abril 13, 2024

Peter Federico, cuando el racismo en el fútbol viene de todos lados | Fútbol | Deportar

Cuando Peter Federico saltó al terreno de juego durante la final Valencia-Real Madrid, un cruce entre los dos clubes que regresan, Mestalla parecía en llamas. El aficionado aguantó 73 minutos y pitó a Vinicius. Y el brasileño, además de marcar el 2-1 del partido, subió al podio de los Juegos de México 68 a Tommie Smith y John Carlos con el gesto de Poder negroTuvo un momento en el que interactuó con el jefe de Mestalla y vio el color marrón de la tarjeta de Jesús Gil Manzano por una entrada a Hugo Guillamón. Así, el extremo blanquinegro, cedido al Valencia por la entidad que preside Florentino Pérez, tiene el césped hundido y no imagina que quedan muchas cosas por hacer (el empate de Vini, la terrible lesión de Diakhaby, el debate político del árbitro, a trifulca tras otro bajo el eco del pitido final…). Pero es posible que Peter Federico se viera afectado por el ambiente volcánico de aquella noche del 2 de marzo, los gestos que le devolvieron al público para que tuviera un último espaldarazo a su equipo tras una menor desaparición, desatarían el odio de los los que odian.

La cuenta de X (antes Twitter) se ha convertido en un vertebrado de hostilidad. “Ne muerdas la mano que te dio de comer, cabeza nido, en patera te tenías que haber ido”, dijo. “Si no llegas a Madrid estás compartiendo comida con Uber”, decía el otro. «Rata», simplificado para otros aficionados blancos. Hubo más. El racismo que se extiende desde la Vuelta, ahora de Valencia a Madrid, se convierte en enemigo del espacio social rojo más convulso. Peter Federico, triste y abyecto, decidió borrar los comentarios para corregir este manantial de rabia.

El Valencia, al día siguiente, decidió emitir un breve mensaje Y luego, después de haber reiterado “su compromiso en la lucha contra la discriminación en cualquier forma”, mostró su posición en este caso concreto: “Algunos comentarios son totalmente inaceptables debido al odio que recibe nuestro jugador Peter Federico. Por el fútbol y una sociedad libre de discriminación y violencia. Discriminación Cero – Mundo VCF”. Menos diplomáticos fue la afición valenciana, que de hecho se hizo eco de un gesto solidario, un comentario cargado de empatía, de Vinicius Júnior. Y se lo hicieron saber de forma poco sutil.

Condena de LaLiga

La Liga no necesita perfil Se reduce a la condensación de este tipo de manifestaciones., también mangas por el racismo. “En el país deportado no hay lugar para conductores odiosos. LaLiga condensa los comentarios discriminatorios vertidos contra el jugador Pedro Federico y le muestra su apoyo, así como en Valencia. «Trabajaremos juntos para eliminar estos comportamientos de nuestro fútbol», afirmó en su comunicado.

Peter Federico no abrió la caja. Se aseguró de guardar silencio para no quemar más combustible en las relaciones entre su actual club, que tiene la opción de recuperar el 50% de los derechos del jugador durante el cambio de dos millones de euros, y el que interpuso al Ayuntamiento de Getafe Juega en la cantera con 14 años. Pero la esposa de su vecino lamenta que un joven de 21 años de origen humilde haya sido afectado por este corredor de Odio.

El joven extremo, que consiguió una de las mejores cualidades en Mestalla, es uno de los grandes hijos de un matrimonio dominicano que empezó en el Caribe para disfrutar de un presente y un futuro más amable en el barrio de San Cristóbal, en las afueras de Madrid. . Pedro Federico tiene doble nacionalidad y trabajó para hacerse un hueco en Primera División tras ir contra la realidad con una prenda donde jugó en solitario estrellas del fútbol (en solitario disputó tres partidos en el equipo de Ancelotti). Algunas de ellas viven en La Finca, la lujosa urbanización de Pozuelo de Alarcón, en el noreste de Madrid, y no saben que muchas madres, cuando conducen a sus cochazos camino de Valdebebas, pasan al lado de zonas verdes que Peter Federico’s padre cuidó, que consiguió su vida como jardinero.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.