enero 12, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Navarra: El acusado del asesinato de la cuñada: antecedentes penales aterradores y 33 horas de intensa investigación | Sociedad

Navarra: El acusado del asesinato de la cuñada: antecedentes penales aterradores y 33 horas de intensa investigación |  Sociedad
Momento de la detención por la Ertzaintza de San Sebastián del presunto autor del asesinato de una mujer en Murchante (Navarra).
Momento de la detención por la Ertzaintza de San Sebastián del presunto autor del asesinato de una mujer en Murchante (Navarra).EFE

Pedro María Ruiz Jiménez está acusado de ser el autor del asesinato de su cuñada, María Pilar Berrio Jiménez, una vitoriana de 43 años, que fue apuñalada el pasado miércoles en Murchante (Navarra) en presencia de los dos hijos menores de la víctima. La policía lo considera un criminal «muy peligroso y violento». Su historial criminal te pone los pelos de punta. Solo la Policía Provincial de Navarra le ha detenido en 34 ocasiones y en otras veinte intervenciones aparece como detenido por la Ertzaintza y la Guardia Civil. A los 41 años abrió un expediente policial muy amplio que habla por sí solo: homicidio, robo violento, usurpación del estado civil, dinero falso, infracción de sentencia, posesión de armas, municiones y explosivos, maltrato en el ámbito familiar, delitos contra la seguridad vial, amenazas, coacciones … Las investigaciones policiales ahora tratan de descubrir los motivos que lo llevaron a acabar con la vida de María Pilar de forma tan trágica. Todas las hipótesis quedan abiertas a la espera de lo declarado por el detenido en la comisaría y de cuándo comparecerá ante el juez.

Ertzaintza logró detenerlo el pasado jueves por la tarde en una peluquería del barrio de Gros de Donostia, cuando el fugitivo aparentemente quería cambiar su apariencia física, ya que llevaba el pelo largo y la barba en el momento de su detención. Los agentes encontraron este lugar gracias a un ertzaina Como un civil que identificó al sospechoso saliendo unos minutos antes de un bar cercano donde se había comido una brocheta y whisky, según el informe de lo ocurrido este viernes del asesor de seguridad vasco Josu Erkoreka. La advertencia del policía fuera de servicio en ese lugar desencadenó un gran despliegue de la unidad Bizkor (rápida), integrada por agentes especializados en intervenciones «críticas». Lograron esposar a Pedro María Ruiz nada más salir de la peluquería.

Más información

Así terminó una intensa y frenética búsqueda que duró 33 horas desde que el sospechoso agredió hasta la muerte a su cuñada. Primero la embistió con su vehículo, obligándola a detener el coche en las afueras de Murchante. Posteriormente, según la versión policial, la apuñaló en presencia de sus hijos menores, resultando en su muerte. Y luego se escapó en un Peugeot 206 gris que había robado anteriormente. La Policía provincial lo procesó este viernes por los delitos de homicidio, violación de la orden de alejamiento y otro por robo del vehículo que utilizaba en el momento del crimen.

De momento, los hechos están siendo investigados como un caso de violencia intrafamiliar, aunque la vicepresidenta, Erkoreka, dijo en una entrevista con Radio Euskadi que «parece» que el detenido mantenía una relación sentimental con la mujer asesinada. «Si es así», añadió el concejal vasco, «[el caso] entraría de lleno en el capítulo de la violencia de género «, que es un delito sexista que no dudó en definir» particularmente atroz «y cometido en circunstancias» particularmente repugnantes «, por haber sido perpetrado frente a dos niños menores de 10 años. De confirmarse esto, sería la 25a mujer asesinada por violencia machista en lo que va de 2021 y 1.103 desde el inicio de las estadísticas en 2003.

Escapó mientras la víctima se desangraba hasta morir

Pedro María Ruiz dejó a los hijos de la víctima sentados en el asiento trasero del automóvil mientras su madre se desangraba. Eran las 10.30 de la mañana del miércoles. Tomó el volante y, con la intención de escapar, se dirigió a Gipuzkoa. Esa misma tarde, Ertzaintza ya había comenzado a seguir de cerca el municipio de Zumarraga, donde tiene familiares y amigos. El alcalde de este municipio, Mikel Serrano, asegura que el presunto agresor «nunca fue vecino, ni estuvo empadronado en Zumarraga». Es una persona «sin raíces ni residencia permanente», agrega tras confirmar que su padre vive en esta ciudad. Fuentes consultadas aseguran que Pedro María Ruiz nació en San Sebastián y vivió en Urretxu, Legazpi, Rentería o Beasain.

Dispositivo de Ertzaina este jueves a la salida de San Sebastián para intentar encontrar a Pedro María Ruiz Jiménez.
Dispositivo de Ertzaina este jueves a la salida de San Sebastián para intentar encontrar a Pedro María Ruiz Jiménez.Gorka Estrada / EFE

Al día siguiente, las investigaciones policiales lograron localizar el automóvil utilizado para el crimen. Había sido abandonado en Legazpi (a cinco kilómetros de Zumarraga) y tenía abolladuras en un lado. El prófugo ya había logrado salir de ese lugar y pasar la noche en una pensión del barrio donostiarra de Amara, donde se identificó con su cédula de identidad. La Ertzaintza desplegó este jueves por la mañana un potente dispositivo para controlar las salidas y entradas de la capital guipuzcoana y también cerca de la frontera, con el fin de evitar su paso a Francia. Los agentes tenían evidencia de que un Seat León azul había sido robado de un concesionario esa mañana, casualmente un vehículo camuflado de Ertzaintza sin etiqueta que estaba siendo reparado en la planta antes mencionada. Todas las sospechas sobre la paternidad del robo apuntaban a Pedro María Ruiz.

El peligro del prófugo, al que la policía atribuyó una «alta agresión», y el riesgo de que pudiera estar armado obligó a la policía a realizar controles y vigilancia extremos en Gipuzkoa y Navarra. Su historial criminal requería el mayor celo en la investigación. Pedro María Ruiz fue detenido en 1998 junto a otras dos personas por el asesinato de un empleado de una estación de servicio de Ikaztegieta (Gipuzkoa), proceso judicial resuelto con la decisión de un jurado popular de declararse inocente por no encontrar pruebas suficientes para condenarlos. Los delitos cometidos en los últimos años le han llevado a cumplir penas en los centros penitenciarios de Nanclares, Pamplona, ​​Texeira, Dueñas y Logroño. Salió de esta última prisión hace unos dos meses y en este corto período de tiempo ya había protagonizado varios episodios violentos en la Ribera de Navarra. Varios medios de comunicación lo ubicaron en Murchante en un piso social de su cuñada, quien al parecer decidió acogerlo porque «no tenía adónde ir».

La cooperación de los ciudadanos, según Erkoreka, permitió a la policía apretar el cerco al fugitivo y culminar el operativo este jueves con su detención en una peluquería. Se queda en la comisaría antes de acudir al tribunal. La víctima, María Pilar Berrio, fue enterrada este viernes en Monteagudo (localidad navarra a 10 kilómetros de Murchante), donde reside su familia.