diciembre 6, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Más de 2.000 migrantes siguen atrapados en Ceuta un mes después de la crisis | España

Más de 2.000 migrantes siguen atrapados en Ceuta un mes después de la crisis |  España

El sol en Benzú ya está alto y el barrio apenas se mueve. Suhair, una marroquí de 40 años, se estira mirando a través de las telas que cubren una choza montada en lo alto de un acantilado con vistas al mar. El día anterior había trabajado hasta tarde por un cumpleaños y su voz estaba ronca por tocar el mizmar, una especie de flauta árabe. Este músico tenía un grupo en Tetuán con el que actuaba en todo tipo de eventos. Ahora duerme en la calle de Ceuta, ya que nadó la frontera el 17 de mayo, durante la crisis fronteriza en la que más de 9.000 personas ingresaron a la ciudad.

Más información

«Extraño a mi grupo, a mi familia …», admite Suhair, «vivo allí desde hace 40 años». Comparte refugio a merced del viento con Mohamed, de 28 años y cercano, como él, a Martil. Mohamed entró en la ciudad autónoma unas tres semanas antes, el 26 de abril, en el primer impulso que Marruecos dio a España debido a la disputa saharaui. Más de 135 personas consiguieron sortear la frontera ante la impasibilidad de las autoridades marroquíes en un solo día. En esa ocasión, la negociación entre los dos lados del perímetro tuvo efecto casi inmediato: esa misma noche, Marruecos acordó llevar a cabo la repatriación de todas las personas que lograron ser identificadas y detenidas en territorio español a través de una frontera que cerró formalmente la puerta. durante más de un año debido a la pandemia.

Dos jóvenes huyeron de los almacenes de El Tarajal en Ceuta el jueves cuando estaban a punto de ser trasladados a un autobús de la Guardia Civil.
Dos jóvenes huyeron de los almacenes de El Tarajal en Ceuta el jueves cuando estaban a punto de ser trasladados a un autobús de la Guardia Civil. Marcos Moreno

La situación ha cambiado ahora y Marruecos ha reforzado su posición. A mediados de mayo, y tras la visita del presidente Pedro Sánchez a Ceuta en compañía del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ambos gobiernos llegaron a un acuerdo para reducir los retornos en las primeras semanas. En total, unas 7.500 personas regresaron voluntariamente o fueron repatriadas, entre niños y niñas, lo que está prohibido por la ley española y que está investigando la Fiscalía de Menores de Ceuta. Más de un mes después, las expulsiones han cesado o se están produciendo con cuentagotas y Ceuta afronta el reto de acoger a unos 2.000 adultos y más de 800 menores atendidos por la ciudad cuyos padres no quieren que vuelvan.

Unas mil personas que cruzaron la frontera el pasado mes de mayo recogen una bolsa de comida que la ONG Luna Blanca les entrega todos los días en la mezquita Sidi Embarek de Ceuta.
Unas mil personas que cruzaron la frontera el pasado mes de mayo recogen una bolsa de comida que la ONG Luna Blanca les entrega todos los días en la mezquita Sidi Embarek de Ceuta.Marcos Moreno

La ciudad ha instalado una nave en el polígono industrial de Tarajal, cerca de la frontera, donde se han refugiado hasta 250 adultos y familias con menores a cargo. La Secretaría de Estado de Migración también ha acordado permitir que personas con perfil vulnerable y solicitantes de asilo ingresen al Centro de Residencia Temporal de Inmigrantes (CETI), a pesar de las restricciones impuestas por el protocolo anticovid. La ciudad gestiona la puesta en marcha de al menos otros seis distritos en el polígono de Tarajal para acoger a los inmigrantes adultos y, al mismo tiempo, da cabida en las estructuras temporales de Piniers, donde ya hay unos 200 niños, para los menores alojados en Tarajal y en el polideportivo. UNA.

Búsqueda de trabajo

Mientras tanto, tanto Suhair como Mohamed, que hace un encofrado de mala calidad, están tratando de encontrar trabajo. También Younes, de 21 años, a quien un conocido deja dormir en un bar cerrado en la playa. Solía ​​dormir en un auto abandonado que encontró en medio de la carretera. “Me pagan unos 20 euros diarios por hacer trabajos de electricidad”, dice, “no puedo pedir más porque no tengo los documentos y estoy aquí ilegalmente”. Miente a su madre diciéndole que se queda con un amigo y su tía, que vive en Bélgica, le envía dinero de vez en cuando, mientras él averigua cómo salir de la ciudad. El hombre se niega a utilizar el dispositivo operado por las autoridades españolas. Tiene miedo de regresar a Marruecos, como le sucedió a su hermano Wael, de 16 años, que fue sacado de contrabando a través de la frontera al día siguiente de su entrada en Ceuta. «Escuché que las personas que van en barcos son enviadas a Marruecos», responde. El rumor despierta el miedo entre los que pululan por la ciudad durmiendo por todas partes.

Fotogalería: Atrapados en Ceuta a un mes de la crisis fronteriza

«Si intentan devolverme, puedo hacer cualquier cosa», amenaza Mohamed, de 30 años, de Tetuán. Duerme en El Tarajal, en el complejo administrado por el gobierno local. “No tengo nada en Marruecos, mi padre murió hace unos meses, no tengo trabajo”, dice, “a veces dormía en la calle (en Marruecos), pero si te ve la policía te golpean. » Su plan no era entrar en Ceuta en mayo, sino cruzar la Península en barco a principios de este año. Logró ahorrar 1.200 euros en medicamentos contra el cáncer a los que su padre no sobrevivió, por lo que se quedó sin viaje.

El intento de Hamed, de 21 años, es más dramático. Logró recaudar, a través de familiares y amigos, unos 2.000 euros para embarcarse en una zodiac con rumbo a la Península, pero el motor explotó y varias personas resultaron heridas. Su madre, que trabaja como trabajadora temporal en Almería, sólo sabe que él está en Ceuta, pero no que duerme bajo un bloque de piedra precariamente equilibrado al final de un espigón cerca del puerto. A él y a Said, que tiene el doble de su edad, les han robado demasiadas veces. Según Mohamed, vecino del muelle, son grupos organizados que actúan disfrazados y de noche. Le dieron un batido con un Taser (pistola eléctrico). «Dormimos más de día que de noche, porque hay más gente y la policía está de guardia», dice para evitar agresiones, «cualquier ruido nos asusta, no podemos dormir».

Un peluquero inmigrante le corta el pelo a un compatriota en uno de los almacenes abandonados donde viven.
Un peluquero inmigrante le corta el pelo a un compatriota en uno de los almacenes abandonados donde viven.Marcos Moreno

La presencia de gente en las calles hizo que el ejecutivo local recurriera a guardias de seguridad para patrullar los puntos más transitados, como la zona portuaria. Casi todos los días se intenta abordar los barcos que parten hacia la Península en condiciones precarias. Los jóvenes, algunos menores, se esconden en los ejes de los remolques o en los techos. No es un fenómeno nuevo, pero tras los meses de encierro y cierre de las fronteras desde marzo, han vuelto a sonar las alarmas por los allanamientos en la zona de seguridad del recinto.

«Están por todas partes», protesta un trabajador de la empresa Ecoceuta, encargada de la gestión de residuos y ubicada cerca del muelle de Levante Alfau, «intentan subirse a los camiones cuando vienen aquí a descargar de madrugada». A primera hora de la tarde apenas se ve un alma que no esté en la playa. Entre las rocas, en el pilón, aparece Issa, de 21 años. Duerme con una vista del Peñón de Gibraltar, hacia el que apunta: «Ahí es donde quiero ir».