julio 25, 2024

Los incendios de Freetown y por qué el fuego es un enemigo peligroso para los barrios marginales africanos | Planeta futuro

Los incendios de Freetown y por qué el fuego es un enemigo peligroso para los barrios marginales africanos |  Planeta futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección Future Planet por su aporte informativo diario y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, Registrate aquí.

Ese miércoles, Fatumata Kamarah, una niña de 16 años (pelo corto y rizado, físico delgado, brazos largos y mediana estatura) estaba en el colegio cuando una maestra la sacó del aula para decirle: «Se produjo un gran incendio y tu casa y tus cosas se están quemando «. Era el 24 de marzo. En ese momento vivía en Susan’s Bay, un asentamiento informal que abunda en Freetown. Ubicado en una zona costera de la capital a orillas del Océano Atlántico, es uno de los asentamientos informales de chabolas más pobre y más grande de Sierra Leona.

Antes de ese día, cuando las llamas ardieron durante horas con poca resistencia, alrededor de 7,000 personas fueron apiñadas en alrededor de 1,500 hogares sin una fuente de agua mejorada o más electricidad que cientos de conexiones ilegales y caseras. El incendio quemó unas 250 de esas casas y hoy, unos meses después, la gente que tenía muy poco y lo perdió todo, más de mil afectados en total, sigue sin nada.

Más información

“Tengo cinco hermanas y un hermano. Todos vivíamos allí juntos, con mi madre. Cuando la maestra me dijo, me escapé de la escuela para ir con mi familia. No les pasó nada malo a ninguno de ellos, pero nuestra casa quedó devastada «, dice Fatumata. Sin embargo, ellos y todos los habitantes de Susan’s Bay tuvieron algo de suerte, ya que el evento no resultó en víctimas. Cuando estalló el incendio, alrededor de las seis de la tarde. Por la tarde, la gente aún no había regresado a casa de sus trabajos, en su mayoría informales.

Como el de la madre de Fatumata, Warrah Bangura, una mujer de 45 años que se gana la vida vendiendo frutas, verduras y frutos secos en la calle. “El fuego destruyó mi frigorífico, mi televisor y todos mis ahorros: unos 3,5 millones de leones (algo menos de 290 euros)”, dice. Parece poco dinero, pero es más que muchos de sus compatriotas. En este país, ubicado en el occidente del continente, el 54% de sus casi ocho millones de habitantes tiene que vivir con menos de 1,5 dólares al día. Susan’s Bay es la expresión de este hecho en su máximo exponente.

Muchos residentes de Susan’s Bay han estado viviendo en tiendas de campaña desde que estalló un incendio en marzo. En plena temporada de lluvias, se quejan de inundaciones e insectos.José Ignacio Martínez Rodríguez

Cuando preguntan a los residentes de este barrio por alguien que pueda hablar en su nombre, muchos señalan a Umaru Sesay, un hombre de 37 años que dirige una especie de centro comunitario, una sala de 20 metros cuadrados justo al lado de la arena y el mar, uno de los pocos lugares reconstruidos tras el paso de las llamas. “La situación, incluso hoy, es catastrófica. Hay vecinos que tienen que dormir en la calle porque no todos tienen refugio. Además, el gobierno y algunas ONGs nos donaron algunas cosas, pero nos las robaron «, se queja. Y recuerda cómo fue aquella tarde de marzo cuando la mayor parte de su comunidad quedó reducida a cenizas. fuego llegando a Tuvimos tiempo de llevar a todos los niños, ponerlos en los botes y empujarlos al mar. Allí estarían a salvo. No es común que haya incendios tan grandes, pero hemos tenido muchos más pequeños. construimos nuestras casas, si no, este problema nunca se solucionará «.

Luego, Umaru Sesay asegura que el gobierno se ha olvidado de su gente, que esto no es nada nuevo, y enumera todo lo que le falta a Susan’s Bay: no hay tanques de agua, no hay electricidad, no hay hospitales, no hay escuelas. La forma más rápida de acceder desde las principales arterias de la ciudad es bajar unas enormes escaleras, seguidas de una fuerte subida, y atravesar una decena de callejuelas, que imposibilitan el acceso de cualquier vehículo. Y este es un patrón que se repite en los 72 barrios marginales de Freetown, una ciudad de poco más de un millón de habitantes. Quizás todo esto ayude a explicar la estadística de que, en Sierra Leona, la escolaridad promedio es de aproximadamente tres años y medio por niño. O esa otra que indica que el país tiene la cuarta esperanza de vida más baja del mundo, ya que la gente vive aquí en promedio 54 años. O el que le da a esta nación la tasa de mortalidad materna más alta, con 1.360 mujeres que mueren por cada 100.000 nacidos vivos, a menudo obligadas a dar a luz en su propia sala de estar.

En Susan’s Bay no hay tanques de agua, ni electricidad, ni hospitales, ni escuelas …

Pero a Susan’s Bay también le faltan más cosas ahora. «Esta ha sido mi casa durante los últimos 20 años y nunca había visto una situación tan triste», dice Mabinty, una mujer de 37 años que vive con sus tres hijos y una docena de familiares y amigos más en una de las carpas. .que algunas ONG han construido en el barrio y que dan al asentamiento un aspecto similar al de un campo de refugiados. «Lo perdí todo. Mis hijos ni siquiera pueden ir a la escuela porque les han quemado los uniformes, las mochilas, los libros … El gobierno prometió que ayudaría, pero nadie ha hecho nada por nosotros todavía», dice Mabinty. Y también explica que ahora mismo, en plena temporada de lluvias, la tierra de la comunidad está inundada y los desagües se desbordan. Y que antes, cuando tenían sus casas antiguas, esto no era un problema, pero ahora, algunas noches, tienen que dejar las carpas porque están inundadas y pasan varias horas al frío y al aire libre hasta que sale el sol y pueden. usa la luz para drenar el agua y secarlos.

Sin planificación urbana

Los incendios en comunidades como Susan’s Bay no son infrecuentes; el hacinamiento, la exclusión total de la planificación urbana y la disparidad espacial lo hacen demasiado común. Además, sacar a barrios enteros de la pobreza absoluta también genera inconvenientes como dificultades en el acceso a carreteras, centros de salud y escuelas o los servicios de emergencia más básicos, como ambulancias o bomberos. También son áreas superpobladas, ya que casi dos tercios de la población africana vive en ellas. chabolas. “La realidad es que debido a que estos sitios no están reconocidos oficialmente, los proveedores de servicios esenciales, como agua o energía, ni siquiera pueden trabajar en ellos. Otros factores, como los materiales utilizados para construir las casas, exacerban los problemas «, dice Joseph M. Macarthy, director ejecutivo del Centro de Investigación Urbana de Sierra Leona (SLURC), una autoridad local que tiene como objetivo generar iniciativas de investigación en las ciudades de Sierra Leona, centrada en el bienestar de los residentes de asentamientos informales.

Fatumata Kamarah con su familia en el albergue que la ONG Don Bosco Fanbul instaló para las víctimas del incendio en Susan's Bay, el barrio marginal donde vivían.
Fatumata Kamarah con su familia en el albergue que la ONG Don Bosco Fanbul instaló para las víctimas del incendio en Susan’s Bay, el barrio marginal donde vivían.José Ignacio Martínez Rodríguez

La SLURC indica que, solo en Freetown, hay 72 asentamientos informales (el gobierno local los sitúa en 67) y que allí vive el 30% de la población de la capital. Macarthy también afirma que el problema de esta ciudad, donde se concentran la mayoría de los estudios sobre el organismo, viene de lejos. Dice: “Hasta los 70 había urbanismo, pero en los 80 y, sobre todo, en los 90 debido a la guerra civil, todo cambió. Los profesionales que supieron hacer esto tuvieron que irse del país. Además, tras el conflicto, muchas personas empezaron a vivir en masa en algunos territorios concretos. Ahora la ciudad tiene una densidad de población muy alta y eso dificulta todo ”.

Y, dado que estas características pueden extrapolarse a la gran mayoría de los suburbios de las grandes ciudades africanas, los incendios no son un fenómeno aislado en Freetown o Sierra Leona. Las ciudades más concurridas del África subsahariana, cuya población crece a un ritmo excepcional (se espera que el continente duplique sus habitantes en 2050, de los actuales 1.200 millones a 2.500 millones) y huyan de las zonas rurales porque allí encuentran oportunidades (solo 15 El% de los africanos vivía en centros urbanos en 1950, mientras que, para 2050, el 60% lo hará, los asentamientos informales se están llenando gradualmente.

Cuando llegan los incendios, devastan todo. Los ejemplos son numerosos y están geográficamente extendidos: en 2019 un incendio en Kibera, quizás el más grande chabolas de África, ubicada en Nairobi, la capital de Kenia, donde viven más de un millón de habitantes, cientos de residentes no tienen hogar. Y en enero pasado, las llamas quemaron más de 300 casas en Khayelitsha, un barrio de chabolas en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, hogar de casi medio millón de personas.

Enfermedades y delincuencia

Joseph M. Macarthy dice que si nada lo impide, los incendios serán uno de los problemas más recurrentes para los asentamientos informales africanos en el futuro. Un revés que agravará los que para él son los otros grandes retos a afrontar en chabolas: enfermedades y delincuencia. “Ya ha habido brotes de cólera muy graves aquí. Las condiciones insalubres, el hacinamiento y las condiciones de vida son aliados de las epidemias. Y también está el problema del crimen. El desempleo suele ser alto entre los jóvenes de estos distritos (en Sierra Leona la tasa de desempleo juvenil es del 60%) y esto significa que los robos, robos y otros delitos son muy frecuentes. Estas áreas y las áreas circundantes son a menudo muy peligrosas «, dice. Sin embargo, la actual pandemia de coronavirus no ha causado el caos esperado en Sierra Leona, ya que el país apenas reporta 120 muertes en total por covid-19 y alrededor de 6.400 casos positivos.

Umu Kamarah, junto con sus dos gemelos, nació unas semanas después del incendio.  Kamarah tuvo que huir embarazada y no ha podido regresar a casa desde entonces.
Umu Kamarah, junto con sus dos gemelos, nació unas semanas después del incendio. Kamarah tuvo que huir embarazada y no ha podido regresar a casa desde entonces.José Ignacio Martínez Rodríguez

Umu Kamarah tiene 26 años y seis hijos. Los dos últimos, gemelos, tienen apenas un par de meses. Las llamas también quemaron su casa de Susan’s Bay y lo dejaron en la calle. Ahora espera una solución en una casa de acogida que la ONG salesiana Don Bosco Fambul ha instalado en Freetown para algunas de las familias afectadas por el incendio. “Estaba en casa cuando lo vi llegar. Tuve que correr. Me costó mucho; la gente estaba muy nerviosa, todos gritaban y tenía que tener cuidado de que mis hijos no se quedaran atrás «, dice. Apenas unas semanas después de todo esto, Kamarah estaba caminando por el hospital para dar a luz a los dos pequeños que ahora sostiene en sus brazos «Cuando todo pasó, tuvimos que dormir en la calle unos días, con todo lleno de suciedad y mosquitos. Algunas noches tenemos frío. Ahora no sé qué será de nosotros en el futuro . No nos queda nada «.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo, Facebook Y Instagramy regístrate aquí a nuestro ‘boletín’.