julio 13, 2024

Maestro Roglic vuelve a la Vuelta en rojo | Deportes

Maestro Roglic vuelve a la Vuelta en rojo |  Deportes

En Cullera, donde la sombra es un milagro, llaman montaña acantilado de 200 metros y escasa vegetación y graban su gran nombre en su pendiente, mayúsculas blancas pintadas en las piedras, CULLERA, como si fuera Hollywood, y rascacielos de departamentos allí, donde el mismo Júcar que nació en Cuenca mezcla sus aguas marrones con el azul del Mediterráneo, la barbarie que invade la playa, al menos Los Ángeles y las amplias curvas de Sunset Boulevard que se elevan desde la arena hacia el castillo.

Blasco Ibáñez sale de su Albufera y su cuartel que bordea el pelotón temiendo al viento y les escribe una novela, que serían los caballeros de la apoteosis, como los rejoneadores que jugaban con las palabras con su apocalipsis cuando los toros eran la religión oficial. . Uno lleva una prenda roja, Primoz Roglic, otro, un joven blanco, Egan Bernal; tres, en azul Movistar, el viejo Alejandro Valverde, el líder Enric Mas, el volante Superman López; uno, de azul, Astana, el inescrutable ruso Alexander Vlasov. Entre ellos, 53 en total. En el escenario, al frente, uno con bigote rosa y grandes rojos, el veloz e inteligente Magnus Cort Nielsen, un danés al que nadie, ni siquiera Roglic, se desata, en su estilo depredador de pendientes pronunciadas.

Los ciclistas, la Vuelta, sexta etapa, en Sueca ya han despertado, por fin, en las marismas (mareni), las acequias, los arrozales y las hortalizas plantadas en la arena y acariciadas por la brisa, todo el patrimonio, como el castillo, de la sabiduría infinita del pueblo árabe, que hace mil años construyó sus casas en callejones y en el colina, empinada y siempre con sombra, y una fuente fresca y murmurante. Y despreciaron la playa masiva que adoran los bárbaros y que los ciclistas ni siquiera miran cuando pasan a toda velocidad, y son liderados por un feliz ciclista azul, Imanol Erviti, que empuja a todos sus Movistars, alineados a continuación. al foso de las callejuelas, sopla el viento, y Valverde, con dolor de cuello, colabora.

Detrás de ellos, la apoteosis de los más fuertes de la Vuelta, seleccionados con mimo y energía y con el tremendo vigor ecuatoriano y olímpico de Jhonatan Narváez y Richard Carapaz, los misiles Ineos que Egan lanza en la primera pista después de la playa. El líder hasta ahora, Elissonde, no se encuentra entre ellos. Landa tampoco. Sus largas piernas no están ahí por los largos esfuerzos en las largas subidas; Su reino no es el de las subidas cortas y explosivas, los cambios explosivos de ritmo, que no es su sensación, y quién lo tiene, Roglic el primero, ni siquiera llega a los tobillos de Magnus Cort Nielsen, el piloto de rosa, que gana la etapa con un suspiro tras estar todo el día a la carrera.

La victoria del danés, un velocista que en Andorra, donde vive, ha aprendido a acelerar cuesta arriba, son dos lecciones de ciclismo.

Los más de 100 kilómetros que recorrió con otros cuatro le ayudaron a iniciar la subida, dos kilómetros más o menos, hasta el llamado monte de Cullera, pasando por el castillo y el santuario contiguo, la cruz siempre junto a la muralla con 27. segundos de ventaja., un poco de tiempo que algunos dirían que pudo haber conseguido escapando en el último momento, entre acequias y arrozales altos. Tal vez sí, pero luego se asfixiaría tanto en la pendiente que quedaría atrapado allí. En cambio, con la huida lejana, llegó con fuerzas suficientes para, como explicará más adelante, jovialmente, acelerar y aguantar tanto como su oído, le llegó la voz de director diciéndole que se acercaba el terrible Roglic. “Y estoy contento porque demostré que no soy solo un velocista”, dice el danés tras su cuarta victoria de etapa en la Vuelta, dos de 16, incluido el sprint de Madrid; uno de cada 20, en Ciudad Rodrigo, tras pasar el covid. «Y sobre todo, lo alcancé en la primera semana, cuando todos son más fuertes, y eso tiene más mérito».

La segunda lección la ofreció Roglic, de quien, tras dos vueltas ganadas, algunos fallos en el Tour y en otras carreras y muchas caídas, ahora se puede decir que ha alcanzado el grado de maestro del ciclismo. Hace cinco meses, al llegar a La Colmiane en el París-Niza, Roglic aceleró, como en Cullera, en los últimos metros para alcanzar a Gino Mäder, prófugo de toda la vida. Luego, como hizo Pedro Navaja, la daga clavó sin piedad la espalda del ciclista suizo, privándolo de la victoria y de su último aliento. Una victoria inútil, un golpe de gracia para Mäder, comentaron los veteranos. Roglic ya había ganado dos etapas, ya vestía de amarillo, ya había demostrado ser el más fuerte. Dijo que no entendía, que la obligación de todo corredor era ganar siempre. Al día siguiente, el esloveno se cayó varias veces, se quedó sin equipo y nadie quiso ayudarlo. Perdió la carrera. No hubo nadie que no llegara a la conclusión de que se trataba de un castigo justo por su arrogancia. «Claro que me acordé, siempre me acuerdo de las experiencias de las que aprendo», dice Roglic, ya profesor en agosto, luego en la carretera, luego de tomar el volante de Cort Nielsen, no hizo un último esfuerzo para ganar la etapa. . “El objetivo era pasar el día. Estoy super feliz con la conclusión. Yo tenía muy buenas piernas, pero él tenía mejores piernas. Es un merecido ganador ”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.