., organizado por el Metropolitan Museum, cuando su obra y su trágica figura comenzaron a llamar la atención de los agentes del mercado del arte. Hoy un ícono digno de Nan Goldin y Mapplethorpe, Hujar ha fotografiado a sus amigos y amantes de los artistas durante más de una década, vagando por las sórdidas fases del centrar, cuando Mapplethrorpe tomó la cámara por primera vez, y también de Diane Arbus, quien, como señaló Davey, en el texto de presentación de la exposición, llegó a «desairarlo, también porque pensaba que su obra se derivaba de la suya, y herir «.

Entre aquellos artistas de otra generación para quienes la obra de este artista ha sido una fuente constante de inspiración se encuentra Davey. “Descubrí su trabajo en 1989, descubriendo el de su amante, David Wanorowick. Mi respuesta fue inmediata. Surgió una profunda fascinación por ambos. Lo he estado pensando durante décadas ”, dice el autor en una charla organizada por la editorial MACK vía videoconferencia. La empresa británica acaba de publicar el libro La miseria de la belleza, en la que, como en la exposición celebrada en Berlín, el artista canadiense mantiene un diálogo visual con el fotógrafo estadounidense. Cuando invitaron a Davey a comisariar el proyecto, lo consideró «un acto arriesgado, pero fue una invitación a la que no pude resistir», confiesa. Ambos usaron la misma cámara de formato medio, y muchas de las imágenes que tomó el fotógrafo en la década de 1980 no eran solo en blanco y negro, sino que permitían una conexión entre sus sujetos. El fotógrafo visitó el archivo de Hujar que se encuentra en Queens. “Mientras examinaba las miles de copias, Stephen Koch, el jefe de la colección, me contó historias y anécdotas sobre el artista”, recuerda el autor. Ambos decidieron utilizar algunas de las imágenes menos conocidas del fotógrafo. “Me asombró la personalidad de Hujar, sobre todo por la actitud que adoptó hacia el mundo del arte. Evitó el odio a sí mismo. Cuando fui a Calcuta me enteré de los renunciantes; los que en un momento determinado de la vida lo abandonan todo y viven de la caridad. Es un término que se aplicaría a Hujar. Renunciaba al fruto de la fama ”.

A) Si, Los Shabinnes de la belleza constituye un bello diálogo entre dos artistas de distintas generaciones a lo largo del tiempo. Una conversación íntima que nos habla de la importancia de los referentes en la construcción de una obra artística. Cómo forjamos nuestra identidad a través de la idolatría y la imitación. Algunas de las imágenes de Davey son imitaciones del desafortunado icono, en el que dos sensibilidades se superponen creando una armonía que logra mantenerse. “Quería emular a Hujar, aprender de él, devorarlo, regurgitarlo … algo que ya había hecho con Jean Genet. Pero con Hujar me dominaba una auténtica fascinación ”, dice el artista.“ Mi objetivo era acercarme lo más posible a su obra, pero sin copiarla. ¿Cómo lograrlo? Se trataba de aprender de alguien y comprender su comportamiento. Virginia Woolf siempre dijo que una forma de entender una novela es intentar acceder a ella copiando el mismo estilo literario ”. Asimismo, el artista y escritor Gregg Bordowitz también sostiene durante la charla: “El único autor no existe. Todos trabajamos juntos ”.

«Nina Christgau», 1985.PIETRO HUJAR

Las imágenes de los autores se encuentran esparcidas por las páginas de esta exquisita publicación, sin títulos ni firmas. En las últimas hojas, dos listas revelan la autoría de cada imagen. Animales, agua, partes del cuerpo, Nueva York, niños y retratos, temas con los que Hujar ha dado forma a su cuerpo artístico, encuentran su eco en el de Davey. «No tenía idea de que MACK se las arreglaría sin los nombres de los autores en el libro», dice el fotógrafo. “En la exposición se mostraban las fotografías de Hujar enmarcadas, mientras que las mías colgaban simplemente protegidas por un cristal, para que se entendiera a quién pertenecía cada una. Por otro lado, en el libro, y no pretendo ser humilde, me es imposible creer que haya alguien que no los pueda diferenciar ”. Algo realmente difícil en algunas imágenes. “No fue mi intención, dada la estima que merece tu trabajo. Honestamente, no sabía qué esperar al armar las obras. Temía que todo estuviera tan confuso como para provocar la humillación pública ”, agrega.“ Al escribir se permiten citas y alusiones, de una manera que no se puede traducir al componer una imagen. Al mismo tiempo hacer algo diferente, lo que corresponde consigo mismo, es más directo con las imágenes, pero a la vez más difícil. Con la escritura, por las capas que implica, se puede ser más explícito sobre el significado y sus intenciones ”.

Los perros de Davey son sorprendentemente sombríos como los del autor estadounidense. Hujar ennobleció a los animales dándoles la misma atención que reservaba a los humanos y sin intentar humanizarlos. «Ambos son misteriosos, indiscriminadamente, como organismos», señaló el fotógrafo y escritor Max Kozloff. «Los animales no se quedan quietos, excepto Hujar», señala Davey. Su pasión por el mundo animal nació desde su infancia. De los días en que vivía en una granja en compañía de sus abuelos polacos. Su madre trabajaba como mesera en Nueva York. Borracha, fue abandonada por su ex padre durante su embarazo, un contrabandista. La empatía del artista por los desposeídos de la sociedad proviene de sus primeras experiencias.

El libro incluye un texto de la escritora Eileen Myles, una referencia a la contracultura de los 80 y al activismo LGTBQ. Myles admite durante el discurso que para escribir el texto pasó literalmente días viviendo con las imágenes, colgadas en su estudio y encima de su cama. ¿Cómo animarlos escribiendo? ¿Traducirlos de un medio a otro ?, se preguntó. Al tiempo que sugiere la idea de la frase escrita subyacente en la publicación. “Algo que distingue a la fotografía es que la vida y la pérdida conviven en ella al mismo tiempo”, enfatiza el escritor. “Cada imagen se convierte en una reliquia en sí misma, una pieza en la que el tiempo se ha congelado. En una pieza sorprendentemente devocional ”. Así, su texto alude a la inevitable desaparición de esos momentos de esplendor y belleza que nunca volverán. «De alguna manera, el retrato absoluto de nuestro tiempo es la suma abstracta de la conciencia de todas las criaturas con las que vivimos en él».

La publicación incluye una reproducción de una carta que Hujar le escribió a Wojnarowicz con la llegada de 1984: “La televisión me dice que es el diciembre más frío de la historia. Está frío afuera. ¿Compraste un buen abrigo? […] Espero que estés feliz y saludable y tus pies estén calientes. Si besas a una rana, ¿se convertirá en princesa? «

La miseria de la belleza, Moyra Davey y Peter Hujar‘. Libros Mack. 128 páginas. 41 euros.

Puedes seguir a BABELIA en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.