julio 20, 2024

ni los riesgos ni los beneficios, son tan extremos como se ha dicho

El hecho de que niños y adolescentes no hagan parte de su tiempo de interacción con las pantallas no es algo que, por así decirlo, sea ni bueno ni malo. Los riesgos (o beneficios) de estas prácticas dependen de factores como, por ejemplo, qué tipo de actividad se está realizando o si alguien está supervisando la acción. Este es el mensaje que arroja la Las mayores reformas del estudio se completaron según lo previsto. en el sentido de que reconocen los resultados de un siglo de metaanálisis y más de 2.500 estudios científicos sobre el material. ¿Cuál es la conclusión? «Los efectos son mínimos y varían dependiendo del uso y contexto», destaca la investigación publicada este mismo mes en la revista ‘Nature Human Behavior’.

Si se han observado riesgos, en todos los niños, en el uso de redes sociales, que se asocian con personas para tareas de salud mental y prácticas de riesgo.

Este trabajo no se centra en el análisis de este fenómeno. Tampoco realiza nuevos experimentos para comprender los riesgos y beneficios del uso de pantallas en niños y adolescentes. Se analiza tu objetivo estudiantes de estudios sobre la materia y, a partir de aquí, explique qué tipo de conclusiones obtuvo. Este proceso se conoce como revisión sistémica y, según los expertos, representan una de las síntesis más exhaustivas que se pueden escuchar Qué es ciencia sobre un tema específico. En el caso concreto de este trabajo, los estudios analizaron que abarca millones de usuarios menos de 18 años.

Los autores de este análisis piden más estudios para abordar la complejidad de este fenómeno

La conclusión a la que se está dando este análisis es muy sorprendente. “El El uso de la pantalla es un tema complejo. y su impacto en los niños no depende sólo del tiempo de uso o del dispositivo sino que también tiene otras cuestiones como el contenido consumido o el tipo de contexto en el que se produce la exposición”, indica el artículo dirigido por el investigador. Taren Sanders. «La mayoría de las directrices y recomendaciones desarrolladas en la fecha prevista sus demasiado simplistas “No hay evidencia ni datos científicos sobre el tema”, añade el análisis.

Importancia del contexto

Según este trabajo, los riesgos y beneficios del uso de pantallas en niños dependen en gran medida del contexto. Éste es el caso, por ejemplo, durante la época los niños pasan viendo la televisión. Esta actividad es una de las más utilizadas para ilustrar el peligro de las pantallas para los niños. Según sugieren agunos studios, de hecho, el El exceso de horas se asocia con un bajo rendimiento académico. y, en general, con un nivel de alfabetización menor. ¿Pero qué pasa si los niños ven la tele? acompañado de tu familia? Según otros estudios, el resultado es el contrario. Algunos programas educativos y, además, estás acompañado de tus padres durante el proceso para mejorar su capacidad de aprendizaje. Teniendo esto en cuenta, una de las prácticas más beneficiosas es comentar el contenido del programa para los padres.

La ambición única en ese «se han observa sistemáticamente los riesgos«, se utilizan ciertas variables en el uso de las redes sociales. El uso de plataformas como Instagram y TikTokpor ejemplo, asociados con las personas tienen tareas de salud mental (entre aquellos que quieren aumentar el riesgo de depresión), así como otras prácticas de riesgo (como en el caso de prácticas sexuales inseguras o abuso de sustancias). Varios estudios, incluidos los de las plataformas correspondientes, sugieren que los niños pueden estar entre los más vulnerables a este tipo de riesgo. Es cierto, los expertos saben que en este caso los riesgos dependen en gran medida del contexto.

El único entorno donde se han observado riesgos sistémicos es el uso de las redes sociales.

En consecuencia, según los autores de este análisis, «prohibir a los niños el uso de dispositivos móviles podría proteger la exposición a determinados contenidos como, por ejemplo, la publicidad, pero también Estaría dejado la posibilidad de acceder a contenidos educativos interactivos que podrían resultarles muy beneficiosos”. En este sentido, los expertos sostienen que el debate sobre el uso de las pantallas debería centrarse menos en reducir el tiempo de uso y mejor promover el consumo de contenidos de calidad. Y como resultado, los niños están en contacto con el mundo digital con el apoyo de sus padres.

Falta de estudios

En estos momentos, según diversas encuestas, el uso excesivo de pantallas es como el principal preocupación de los Padres Occidentales. Este fenómeno No más preocupaciones sobre la dieta, el acoso o el estilo de vida sedentario. de los niños. Según un editorial publicado en la revista ‘Nature’, el impacto real de estas prácticas ha sido «una de las grandes incógnitas de nuestros tiempos«. Pero, sin embargo, este debate está impulsado más por opiniones que por los objetivos de los estudios. “Nuestra comprensión de los beneficios, daños y riesgos del panorama digital es muy deficiente», añade una columna publicada en la prestigiosa revista científica. La lanceta».

“El La alarma sobre el uso de la pantalla actualmente no está justificada «Tenemos pruebas científicas en la mano y es una cuestión más ideológica que científica», apunta José César Perales, catedrático de Psicología de la Universidad de Granada, y declarado en el Science Media Center. En este sentido, como argumenta el experto en declaraciones al Science Media Center, antes de seguir la alimentación de esta sensación de «alarma desproporcionada por el uso de pantallas» Promocionar más encuestas sobre este tema.. Y sobre todo, mejorar la forma en que se estudia este fenómeno.

“El alarmismo sobre el uso de pantallas está actualmente injustificado y constituye una cuestión más ideológica que científica”

José César Perales

Catedral de Psicología de la Universidad de Granada

Historia colectiva

Noticias relacionadas

La mayoría de los estudios realizados hasta el final se centran en tres aspectos: el uso generalizado de las pantallas entre los niños, la relación entre estas actividades y el sedentarismo, y el impacto general de los videojuegos, programas de televisión y películas. A partir de aquí, en la mayoría de los casos, gran parte del trabajo se centra en el análisis cómo las pantallas afectan el aprendizajecomo yo en condiciones físicas y mentales de infantes y adolescentes. Los autores de este análisis pudieron decir que, por un lado, crearon un metodología más rigurosa para los estudiantes Son fenómenos y, a través de otros, tuvieron la idea de iniciar las líneas de investigación más transversales para comprender su impacto en diferentes actividades.

El artículo compara la historia de este debate con otros ejemplos históricos. En el siglo XVI, por ejemplo, también se decía que la difusión de los libros (que, por tanto, aumentó gracias a la invención del prestatario) contribuía a confundir la mente de los niños. Los principios del siglo XIX dicen que el aumento de la carga lectiva en las universidades “agotaría los cerebros de los infantes”. En el siglo XX, la invención de la radio Fue ampliamente criticado como «distraía a los niños de los libros» (algo que llegados a este punto ya no se consideraba preocupante). “Hoy estos mismos argumentos se están utilizando para hablar del tiempo de uso de pantallas”, recordaron los investigadores, que Exigen apoyar este debate con más rigor (y estudios).