abril 24, 2024

Maxime Grousset medallista de bronce en los 50 metros mariposa

A media tarde del lunes 24 de julio (hora de Tokio), un rayo cayó repentinamente en el complejo acuático Marine Messe de Fukuoka (suroeste del archipiélago japonés), que alberga hasta el domingo el Campeonato Mundial de Natación. Unas horas más tarde, Maxime Grousset estaba haciendo un largo en la piscina con la esperanza de nadar a la velocidad del rayo. Pero el francés fue demasiado tempestuoso al final de la carrera y finalmente ganó el bronce. sobre 50 metros mariposa en 22 segundos y 82 centésimas, por detrás del italiano Thomas Ceccon (22 segundos y 68 centésimas) y el portugués Diogo Matos Ribeiro (22 segundos y 80 centésimas).

Lea también: Campeonatos del mundo de natación: Léon Marchand gana el oro en los 400 m combinados y borra el récord mundial de Michael Phelps

Después del rotundo título de campeón mundial de 400 metros combinados de Léon Marchand, que borró el último récord que ostentaba la leyenda estadounidense Michael Phelps, su compatriota de 24 años también hizo una entrada exitosa en la carrera a pesar de una medalla agridulce. “Así que estoy un poco decepcionado, estoy haciendo dos carreras terminando primero y creo que podría haber hecho un mejor toque, me pasa a menudo, es una pena que sea ahora. Pero no vamos a escupir en una medalla mundial, las 3mi para mí, no es lo último que espero…», reaccionó el francés cuando salió de la piscina.

El protegido de Michel Chrétien entró con fuerza en su competición, mejorando su récord de Francia en la serie de la mañana del domingo (22 segundos y 74 centésimas), ratificándolo en dieciséis centésimas, robando de paso el récord francés, que ostenta desde 2009 Frédérick Bousquet, igualado por Florent Manaudou durante su título mundial en 2015. «Y no tengo la intención de detenerme allí», había advertido, con una sonrisa de suficiencia, este falso diletante, saliendo de la palangana. Sin alardes: el corpulento (1,92 metros para 92 kilos) lo volvió a hacer en semifinales la noche del domingo, con un tiempo esta vez de 22 segundos y 72 centésimas, nada menos que la octava mejor actuación de todos los tiempos.

» Es genial «, reaccionó el nadador tras su semifinal, con su habitual flema y su estilo tan expeditivo como su batir de alas sobre el agua. Grousset, sin embargo, tenía motivos para poner un poco más de énfasis. Antes de la final y de la actuación del italiano Ceccon, solo el ruso Oleg Kostin había nadado más rápido que él esta temporada (22 segundos y 62 centésimas). Pero este último está ausente de los campeonatos del mundo en Fukuoka, como todos sus compatriotas y nadadores bielorrusos -están prohibidos desde la invasión de Ucrania en febrero de 2022-.

Lea también: París 2024: el rompecabezas de la participación rusa en los Juegos Olímpicos

En la final del lunes por la noche, el tiempo de Grousset en la semifinal le habría valido una medalla de plata. “Dado lo que había hecho en series y semis, anunciaba una buena actuación en la final, simplemente le faltó la experiencia en 50 pap’. Como le dije, una medalla de bronce está bien pagada por el 3% de entrenamiento en pap’…», comenta truculento el entrenador del francés, Michel Chrétien, en alusión a que su nadador nunca se aventura en este nado en los entrenamientos.

Grousset se había dotado con el cartel de «gran favorito» de una carrera en la que no se esperaba sin embargo, a diferencia de los 100 metros libres o los 50 metros libres, cuyas finales están previstas para el jueves y el sábado respectivamente. En el último Mundial, en Budapest, en junio de 2022, la velocista ganó la plata en la carrera reina y el bronce en la carrera de ida. «Ciertamente es un velocista, pero el 50 pap’, vale la pena repetirlo, demandar al entrenador insep. Se enojó mucho en los últimos 15 metros cuando debería haberse mantenido en la propulsión como desde el principio, pero tenía muchas ganas…»

En el Campeonato de Europa, en Roma, en agosto de 2022, el francés ya había sido medallista, esta vez de plata, en este evento que casi no cuenta, ya que no figura en el programa de los Juegos Olímpicos. “Si soy campeón del mundo, mucho mejor. Pero es un bono. Estoy aquí para competir».resumió Grousset tras su semifinal.

Apetito de sobra

En Fukuoka, Grousset espera poder conciliar los 50 metros libres y los 100 metros mariposa, cuyas finales se disputan el sábado, con solo treinta y tres minutos de diferencia. ¿Deberíamos favorecer a uno a expensas del otro o almacenar experiencia encadenando los dos, a riesgo de perder una medalla? «Vamos a esperar los 100 libres, porque es su carrera, pero no debemos dejarnos llevar por la subjetividad. Cristian insiste. Las elecciones las vamos a hacer con mucho pragmatismo, teniendo en cuenta la adversidad y su capacidad de recuperación tras los 100 metros libres. »

Boletin informativo

“París 2024”

«Le Monde» descifra la actualidad y los desafíos de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2024.

Inscribirse

Pase lo que pase, el nadador de Michel Chrétien tiene apetito de sobra: con los relevos, podría bucear dieciséis veces esta semana. “¡Cuando amas, no cuentas! »se reía este competidor nato, el sábado, en vísperas del inicio del Mundial.

No es un maratón acuático lo que asustará a este grandote que no teme enfrentarse a tiburones tigre y bulldogs cuando vuelve a bucear o surfear en las lagunas de Nueva Caledonia, su isla natal.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Caeleb Dressel, Kristof Milak y Adam Peaty, estos nadadores estrella que han perdido las ganas de nadar