enero 24, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Rompiendo seis mitos de la disciplina positiva | Expertos | Mamás y papás

Rompiendo seis mitos de la disciplina positiva |  Expertos |  Mamás y papás

Recuerdo el día en que me dijeron que estaba embarazada por primera vez, una mezcla de ilusión y miedo se apoderó de mí. Recuerdo la primera vez que nuestras miradas se encontraron y sentí que ese niño había venido para hacerme una persona mucho mejor. Cuando era mi hijo, me di cuenta de que la maternidad es la única profesión en el mundo en la que primero te gradúas y luego te gradúas. Una larga distancia llena de dudas, errores y mil cosas por aprender.

Más información

Primero aprendes a cubrir las necesidades básicas de tus hijos como la higiene, la alimentación, el sueño o la seguridad, pero pronto te das cuenta de que la profesión de padre o madre va mucho más allá. Nadie nos prepara para poder responder a las necesidades emocionales de nuestros hijos, para enseñarles a manejar frustraciones o miedos, a afrontar terribles caprichos oa acompañar la adolescencia con calma y templanza. Situaciones que son difíciles de responder y que nos hacen sentir vulnerables, inseguros o llenan de dudas nuestra educación en muchas ocasiones. Las cuales nos muestran y enseñan que no existen atajos ni recetas mágicas para afrontar los retos diarios con los que nos reta la maternidad o la paternidad.

Afortunadamente, un día la disciplina positiva se cruzó en mi camino educativo. Una teoría basada en el trabajo de los psicólogos humanistas Rufus Dreikurs y Alfred Adler y desarrollada por Jane Nelsen. Una disciplina que permite educar al respeto mutuo y al amor incondicional que toma en cuenta las necesidades y habilidades del niño en su momento de desarrollo, fomentando la buena confianza, la autonomía y la autoestima. Un método que favorece el desarrollo emocional y fortalece los lazos emocionales entre padres e hijos.

Por diversos motivos, muchas familias piensan que educar desde esta visión positiva significa no poner límites ni normas a nuestros hijos, darles todo lo que nos pidan, convertirlos en pequeños tiranos. Esto permite que el menor decida en cualquier momento lo que quiere hacer y los padres deben satisfacer todas las solicitudes. La disciplina positiva, sin embargo, no es permisiva ni sobreprotectora de nuestros hijos. Tampoco espera que se conviertan en niños sumisos y obedientes. Su principal objetivo es que nuestros hijos crezcan felices, confiados y emocionados, sintiendo que pueden contar con nosotros sin condiciones. Una educación respetuosa que vaya de la mano de los ritmos de aprendizaje les ayuda a desarrollar sus habilidades y a ser conscientes de ello. Además, enseña valiosas habilidades para la vida como el respeto, la colaboración, la resolución de problemas y la participación.

¿Cuáles son los principales engaños que acompañan a esta teoría educativa?

  1. Es simplemente una nueva tendencia educativa que transforma a nuestros niños en niños rebeldes, «mal educados» y frágiles. FALSO. La disciplina positiva educa desde la seguridad y el equilibrio entre firmeza y bondad. Establezca reglas y límites claros y promueva el compromiso y la responsabilidad.
  2. Dado que no se utilizan castigos ni recompensas, los niños terminan haciendo lo que quieren en todo momento. FALSO. Cuando educamos positivamente, no usamos recursos educativos que hacen que nuestros hijos se sientan mal. Les ayudamos a desarrollar habilidades que les permitan tomar sus propias decisiones, aceptar los errores como parte fundamental del aprendizaje y convertirse en personas resilientes. Usar consecuencias lógicas y naturales permite que nuestros pequeños aprendan de manera más efectiva y significativa.
  3. Es un método al que le falta mano fuerte y mucha disciplina. FALSO. Es una teoría que elimina amenazas, represalias, chantajes o humillaciones del acompañamiento. Cuando hablamos de educación positiva estamos hablando de amor y respeto, pero también de orden y disciplina. Se educan positivamente, promoviendo la autonomía, el pensamiento crítico y la responsabilidad, rechazando la obediencia y la sumisión.
  4. Es un método que nunca usas «no». FALSO. La crianza respetuosa evita el abuso y enfoca nuestra forma de educar en un no constante, pero establece límites claros y consensuados. Nuestros niños necesitan padres empáticos que escuchen asertivamente, validen las emociones, comprendan las necesidades y ofrezcan opciones.
  5. La disciplina positiva a toda costa evita que el niño se sienta frustrado, llore o se sienta triste. FALSO. Es un método basado en el desarrollo de la inteligencia emocional de nuestros hijos que tiene como objetivo enseñarles a identificar, nombrar sentimientos y manejar y responder a todas las emociones. Si nuestros hijos aprenden a conectarse con sus emociones, serán mucho más empáticos, felices y tendrán más confianza en sí mismos.
  6. Solo los padres o madres meditativos o contemplativos pueden aplicar la teoría.. FALSO. Todas las familias pueden educar positivamente. Solo es necesario entrenar, conocer las características del método y ser consciente de que no obtendremos resultados de forma inmediata. Educar positivamente requiere mucha paciencia, perseverancia y entusiasmo. Aprender a hacer esto ayuda a las familias a acompañar a sus hijos con amor y cariño, con paciencia, sentido común y firmeza. Permite a nuestros pequeños crecer y desarrollarse de forma positiva, cultivar una buena autoestima y autoconcepción, desarrollar las habilidades necesarias para afrontar los retos que la vida les ofrece cada día.

Como dijo Teresa de Calcuta: «El amor comienza en casa, y no es lo que hacemos … Es cuánto amor ponemos en cada acción».

Puedes seguir a De mamas & de papas en Facebook, Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.