noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Los libros entran en los jardines | Cultura

Los libros entran en los jardines |  Cultura

Los viveros en España se vieron desbordados la pasada primavera y verano, al igual que los jardineros y horticultores, que tuvieron que relegar las labores de mantenimiento de los antiguos clientes a una demanda inédita e imparable de nuevos huertos. La pasión por la jardinería está ganando peso y conquistando no solo macetas, balcones y solares, sino también nuevas estanterías y mesas en las librerías, ya que las editoriales conectan al público con clásicos de este género y con nuevos títulos.

Ilustración de Raquel Aparicio del libro 'Una flor en el asfalto' de Eduardo Barba.
Ilustración de Raquel Aparicio del libro ‘Una flor en el asfalto’ de Eduardo Barba.

Hay mucho para elegir. Del exito Recuerdos de un jardinero inglés, de Reginald Arkell (Peripheral), ahora en su sexta edición, hasta La planta del mundo (Gutenberg Galaxy), el nuevo de Stefano Mancuso, en marcha Mente bien diseñada (Discusión), por la psicóloga y jardinera Sue Stuart-Smith. Grandes y pequeñas editoriales españolas, desde diferentes ángulos, están cultivando con éxito este nicho recién descubierto, un gran campo de hecho que jardineros como el uruguayo Leandro Silva han hecho tanto por difundir en España. Quizás porque, como escribe Stuart-Smith, en este momento de crisis climática y «en esta era de mundos virtuales y noticias falsas, el jardín nos devuelve a la realidad ”, una realidad impredecible“ porque el jardín siempre nos sorprende ”.

Desde sus inicios hace 15 años, el sello Errata Naturae tiene en su colección libros sobre naturaleza salvaje (la denominada escritura de la naturaleza) y el mundo rural, pero es hora de que los jardines se abran paso en su catálogo, por ejemplo, con la mudanza Aún no le he dicho a mi jardín de Pia Pera, estrenada en primavera y que está dando excelentes resultados. “En Italia Pera es una eminencia y en este último libro trata sobre su enfermedad y su jardín; escribe sobre la paz que ofrecen las plantas en una situación dramática ”, explica Irene Antón. La cofundadora de la editorial se topó por casualidad con este título en París, y ahora tiene la intención de traducir el resto de los libros de Pera, licenciada en Filosofía y doctora en Historia de Rusia, traductora de Chéjov y Pushkin, quien la editó. jardín de la Toscana hasta sus últimos días.

Jardin Îsle Vert, cerca de París, donde vivió y escribió Marco Martella.  Foto Marco Martella.
Jardin Îsle Vert, cerca de París, donde vivió y escribió Marco Martella. Foto Marco Martella.

La filosofía es un excelente complemento para la jardinería y viceversa, como bien ha demostrado el profesor Santiago Beruete al mezclar sus dos pasiones en las páginas de Jardinosofía (Turner), el primero de sus libros, apareció hace cinco años cuando las plantas aún no habían brotado en las librerías. «Era un volumen extraño, porque a pesar de la llamada escritura verde, o escritura verde, creció en Europa, todavía no aquí, y la asociación entre jardines y filosofía no era obvia. Quizás me atreví precisamente por esa falta de tradición de libros de jardinería en España, lo que me hizo más atrevido ”, explica por teléfono desde Ibiza. Hoy todo lo relacionado con la naturaleza juega un papel cada vez más central y esto tiene que ver con el cambio climático ”. Así nace un deseo cada vez mayor, un «verdolatría”, Título del segundo título de Beruete, al que siguió aprendices, publicado esta primavera, en el que vuelve sobre la relación entre cultivo y educación.

«La conciencia de la naturaleza es fundamental para nuestra vida, es un elemento capital», dice Umberto Pasti, aventurero y exquisito jardinero y escritor, autor, entre otras cosas, de libros sobre Jardines (Elba) e Perdido en el cielo (Cliff), quien cita a Gerald Durrell como una de sus referencias. “El miedo con la moda es que sea algo superficial, pero espero que sea algo más profundo porque estamos al borde de la catástrofe”. Pasti siente que el vínculo entre el jardín y la literatura es muy estrecho: «La energía y creatividad que conllevan es de la misma naturaleza, me lleva al mismo espacio mental para enfrentar la página en blanco como la tierra desnuda», explica el italiano. creador de un huerto en Rohuna, un pueblo del norte de Marruecos. “Un jardín tiene mucho de libro, porque es, entre otras cosas, una narración y el tiempo es el secreto que comparten, aunque un texto no cambie y un jardín sí”.

Jardín en Rohuna (Marruecos), cultivado por Umberto Pasti.  Foto de Ngoc Minh Ngo.
Jardín en Rohuna (Marruecos), cultivado por Umberto Pasti. Foto de Ngoc Minh Ngo.

Pasti atribuye la larga tradición hortícola anglosajona firmemente arraigada en el Reino Unido al desarrollo de la burguesía que se apropió de las costumbres aristocráticas. «En Italia y España no sucedió así», reflexiona. La misma pasión y capilaridad interclase que en estos países del sur hay por la cocina y la gastronomía se ha volcado en los jardines del Reino Unido, donde los periódicos tienen columnas sobre plantas, y todos tienen conocimientos rudimentarios sobre el tema, y ​​también en Francia. Sin embargo, el gusto por los jardines va creciente, como apunta la directora editorial de Espasa, Ana Rosa Semprún, gran amante de la jardinería en su tiempo libre. “Ha habido muy poca tradición en España, pero este es un país con tres climas y tres tipos de jardines. En muchos lugares, cultivar césped es una profesión titánica, por eso aquí sobre todo ha habido muchas macetas ”.

Autores como Vita Sackville-West, Penelope Lively o Beth Chatto fueron algunos de los primeros descubrimientos de Eduardo Barba en la biblioteca de la escuela de jardinería de San Fernando de Henares (Madrid), donde se formó. El autor de El jardín del Prado (Espasa), un estudio sobre plantas retratadas en la galería, y más recientemente, el pasado mes de septiembre, junto a la ilustradora Raquel Aparicio, de Una flor en el asfalto (Three Sisters), distingue entre libros técnicos que enseñan a plantar, libros históricos que hablan de plantas que existieron en el pasado y «libros de jardín desde el punto de vista del creador». Barba no tiene dudas sobre el boom: “Hay un boom a nivel europeo y el movimiento editorial está ligado a ello. Raquel y yo queríamos hablar de los pastos urbanos que todos veíamos desde las ventanas durante el encierro, hablar de sus secretos y sus ciclos ”.

La poeta y escritora inglesa Vita Sackville-West con su esposo, el diplomático Sir Harold Nicolson, en la mansión de Sissinghurst Kent en 1960, acompañada de su perro.  |
La poeta y escritora inglesa Vita Sackville-West con su esposo, el diplomático Sir Harold Nicolson, en la mansión de Sissinghurst Kent en 1960, acompañada de su perro. |Getty

El poeta y escritor belga-estadounidense May Sarton (1912-1995) señaló en Anhelo de raíces (Gallo Nero) —otra de las exitosas noticias de los últimos meses—, que “como toda gran pasión, mi jardín se ha nutrido tanto de la memoria como del deseo, y es un lugar de encuentro, una encrucijada”. Esta idea la comparte plenamente Marco Martella, director de la exquisita revista Jardins y autor de tres libros publicados por Elba, dos bajo seudónimo y el último, Un mundo pequeño, un mundo perfecto con su nombre. “El aspecto del sueño es muy importante. Los jardines nos regalan algo que hemos perdido: una cierta forma de ser en la vida, de mirar el paso del tiempo, porque marcan su ritmo y su futilidad. Cultivar nos acerca a algo que no es mecánico, nos vuelve humanos, nuevamente. Por eso un jardín es una pequeña revolución ”, reflexiona por teléfono.

Para Martella, que escribió sobre lugares como el jardín de Ninfa en Italia, recuperado de una familia en la década de 1930, el género que más se acerca a las plantas es la poesía, porque ese mismo ritmo sensorial se funde en los versos. «La poesía de un jardín no tiene por qué ser lírica, pero es algo profundo y trascendente», expone, y se refiere a Fernando Caruncho, el gran maestro español cuyo libro-catálogo se publicó en el que trabajó durante siete años con Rizzoli. en España de Visor. «No puede haber jardines sin libros», dice el propio Caruncho por teléfono horas antes de partir para un viaje a Nueva York. “Un jardín es algo muy experimental y muy sensorial, como la poesía, por eso se han inspirado históricamente unos a otros”.

Goethe, Garcilaso de la Vega o Juan Ramón Jiménez son algunos de los autores que cita este licenciado en Filosofía, y a esa lista suma jardineros como Forestier o Gilles Clément, antes de constatar que efectivamente ha resurgido la «conciencia del jardín». ¿A qué le echas la culpa? “En la pandemia nos dimos cuenta de que los jardines son absolutamente imprescindibles, un espacio espiritual que nos permite redescubrir la conexión con lo sagrado”.