diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Quejas de los lectores: albóndigas de patata desintegradas

Quejas de los lectores: albóndigas de patata desintegradas

Balana bebe la sopa sin encontrarle sentido a la vida mientras estampa esta pregunta: “Qué loco encontrar que necesito arrepentirme en el correo. Pero yo, que nunca sigo una receta, que en mi vida he tenido expectativas en la cocina y también he transgredido mis patrones culinarios, quedé tremendamente decepcionado con el resultado del knodel de ñoquis de patata de El Comidista. Resulta que estaban tan bonitos en la foto que me dije: «Vamos, que una vez que sigo una receta al pie de la letra, los preparo e invito a la familia a comer». Después de 10 minutos de cocción no quedaba el nudo entero, y el agua para hervir se había convertido en una sopa espesa de papas, margarina (la veganicé, sin mantequilla) y harina de maíz. Como no puedo tirar la comida, ahora tengo el refrigerador lleno de latas de soda de sopa de papa. ¿Como es posible? ¿Qué sucedió? Las bolas se veían perfectas «.

Otro nuevo caso para la máxima autoridad mundial en mentalismo, quien cree que es este defensor. Miro mi bola de cristal y veo margarinas que no estaban en la receta, una harina de maíz que no estaba invitada o papas que tal vez no llegaron tan tarde como dicen en la introducción de la receta.

Hice el knodel con el miedo de que se desintegraran en mi cuerpo, pero el resultado fue muy bueno. Que la ebullición sea realmente suave es muy importante: en diferentes cocciones probé con más o menos intensidad y hay una diferencia clara. La receta es válida y no cambiaría una coma. ¿Qué creo que pudo haber pasado? Que las patatas eran nuevas, que el hervido no fue tan suave como pensaba Balana o que la margarina y la harina de maíz -que no debe confundirse con la harina fina de maíz, la maicena o la maicena- no eran ingredientes adecuados para hacer ñoquis que resisten la ebullición.

Algunos guisantes poco cocidos

Laura no quiere hacer canicas con guisantes para los que odian los guisantes, y por eso escribe a este gabinete de defensa: “Creo que falta un punto, tanto en la receta escrita como en el video. De los 800 g de guisantes, quitando los 200 g que están cocidos y hechos puré, los otros 600 g no significa que necesiten ser cocidos, solo sofreír durante 1 minuto y cocinar otros 2 minutos. Si se trata de guisantes frescos crudos, en 3 minutos se endurecen. Supongo que conviene cocinarlos en agua con sal, previamente salteados. ¿O no?»

No, Laura, no tienes que cocinar ni saltarte primero. Se trata precisamente de respetar la textura, el color y el sabor de los guisantes frescos -o congelados- para olvidar las masacres que se han cometido en este país, donde el guisante tradicionalmente se ha reducido a una bola verde descolorida con consistencia y casi apariencia de moco ajeno. .

El vídeo proporciona una clave siempre eficaz en la elaboración de recetas: después de haber aplicado un salteado inicial muy corto y añadido el puré de guisantes, se indica que los guisantes se pueden cocer «hasta que estén tiernos». Este tiempo puede ser más o menos largo dependiendo de la potencia y gradación del fuego utilizado, por lo que se proporcionan instrucciones para que puedas cocinar los guisantes según tu gusto de ternura.

El problema es que esta indicación no se da en la receta escrita, sino más bien un sofrito de 1 o 2 minutos y una cocción de otros dos minutos, que en el caso de cocinar guisantes grandes o poco duros, podría resultar insuficiente. Ordeno urgentemente que esta información se agregue a la receta escrita, con la esperanza de que una vez que el asunto esté resuelto, Laura se convierta en la reina de los guisantes y no guarde rencor.

Una fermentación fuera de lugar

Javier nos escribe mientras su masa de focaccia la mira con aire de circunstancia desde la encimera de la cocina: “Estoy preparando la receta de focaccia que publicaste hace unos días y tengo varias dudas. ¿Puedo hacer la primera fermentación de 24 horas en la nevera? ¿A temperatura ambiente? Supongo que en la nevera, porque la saqué y a las 12 decidí seguir con la receta porque no parecía dar mucho más que ella misma. Entonces, ¿dónde hago la segunda fermentación? «

Cuando revisé por primera vez el texto de la receta, no imaginé el debate interno que surgiría en el equipo de comida. En esa primera lectura edité el texto y para mí fue perfecto; conciso, pero con la información necesaria para poder realizar las dos fermentaciones en frío. Cuando fui al video, las cosas comenzaron a ponerse oscuras, borrosas y un poco frías. Noté que, como dijo Javier, las direcciones no estaban claras. La primera fermentación se inició sin indicar la temperatura, solo el tiempo. El segundo indicó que tenía que hacerse en frío, pero se hizo con un icono de cristal de nieve, sin dar mayor aclaración.

En una conversación con el liderazgo del comediante, se vislumbraron varias opciones para corregir el asunto. Es importante que los lectores sepan que cuando un video se corrige, edita, sube a YouTube y se pierden todas sus visualizaciones, es como si, de repente, Celia Villalobos perdiera todos sus puntos de Candy Crush. Una drama.

Una de las soluciones propuestas fue agregar la información faltante en el texto de Youtube. En negrita, para llamar la atención de cocinas en dificultad. También se invocó la sabiduría de los lectores, asumiendo que sabían que una fermentación tan larga y con una cantidad tan pequeña de levadura solo podía producirse en frío.

Una reflexión más profunda nos llevó a comprender que cuando escribimos recetas, tenemos que ponérselo muy fácil a los lectores. Sin asumir conocimientos previos, sin asumir que revisarán los textos de YouTube si hay un video de receta. Si ofrecemos este formato, debe tener toda la información para el éxito de la receta clara y concisa, poniéndonos en la piel del lector más negado e ignorante de la cocina.

Defensor y liderazgo hablando. GIPHY

Al final se decidió editar el video y volver a subirlo, ahora mucho más atractivo con su copa de nieve, su temperatura y un mensaje inconfundible sobre el frigorífico y las fermentaciones. Mikel López Iturriaga, en el dispositivo, hace una reflexión final sobre este tema: “Uno de los peores vicios en los que suelen caer los periodistas -yo, el primero- es el de presuponer conocimiento en los lectores. Y no: el lector no tiene saber que una fermentación de 24 horas se hace en la heladera o al aire libre, y es nuestro deber aclarar eso. No lo hicimos en el video, y por eso les pido disculpas ”.

Una duda razonable

Manuel tiene una duda razonable: “Antes de probar suerte con la receta de pasta con sardinas y ragú de espárragos, tengo una duda importante. ¿Debería hacerse la salsa con aceite de latas de sardinas? Seguramente comprenderás mi preocupación en este punto, que puede ser fundamental para hacer un plato con la calidad que merece esta receta ”.

Meryl también tiene dudas. GIPHY

Cómo no entender tu preocupación, Manuel. La receta, que ahora me ha dado ganas de casarme con una lata de sardinas, y un paquete de pasta y un manojo de espárragos nos traen el anticipo, asume que el lector tiene más información de la que realmente tiene y, aunque la lógica es que el aceite que se pone en la sartén es para dorar las verduras y hacer la salsa, no se especifica. Para no asumir conocimientos o deducciones para nuestros lectores, haremos un recorrido por el texto de la elaboración para que este detalle quede claro y todos los lectores, con Manuel en mente, puedan disfrutar con todo el aroma de la maceración de la sardina.