noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

México sale de la crisis económica gracias a Joe Biden

México sale de la crisis económica gracias a Joe Biden

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
EFE

La economía mexicana avanzará este año alrededor de un 6%, el doble de lo inicialmente esperado, gracias en gran parte al empuje de Estados Unidos y la recuperación de las remesas.

Las empresas mexicanas se han sumergido en una oscuridad generalizada desde que Andrés Manuel López Obrador se convirtió en presidente del país en 2018 a manos de una plataforma anti-sistema. La pequeña explosión de optimismo que se generó en relación a la recuperación económica fue para los emprendedores como un rayo de luz que penetra las nubes. El pasado octubre

, el FMI ha pronosticado que el PIB de México crecerá 3.5% en 2021 luego de caer 8.5% durante la pandemia. Ahora, con la economía en pleno apogeo, la disminución de las infecciones por coronavirus y el estímulo estadounidense, los economistas creen que el pronóstico podría incluso duplicarse. «La combinación de la reapertura de la economía, el impulso de las remesas y una recuperación global liderada por Estados Unidos ha permitido a México cerrar la brecha con otras economías latinoamericanas», dijo Marcos Casarn, economista jefe para la región de Oxford Economics. El seguimiento que realiza esta consultoría sobre las distintas economías latinoamericanas refleja que México es el país que más se acerca a los niveles de prepandémica. «México crecerá un 6% este año y podría avanzar aún más», dice el exministro de Hacienda y académico Carlos Urza, aludiendo al estímulo lanzado en Estados Unidos y al aumento de las remesas enviadas por los mexicanos que trabajan al norte de México. que este año podría llegar a los 55 mil millones de dólares. «Son más importantes que el petróleo», dice Urza. Pocos creen, sin embargo, que los estímulos aprobados por Washington supongan una especie de nuevo amanecer para México. Los banqueros y economistas creen que Joe Biden y no López Obrador será el principal responsable de la expansión económica en México. Los principales beneficiarios son las empresas manufactureras orientadas a la exportación ubicadas en el norte de México; también el sector turístico. Por el contrario, las empresas centradas en servicios dentro del país se verán afectadas por la caída de la demanda. «México crecerá un 6% este año, le guste o no, liderado por Estados Unidos», dice un ejecutivo de una firma de fusiones y adquisiciones en el país. Añade que «crecerá con fuerza también en 2022, pero lo que realmente importa es lo que pasará en 2023». Para ese año, las perspectivas son menos optimistas. Una denuncia casi unánime en el mundo empresarial tiene que ver con la retórica hostil de López Obrador y sus continuos ataques a los reguladores y la justicia, sus impredecibles anuncios políticos y su preferencia por las empresas públicas, lo que provocó que la fuga de inversión extranjera haya ayudado al país a sacar más provecho. del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá. «El ritual de traer un CEO global a México para anunciar nuevas inversiones ha terminado», explica un miembro destacado de la comunidad empresarial internacional. «Hay una pausa, nadie sale del país pero tampoco aumentan las inversiones», agrega. El sector que más sufre esta situación es el energético. López Obrador está tratando de revertir la apertura del sector a la inversión privada lanzada por su antecesor y quiere fortalecer el papel del Estado en la producción de energía fósil, cancelando el incipiente pero prometedor boom de las energías renovables. «El problema son las inversiones de mediano y largo plazo, que se mantuvieron estancadas de 2015 a 2016», explica Gerardo Esquivel, vicegobernador del Banco Central de México. Urza asegura que la inversión pública solo alcanzará el 2,7% del PIB este año, la mitad del nivel que debería tener. Gran parte del gasto se destina a los proyectos favoritos de López Obrador, como la nueva refinería que quiere construir en su estado natal, Tabasco, y el tren turístico que atraviesa la península de Yucatán. A pesar de que su gobierno se ha centrado en el bienestar social de los más pobres, López Obrador se distingue de otros líderes populistas al negarse a pedir dinero prestado para aumentar aún más el gasto. Los más cercanos al presidente creen que su aversión a la deuda se debe a la creencia de que los gobiernos anteriores del país que más admira (la mayoría de los años sesenta y setenta) se han visto afectados por el sobreendeudamiento. «Amlo se convierte en una pantera cuando le sugieres que pida prestado más; es algo que simplemente no se discute, no gastará más», dice un exministro. Incluso en medio de la pandemia, López Obrador fue uno de los pocos presidentes en el mundo en haber rechazado préstamos extraordinarios para aliviar el sufrimiento de los ciudadanos, a pesar de que el país tiene suficiente espacio fiscal para dar ese paso. Los críticos se quejan de esta política de «austeridad» porque, si bien el gobierno contiene el gasto público, no permite que el sector privado ocupe ese espacio. «López Obrador tiene que promover las inversiones privadas porque no se puede crecer sin ellas», dice el director general de un banco de inversión mexicano. Agrega que para México crecer este año un 6% y un 3% en 2022 no es magia, sino inercia ”.

The Financial Times Limited [2021]. Reservados todos los derechos. FT y Financial Times son marcas comerciales registradas de Financial Times Limited. Se prohíbe la redistribución, copia o modificación. EXPANSIN es el único responsable de esta traducción y Financial Times Limited no es responsable de su precisión.

Para seguir leyendo gratis