mayo 20, 2024

qué le dijo Guercio y la increíble profecía que cumplió ante Palmeiras

De la mano de Sergio “Chiquito” Romero, Boca derrotó 4-2 a Palmeiras en la tanda de penales y se clasificó a la final de la Copa Libertadores tras empatar 1-1 en el tiempo reglamentario, luego de la igualdad sin goles en el partido de ida que se disputó en la Bombonera.

El arquero subcampeón del mundo en 2014 tuvo una brillante actuación en toda la serie. Y en los penales, se sabe, se hace enorme: ayer le atajó a Raphael Veiga y a Gustavo Gómez. Sí, Chiquito repitió lo que hizo contra Nacional y Racing, y por eso Boca volverá a jugar la final de la Libertadores después de cinco años.

Las estadísticas hablan por sí solas y avalan lo imbatible que es Romero defendiendo sus tres palos en los penales: desde que llegó al conjunto de La Ribera atajó 12 de 23 penales.

«Es lindo. Tengo 36 años y estoy en un momento que me gusta divertirme y para mí, cuando vamos a los penales, es como una diversión. Estoy contento”, expresó el arquero al finalizar el partido.

Boca aterrizó en Ezeiza este viernes alrededor de las 7 AM, y, como era de esperarse, muchos hinchas fueron a buscar al exarquero del Manchester United para tomarse una foto que recordarán toda la vida.

Pero eso no fue todo. Porque Chiquito también habló con la prensa -que se acercó hasta el aeropuerto para recibir al plantel- y confesó qué fue lo primero que le dijo su esposa, Eliana Guercio, después de la histórica clasificación a la final.

«¿Si pasamos ‘a lo Boca’? Mirá, apenas terminó el partido mi mujer me llamó y me dijo eso, así que se ve que sí”, respondió Chiquito con una sonrisa.

El vínculo con Eliana va más allá de su recorrido juntos, que ya lleva 15 años, y sus cuatro hijos. En cada penal rechazado, Chiquito mantuvo una cábala que lo acompaña siempre: se besa el anillo en dedicatoria a su compañera de vida.

Se tenía fe el ex arquero de la Selección, y así lo dejó claro el periodista Gustavo Grabia, con una infidencia revelada en Y ahora quién podrá ayudarnos?, el ciclo de Ernesto Tenembaum en Radio con Vos, por FM 89.9.

Grabia, compañero de Guercio en América TV, explicó que tiene contacto habitual con el arquero a través de su esposa, y recreó una charla que mantuvo con él en la previa del duelo contra Palmeiras.

«Le pregunté qué quería para la revancha en Brasil, si un partido con triunfo tranquilo, o empate y penales, y me respondió: ‘Gus, yo quiero ser siempre el chico de la tapa'», contó Grabia, quien además destacó la calidad humana y profesional del dueño del arco de Boca.

Ahora, Boca se ilusiona con la séptima Libertadores de su historia. En ese sentido, Romero también va por ese sueño: «Las expectativas son grandísimas, están allá arriba. Ayer hicimos un gran trabajo. Pudimos ver el día anterior el partido de Fluminense y esperemos prepararnos de la mejor manera para el 4 de noviembre».

«Cuando quiere, el destino es hermoso. Me tocó venir al club cuando nadie confiaba, cuando nadie creía y hoy estamos en un momento único, esperemos seguir», concluyó.

La gran final de la Copa Libertadores se llevará a cabo el sábado 4 de noviembre. El mítico estadio Maracaná será el escenario en el cual Fluminense y Boca se verán las caras para ir en busca de la Gloria Eterna.