diciembre 8, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Resultados: Bimba y Lola perdió 9,7 millones en 2020 por la crisis del coronavirus | Economía

Resultados: Bimba y Lola perdió 9,7 millones en 2020 por la crisis del coronavirus |  Economía
Dos mujeres pasan por una tienda Bimba y Lola en Madrid.
Dos mujeres pasan por una tienda Bimba y Lola en Madrid.Ricardo Rubio / Europa Press

La crisis del coronavirus no tuvo compasión por el sector textil. Desde las tiendas más grandes hasta las del barrio, todo el mundo ha sufrido un 2020 desastroso: primero por el encierro domiciliario y luego por las restricciones de movilidad que limitaban su actividad. Entre ellos se encuentra Bimba y Lola, empresa textil gallega que perdió 9,7 millones de euros en el ejercicio 2020 (en su caso, de marzo a febrero), según las cuentas presentadas por la empresa en el Registro Mercantil de Pontevedra.

El gobierno ha tomado varias medidas para combatir el covid-19, que ha tenido un impacto en el mercado en el que opera la empresa y que ha provocado el cierre temporal de tiendas, la reducción del horario de apertura, la limitación de su capacidad y restricciones a la movilidad. , lo que provocó un impacto en el negocio de la compañía durante el ejercicio 2020, lo que supuso una importante disminución de los ingresos y, en consecuencia, de su rentabilidad ”, explica la compañía en el informe de operaciones.

Más información

Estos números rojos toman en cuenta solo el sector textil, que es el más grande de la sociedad: esto incluye el diseño, producción, venta y comercialización de todo tipo de ropa y complementos. Es decir, estos resultados no tienen en cuenta las actividades logísticas, de inversión e inmobiliarias. En general, según los resultados consolidados que la compañía reportó hace unos meses, las pérdidas fueron de cinco millones.

En cuanto a la parte de los ingresos generados, la facturación del negocio textil fue de 143,9 millones de euros. Eso es un 26,6% menos que los poco más de 196 millones de euros de 2019. La compañía ha intentado frenar el descenso de más de una cuarta parte de su facturación conteniendo costes, por ejemplo con gastos de personal: «Se presentaron varios ERTE por fuerza mayor para el personal de la tienda y un ERTE por motivos de producción del 9 de abril de 2020 al 15 de julio de 2020 que afectó al 72% de los empleados con suspensión o reducción de jornada ”. Esto explica que estos costes se reduzcan un 16% en el año hasta los 31,7 millones de euros.

«La dirección de la empresa ha implementado medidas para mitigar el impacto de la caída del negocio y preservar la liquidez, entre ellas: maximizar el potencial del canal de ventas en línea, la reducción de los costos operativos, principalmente a través de la renegociación de contratos de arrendamiento y el cierre de 13 puntos de venta, entre otros ”, incluye el documento que acompaña a la cuenta de resultados. En cuanto a las ventas online, durante 2020 aumentaron, en línea con lo ocurrido con la mayoría de las marcas del sector: registró un incremento del 66%.

Al cierre del año, el 28 de febrero, Bimba y Lola contaba con 90 tiendas propias en todo el país, seis franquicias y 61 puntos de venta en centros comerciales de todo el país, según el informe. A nivel mundial, la empresa cuenta con 270 tiendas en 16 países y está presente en 32 mercados internacionales a través de su tienda de electrónica.

Por áreas geográficas, todas las regiones registraron un descenso en los niveles de ingresos con respecto al año anterior. Las tiendas que más sufrieron fueron las de Oriente, que perdieron el 78,5% de su facturación, mientras que las de Europa (sin contar España), que son el segundo mercado más grande después del nacional, lograron amortizar mejor que otras. golpe (disminución del 20%). En España el descenso fue del 25,7% hasta los 111,6 millones de euros.

Perspectiva favorable

La situación en el año del coronavirus fue crítica. Y las empresas, por tanto, preparadas para superar los peores escenarios posibles. Bimba y Lola ha formalizado un préstamo adicional por 41,4 millones de euros, de los que en diciembre canceló 35 millones tras comprobar que las tensiones de Hacienda no eran tan sofocantes. Por tanto, la deuda a corto plazo de la compañía asciende a casi 6,8 millones de euros, muy por encima de los 2,7 millones del año anterior.

A pesar de ello, las perspectivas de futuro son positivas y la compañía, como el sector en su conjunto, espera un aumento significativo del consumo en 2021, impulsado por el ahorro embolsado y el regreso paulatino a la normalidad. «A partir del próximo año, la empresa planea recuperar gradualmente sus ingresos y resultados pandémicos pre-covid-19 para continuar su proceso de expansión e ingresar a nuevos mercados donde se espera que entregue resultados positivos que contribuyan al crecimiento de la empresa», comenta. de la empresa en el informe de gestión.