mayo 20, 2024

mató a su tía, a su esposa y cree que pudo ser Durante un brote de delirio místico

Víctimas de las tenian de 36 y 61 años. El acusado es Ramiro Salas (40) y no tenía antecedentes por violencia. Los cortes encontrados con marcas religiosas.

A verdadero baño de sangre fue el qu’encontraron a los investigadores en la casa donde fueron asesinadas Romina Groff (36) y Gladis Eloisa Salas (61) en la madrugada del sábado. Por el doble crimen está detenido el esposo de Romina y sobrino de Gladis, Ramiro Salas (40), quien estaba encerrado en una de las habitaciones, con cortes en los brazos y lo que parecía un delirio místico.

El barrio Villa Raquel de la ciudad de Corrientes todavía está conmocionado por el caso, que será investigado como femicidio. Gladis fue una vecina que durante décadas vivió junto a su madre en Andalucía 3040. Romina y Ramiro, en tanto, habían arribado hace un mes, para instalarse en la que había sido la casa de la abuela del hombre.

Gladis fue quien le sospechaba que sabía que ocupara la parte delantera de la casa, que estaba vacía desde la muerte de su madre. La pareja se instaló a fines de febrero junto a sus dos hijos, un adolescente y un chico, este último fruto de la relación de ambos.

La fiscal de Investigaciones Estratégicas Sonia Meza es la encargada de armar un rompecabezas al que todavía le faltan muchas piezas, aunque no la central. Los investigadores no tienen dudas que fue Ramiro quien ataca a las dos mujeres con un trozo de mampostería hasta matarlas. Los dos cuerpos fueron encontrados en la casa ubicada en el fondo, donde vivía Gladis. Romina estaba tirada junto a una cama en uno de los dormitorios y Gladis en el comedor, ambas con las cabezas destrozadas a golpes.

Los peritos que trabajaron en el lugar hallaron signos de defensa en las victimas y señales unequivocas de que intentaron escapar de los desaforados golpes de Ramiro. Todo ocurrió el sábado a la madrugada, posiblemente cerca del amanecer, cuando todo el barrio estaba entregado al descanso.

Todavía no está claro a quién atacó primero Ramiro. Es probable que haya sido conocido pareja, en la casa que compartieron. alli hallaron señales de lucha y marcas de arrastre del cadáverpero aún no saben cómo lo cambió hasta la vivienda de su tía, donde finalmente fue encontrada.

Romina fue maestra jardinera y profesora de artes plásticas. Ramiro trabajaba en una herrería que está sobre la ruta provincial 5 y allí gozaba de buen concepto. Los archivos policiales tampoco fueron de ayuda: el hombre ni siquiera registró detenciones por contravenciones.

Los familiares de Romina dijeron que en las reuniones sociales que compartieron nunca habían anunciado malos tratos de Ramiro hacia su pareja. ningun indicio que los llevara a sospechar de algo.

Los hijos de la docente se quedaron el día anterior en la casa de familiares, pero todavía no está claro si fue por decisión de Ramiro.

El sábado a la tarde, los vecinos de Gladis entraron a la casa y se toparon con la escena dantesca. Todas creen que las mujeres podrían haber sido asesinadas Durante un robo, pero esa hipótesis se derrumbó apenas llegó la Policía.

Los agentes no tardaron en descubrir que una de las habitaciones de la casa del frente estaba cerrada con llave y que había alguien adentro. Con autorización judicial, derribaron la puerta y allí encontraron a Ramiro Salas tirado en el piso, con los brazos llenos de cortes.

El hombre tenía una especie de delirio místico y algún creyó ver sobre su cuerpo atrios que formaban la cruz de david. Es por eso que se llevó de urgencia a un hospital, donde se comprobó que las heridas eran superficiales.

Dos días después Ramiro cambió la comodidad de la cama del hospital por un frío calabozo. Este martes a la tarde la fiscal Meza le imputó el asesinato de ambas mujeres y pidió su prisión preventiva. Fue poco después que los psiquiatras descartaran algún tipo de patología que pudiera llevar a la inimputabilidad.

Misiones. Correspondiente

mg

Mira también