julio 13, 2024

Pueblos mayas de Guatemala presionan al BID para que retire inversión en centrales hidroeléctricas | Economía

Pueblos mayas de Guatemala presionan al BID para que retire inversión en centrales hidroeléctricas |  Economía

En el norte de Guatemala, cerca de la frontera con México, los agricultores de la región de Ixquisis esperan ansiosos una carta de Washington. En particular, de BID Invest, el brazo privado del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a quien se le solicitó retirar el préstamo de $ 13 millones para dos plantas hidroeléctricas. Los habitantes de los pueblos mayas Chuj, Q’anjob’al, Akateko y Mam llevan años pidiendo el fin de la contaminación, violencia e intimidación desatada en sus comunidades desde que una empresa privada, que ha recibido fondos de la organización internacional, comenzó la construcción.

“Entraron al territorio ofreciendo proyectos de desarrollo, como la construcción de escuelas, canchas deportivas, centros de salud, así como el mejoramiento y mantenimiento de carreteras”, dice una mujer del pueblo Chuj, defensora del medio ambiente y los derechos humanos que desea permanecer en el anonimato por temor a represalias. Pero después de eso, no hubo ninguno de esos proyectos. Empezaron a contratar a personas de diferentes comunidades, líderes, pagándoles el doble de lo que gana una persona en la comunidad ”para generar divisiones, asegura.

MÁS INFORMACIÓN

Las centrales hidroeléctricas San Mateo y San Andrés en Ixquisis son las dos últimas inversiones de BID Invest que terminan en el Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación (MICI), oficina del Grupo BID que resuelve las quejas de las comunidades afectadas de cualquiera de las organizaciones que está integrado por (BID, BID Invest y BID Lab). BID Invest financia proyectos de empresas con capital privado y debe seguir, en principio, estándares y criterios de desarrollo y ambientales alineados con el BID, que financia proyectos públicos. Hay otras denuncias similares en Chile y Colombia y ya hay cuatro casos de represas tan polémicas que el MICI tiene que intervenir. En Colombia el caso sigue abierto, mientras que en Chile el MICI ha confirmado el derecho de los solicitantes.

En un correo electrónico, un vocero de BID Invest dijo que la institución no puede comentar sobre la investigación en curso del MICI, «para mantener su independencia y salvaguardar la integridad de su trabajo hasta su conclusión».

Construcción de la represa financiada por BID Invest en la región de Ixquisis en el norte de Guatemala / CORTESÍA AIDARosa Peña / Rosa Peña

En Guatemala, las ciudades organizaron y presentaron la denuncia en 2018, un año después de que uno de sus líderes comunitarios, Sebastián Alonso Juan, fuera asesinado durante una protesta contra las represas. Sus colegas aseguran que la bala que mató a Juan provino de la seguridad del Estado, la policía civil nacional o el ejército guatemalteco, que dicen ha llegado a su territorio desde que la empresa comenzó a trabajar allí en 2010. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos incluyó a Juan muerte en un informe sobre asesinatos «preocupantes» de defensores del medio ambiente en la región.

“Cuando vemos la presencia del ejército y la policía en la zona, es allí donde nos damos cuenta de que la empresa no está funcionando legalmente, que tiene la intención de hacer otros proyectos, destruyendo los recursos naturales, provocando divisiones entre comunidades, provocando conflictos entre familias. «, dice el activista Chuj. Poco después, la constructora comenzó a perforar uno de los cerros más grandes de Ixquisis, poniendo en riesgo a las familias que vivían a sus pies. La empresa, cuyo nombre cambió de Promoción y Desarrollos Hídricos SA a Energía y Renovación SA durante el conflicto, no tiene presencia oficial en las redes y ni los afectados ni sus abogados saben quiénes son los propietarios.

Desde que la empresa llegó a Ixquisis, dice el activista, han estallado conflictos entre familias que antes no existían. «Nos llamó mucho la atención», dice la mujer. “Antes que hubiera paz y armonía entre comunidades, podíamos ir a comprar nuestros productos a otras comunidades pero con la presencia de la empresa y la policía, que cuidan a la empresa, no a los ciudadanos, cuando andamos intimidamos. No tenemos la confianza para movernos de un lugar a otro ”, agrega.

El río que conecta a las comunidades campesinas ha sido contaminado, lo que ha afectado no solo sus cultivos y ganado, sino también su higiene y convivencia, y fueron las mujeres indígenas las que lideraron el movimiento contra las represas. «Ahora hay redes sociales», dice la activista, «pero para nosotros las comunidades, las redes sociales son el río». Las mujeres utilizan agua desde el momento en que se despiertan para preparar la comida y durante todo el día para lavar la ropa o bañarse. En el río se reunían para conversar y los niños jugaban en sus orillas. “Es decir, el río, para nosotros, es algo muy sagrado. No podemos comprar un río, un río no aparece por ningún lado ”, dice.

La empresa ignoró una consulta que se realizó en la región en 2009 en la que los lugareños decidieron que no se permitirían proyectos de infraestructura en su territorio. “La consulta preventiva es un derecho reconocido a nivel nacional, no solo en el marco internacional”, explica Liliana Ávila, abogada de la Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente (AIDA). AIDA llevó el caso ante el MICI junto con la Plataforma Internacional contra la Impunidad y el gobierno plurinacional de la nación Q’anjob’al, Chuj, Akateko, Popti y Mestiza.

BID Invest contribuyó con $ 6 millones para una hidroeléctrica y $ 7 millones para la otra. Se espera que el MICI emita su recomendación en las próximas semanas. Si BID Invest decidiera retirar el capital como lo solicitan las comunidades de Guatemala, las pérdidas serían significativas, dice Ávila. «Ahí pierde la empresa y pierde el banco, y BID Invest no solo perdería la inversión, también perdería porque demuestra que no ha respetado sus políticas operativas», dice el abogado por teléfono, «que la acción es a lo que se compromete no las cumple «.

Lo que los pueblos, que integran un grupo denominado Resistencia Pacífica de la Microrregión Ixquisis, también quieren reparación y creación de espacios de diálogo, estando muy divididos. «Las comunidades se han vuelto a conectar, se han unido y han hecho pequeños proyectos porque la empresa se fue», dice el activista Chuj, refiriéndose a la interrupción del trabajo debido a la pandemia. “Cuando llega la empresa, vuelven a enfadarse y todo vuelve a ser un problema”, añade.

“Lo que queremos de todo corazón es que estas personas que están enviando dinero a esta empresa para destruirnos, que Dios toque sus conciencias, que retiren su capital, que la empresa se aleje y que nos dejen vivir en paz como nosotros Hice antes «, dice la mujer. «Queremos que la paz y la armonía nos regresen porque, para nosotros, el problema es la sociedad».

Regístrese aquí en Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región