julio 25, 2024

Philipsen repite la victoria en una Vuelta que arde agosto | Deportes

Philipsen repite la victoria en una Vuelta que arde agosto |  Deportes

Cuenca es única, pero hay al menos dos Cuenca. La Cuenca que fue sacudida en los años 60 por la lucidez de Manolo Millares, que llegó de Canarias y pidió a los hijos de la señora que limpiaba la casa y preparaba la comida para que fueran a la frutería y pidieran bolsas de lona rotas. muchas veces yendo de aquí para allá cargados de patatas. En el lienzo que pinta y cuando el lienzo se pudre y las cucarachas salen de sus lágrimas, el pintor se alegra, «por fin un cuadro mío que funciona», dice, y recuerda su alegría a la que sintió Luis Ocaña cuando su terquedad Por delante, una locura, un ataque a las reglas de ciclismo de su vida, y los fanáticos estaban emocionados al presenciar algo único.

Es la Cuenca por la que, partiendo de Tarancón, no pasa la Vuelta a España, que prefiere las llanuras que dan el nombre a la provincia de Albacete, el destino del día, el terreno en el que el único choque se produce no por un golpe de genialidad pero una caída hija de los nervios y de tanto director que grita por los cascos que miras desde el viento.

Más información

Inevitable, la acumulación de huesos y cuadros de carbono y los gemidos se producen en una inmensa recta a 11 kilómetros de meta. Le cuesta al francés Romain Bardet un buen disparo y 12m 32s y deja a Rein Taaramäe sin camiseta roja un día antes de lo esperado.

Tras la victoria en sprint del belga Jasper Philipsen, por delante de Fabio Jakobsen como en Gamonal, el diminuto escalador francés Kenny Elissonde toma la delantera.

Ocaña, de Priego, cerca de la sierra, de la cestería que se enrojece en los campos, de la propia Cuenca del artista, el mismo genio nacido para moverse y refrescarse, se hubiera quedado dormido frente al televisor, y hubiera maldecido a quien fuera. . esto en Cuenca, para hacer una parada en su tierra en agosto por las carreteras más rectas y planas, lejos de los ríos cantores, de las montañas sombrías, y el sol quema tanto que las cámaras hacen que los ciclistas, sus maillots de colores, los claroscuro salvaje, negro y claro, y la luz duele.

Es la otra Cuenca, la que trae al equipo a Albacete. No despierta genios que te hacen saltar y gritar, jopé, esto es hermoso, esto me toca, me da asco y me atrae, pero pone a dormir al pelotón, una cadena de presos que pedalean mecánicamente que ni siquiera despierta de su fatigada rutina, pasando por los campos de San Clemente, cerca de Sisante y sus olivos cornicabra, y la Atalaya del Cañavate de la familia Hortelano, el recuerdo de Amalio, el más joven del Hortelano, un ciclista de seis días que viajó con otros ciclistas en enero de los años 60 en Berlín Este, al otro lado del Telón de Acero, en un 600 en el que cargaban bicicletas, ruedas y botellas de brandy para comprar a los agentes de aduanas de Madrid. Y Amalio, que fue atropellado por un autobús y se rompió el pie, ni siquiera habría disfrutado de este ciclismo de la Vuelta por las rectas, ya en Albacete, La Roda o La Gineta, donde los madrileños que regresan siempre se duermen. la costa y pasa por Gabrieles o Juanito para un bocadillo. Y los ciclistas, más que pasión, despiertan dolor, compasión, ganas de consolarlos. Y al más combativo, al último en levantar el pie, la Vuelta le regala un lote de embutidos.

Es anti-ciclismo, y su glaseado es el tres avanzado, un naranja, un verde, un morado. Euskaltel, Caja Rural, Burgos. Xabier Mikel Azparren, Oier Lazkano, Pelayo Sánchez. 22 años, 21, 21. Carne de cañón. Tres niños novatos que se liberan lindos y te harán odiar el ciclismo. Y por la tarde comentarán qué gran trabajo, hemos estado huyendo (donde nadie quería estar: era su turno), nos estamos convirtiendo en ciclistas, y el derroche de su fuerza y ​​su talento es tan grande como el del agua que arrojan, rociando aspersores al viento en algunos campos. Pedalean y miran atrás, y se preguntan por qué el equipo los maltrata tanto, que los dejan ir dos minutos por delante y pasan hasta el último minuto. “No era el día para escapar si lo que querías era ganar la etapa”, dice José Herrada, de Mota del Cuervo, el llano de Cuenca. «Ya habrá días de fuga».

Y los de la Vuelta lamentan, que lástima, dicen, que el viento que trae el agua no moviera al grupo para hacer hinchas, porque yo recuerdo, siempre hay quien recuerda, que hace 25 años Manolo Saiz y su Jalabert y su ONCE hizo una buena vuelta aquí mismo, por las rectas de Barrax, con la ayuda de un poco de viento que venía de frente pero, cuando tomó la intersección N-430, comenzó a esquivar.

El Ineos hablaba de sí mismo y en la curva Pavel Sivakov acelera en cabeza, afilando los neumáticos en la cuneta, como si fueran cuchillos. Medio kilómetro después, la cordura y su jefe, Egan Bernal, lo traen de regreso a dormir la siesta. «Como soplaba el viento en contra, pensamos que cuando giráramos soplaría de lado y podríamos cortar el grupo», dice Bernal, un colombiano que ama la afición y la emoción, sobre las sorpresas que organizó con el gigante Filippo Ganna en el Giro. ganó hace tres meses. “Había viento cruzado, pero no lo suficientemente fuerte como para dividir al equipo. Así que fui a Pavel y le dije que se detuviera «.

Ya la voz de los meteorólogos nos recordaba en mitad de la etapa que agosto no es el mes de muchos vientos en la zona, como mucho una brisa que se vuelve polvorienta en las acequias junto a los campos donde los tractores quitan el rastrojo. Los vientos de abanico, esos, esos son más una cuestión de primavera y otoño, precisamente las fechas en las que corrimos antes de la Vuelta, que arde agosto.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.