diciembre 8, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Milán: Fascinación por el club de Don Silvio | Deportes

Milán: Fascinación por el club de Don Silvio |  Deportes

De rojiblanco a Negro rojo o viceversa. Del Atlético a Milán o de San Siro al Vicente Calderón. Paulo Futre, Fernando Torres, Javi Moreno y José Mari, cuatro jugadores que lucieron las dos camisetas interpretando guiones absolutamente diferentes en los dos clubes. Antes del próximo duelo de Champions, se declaran devotos del equipo de Simeone, pero todos recuerdan con particular encanto su etapa en el Milán en las siete Copas de Campeones y, sobre todo, por quién era su dueño y presidente cuando jugaban allí, Silvio Berlusconi.

Paulo Futre, solo un partido. El portugués aterrizó en Milanello en la temporada 1995-96 procedente de Reggiana a cambio de cinco millones de euros. Su estancia fue un suplicio. Tras tres operaciones de rodilla y nueve meses de recuperación, disputó el último partido liguero ante el Cremonese con 28 atras. Fue el particular homenaje de Fabio Capello y sus compañeros. Esa tarde celebraron el Scudetto. Jugó 79 minutos y fue sustituido por Roberto Baggio.

Más información

Desde Lisboa, Paulo se emociona al recordar lo que pasó ese maldito año. “Cuando llegué a Milanello, su Ciudad Deportiva, pensé que estaba en el cielo. Nunca había visto nada igual. Ese club es de otro planeta en total. Nunca había visto una estructura así. Allí el jugador es «dios» y es tratado como tal. Tienen una persona que te atiende las 24 horas del día. Si pierdes, no tienes excusa. Te dan todo. A pesar de mi lesión, su comportamiento fue espectacular. Ningún médico quería operarme por tercera vez e hicieron todo lo posible para que sucediera y me llevaron a Francia. Quería corresponder y por eso jugué el último juego. Después de todo lo que habían hecho por mí, al menos un día quise defender esa camiseta. Es mi club en Italia ”.

Futre también tiene palabras de elogio para sus compañeros y el técnico. “Lo de Capello era 10, siempre estaba pendiente de mí. Pasé el día en Milanello tratando de recuperarme y siempre tuve su apoyo. En el último partido, el capitán, Franco Baresi me dijo que todo el equipo había decidido que recibirían el bono del título como uno más. Me vieron sufrir todos los días y me trataron como el líder que había sido en el Atlético. Le di al médico y al fisioterapeuta las dos camisetas de mi único partido «.

El gran partidario de su firma fue el presidente Silvio Berlusconi. “Nunca olvidaré cuándo llegaría en helicóptero y aterrizaría en los campos de entrenamiento. Parecía que venía «Dios». Saludó al cocinero como Capello o Baresi. El primer día me dijo que siempre había querido contratarme y que no lo había conseguido y que, aun sabiendo que su rodilla ya estaba mal, no quería perder la oportunidad de tenerme, estando tan cerca, en el Reggiana ”.

Fernando Torres, tres meses. Originario de Chelsea, il chico Llegó al Milán cedido por dos temporadas y duró tres meses. Jugó diez partidos en la Serie A 2014-15. El primero ante la Juventus en San Siro (0-1) y el último ante el Inter. En enero regresó al Atlético, pero su mente mantiene despejados los recuerdos milaneses. “Fui a Milán sabiendo que estaba empezando desde cero. Es un club increíble, de tamaño gigantesco. Siempre le he tenido mucho cariño porque desde pequeña supe que estaba interesado en mí. Quizás por eso me decidí rápidamente cuando vino a verme. Probablemente no coincidimos en el mejor momento. Ni ellos ni yo tuvimos paciencia. Siempre pienso que si no hubiera ido al Milán quizás no hubiera vuelto al Atlético ”.

Luigi Garzja (izq.) Agarra a Paulo Futre en un Milan-Cremonese de 1996.
Luigi Garzja (izq.) Agarra a Paulo Futre en un Milan-Cremonese de 1996. CARLO FUMAGALLI / Associated Press

Fernando mira hacia atrás. “El objetivo de ese Milán 2014 era volver a Europa. Una situación similar a la actual. Estoy seguro de que el gran Milán volverá porque los grandes jugadores siempre están buscando grandes clubes y estos son los que tienen una gran historia que contar. Si hablo de esos tres meses, no puedo ignorar la figura del presidente. Más allá de su llegada en helicóptero, es una persona increíble. Venía a hablar con todo el mundo sobre fútbol. Recuerdo que me dio algunos consejos. Un jefe nunca me los había dado. Fue algo nuevo. Nunca había visto a un entrenador tan interesado en el partido, lo que pasó en el campo ”.

Todos los jugadores se habrían entrenado en Porsche ”.

Javi Moreno, del Alavés a San Siro. temporada 2001-02. Con el aval de la final de la Copa de la Uefa disputada contra el Liverpool y sus 28 goles, el Milan se lanzó a por su firma. Pagó los 1500 millones de pesetas de su cláusula y el vicepresidente Galliani proclamó en su presentación como nuevo jugador Negro rojo que “Javi Moreno es un cineasta nato, una mezcla de Bonisegna y Gerd Muller”. Una temporada de duración: 16 partidos de Liga y dos goles. Ahora, como entrenador y esperando un equipo, Javi recuerda sus batallas en Milán.

“Eso para mí, viniendo de Vitoria, era otro mundo. Como club es el ‘Leche‘. Nunca he estado en uno tan grande. Milanello es el mejor que he visto en mi vida. Todos los jugadores entrenarían con Porsche, Mercedes, Ferrari y con trajes de Versace y Armani. Y llegué con mi nuevo traje Kelme. Lo primero que hice fue decirle a mi esposa que me iba a comprar ropa. Jugué poco y no me adapté. No fui para eso, pero obviamente estaban Shevchenko, Inzaghi, Rui Costa, Pirlo, que jugaban en el centro del campo, también José Mari, con quien nos reímos mucho. A pesar de todo, tengo muy buena memoria. Fue otra patada. Más táctico, más físico. Había mucho gimnasio en esos cuerpos. Quería ir allí por Navidad, pero Galliani no me dejó «.

Guardaespaldas detrás

El técnico era Ancelotti y también tiene palabras para Berlusconi. “Con Carlo, bueno, muy cerca. Hablaba mucho con los que jugamos menos y al menos fue un consuelo. El presidente me llamó la atención. Querido Don Silvio, como lo llamaban todos. Nos saludó uno a uno con los dos guardaespaldas detrás de él. Los chicos no eran grandes ni nada … y se mostró impasible para estrechar la mano ”.

José Mari, el handicap de las lesiones. En el mercado de fichajes de invierno de 1999-00, el Atlético vendió a José Mari por 3.200 millones de pesetas. Viaje ida y vuelta. Tras dos cursos y medio en Milán volvió al Calderón. En el camino, 66 partidos, 11 goles y una experiencia enriquecedora, como apunta el interesado de su Sevilla natal. “Cuando tenía 21 años fui al mejor club de Europa y con los mejores jugadores. He tenido pocas lesiones en mi carrera, pero fue allí donde tuve las dos peores: pubis y rodilla. A pesar de todo mi balance es positivo porque cuando estaba bien jugaba mucho. Nunca había visto un club tan organizado. También teníamos un conductor para la familia y el día que llegué me recogieron en la pista de aterrizaje. Increíble. Tuve como entrenadores a Zaccheroni, el padre de Paolo Maldini, Therim y Ancelotti ”.

Quizás la figura que más le impresionó fue la del presidente-propietario. “Cuando Berlusconi se bajó del helicóptero, parecía el comercial de Tulip. El mundo se ha detenido. Lo vio bajar y en cinco minutos estaba hablando con nosotros. Nos conocía a todos. No estaba allí, pero estaba allí. Sabía de nuestras vidas. Muy atento, muy educado y por lo que nos dijo parecía súper inteligente «.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.