diciembre 8, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Santander pierde los primeros juicios ante el Tribunal Supremo por la ampliación de capital de Popular | Economía

Santander pierde los primeros juicios ante el Tribunal Supremo por la ampliación de capital de Popular |  Economía
Una sucursal de Santander junto a otro Banco Popular.
Una sucursal de Santander junto a otro Banco Popular.Pablo Monge

Banco Santander sufrió las primeras derrotas en el Tribunal Supremo ante inversores que pedían la devolución del dinero invertido en la última ampliación de capital del Banco Popular antes de su intervención. En las últimas semanas, la Corte Suprema ha emitido cuatro órdenes con las que ha desestimado recursos individuales contra las sentencias de cuatro juzgados provinciales que condenaron al banco a indemnizar a los clientes. Los recursos fueron por «violación procesal y de casación», así como otra denuncia, y el tribunal los desestimó. Los inversores que hayan demandado en estos casos recibirán el dinero que invirtieron en la ampliación de capital que Banco Popular (luego adquirido por Santander) llevó a cabo en 2016 porque el Tribunal Supremo declara definitivas las sentencias a su favor.

Tres de las cuatro sumas controvertidas son conocidas por el propio Tribunal de Casación, y ascienden a 247.316 €: en la Audiencia Provincial de Zamora, fue demandada por 126.269 €; en Oviedo por 120.000 euros y en Barcelona por 28.047 euros. Los jueces creen que hubo un error en el consentimiento al momento de firmar las cuotas.

Los casos son similares y en todos ellos el Tribunal Supremo «declara definitivas» las sentencias de las distintas audiencias. La Corte Suprema no entra en el fondo del asunto, pero rechaza los recursos por entender que los motivos dados por el banco eran infundados y los rechazó. Fuentes de Santander declinaron comentar sobre los archivos de la Corte Suprema.

Más información

En julio, Santander ya había perdido ante el Tribunal Supremo un recurso de casación contra un auto de la Audiencia Provincial de Almería que había denegado la admisión de la casación y los recursos extraordinarios por infracción procesal ante el Tribunal Supremo. En ese caso, no fue el Tribunal Supremo el que desestimó los recursos, pero cuando Santander presentó una denuncia, concluyó que la Audiencia Provincial de Almería había hecho bien en desestimarlos. Además, la orden del Tribunal Supremo sostiene como hecho probado que el folleto de expansión del Popular, antes de que fuera adquirido por Santander, no contenía información suficiente.

Así, según el fundamento fáctico de la sentencia impugnada ―no impugnable en casación― la falta de veracidad de la información contenida en el folleto informativo de la ampliación de capital para no reflejar fielmente la situación contable del banco ―en los términos de la sentencia impugnada, la información era inexacta, incorrecta, incompleta e insuficiente – la razón es inadmisible ”.

Errores «esenciales e invencibles»

En el caso Zamora, en primera instancia, según consta en auto del Tribunal Supremo, el juez manifestó que «la demanda se estima en base a que la información que se brinda en el folleto de emisión relativo a las cuentas de la entidad no coincide con la realidad de la situación de la institución, ya que transmiten una idea de la fortaleza de la institución y las perspectivas de obtener beneficios para quienes adquieren parte de su capital, cuando en menos de seis meses hay pérdidas superiores a los 3.000 millones de euros y en un año de más de 12.000 millones de euros, lo que revela una terrible situación que finalmente llevó a su resolución ”.

La audiencia indicó que el acusado no había probado qué cambios ocurrieron en un lapso corto de meses que causaron estas enormes diferencias. Agrega que este error habría sido «esencial e invencible, dado que el asegurador pensó que estaba adquiriendo una participación de una empresa solvente capaz de producir utilidades, cuando en realidad adquirió una parte de una empresa con pérdidas significativas, hasta tal punto». que un año después se acordó su resolución, y que inevitablemente habría provocado una importante pérdida de su inversión ”. Santander apeló a la Audiencia Provincial de Zamora y perdió el recurso.

El panfleto no se corresponde con la situación del Popular

El caso de Barcelona es similar y la sentencia de esa audiencia afirma que la situación financiera reflejada en el folleto informativo «no se correspondía con la situación económico-financiera real» y que, poco después de la ampliación, «hay noticia de la existencia de pérdidas muy superiores a las reportadas en el folleto, la institución fue declarada no apta para su uso, se tomaron medidas, se acordó rescatar las acciones a valor cero, y se realizó su transferencia por el monto de un euro ”.

Además, considera que el elevado volumen de pérdidas «no es atribuible, en consecuencia, a un problema específico de liquidez, sino a una clara situación de insolvencia, que fue determinante para consentir la intervención del Banco Central Europeo, con la consecuente consecuencia de la pérdida absoluta del valor de las acciones «. El folleto no respondía a la situación económica y financiera real de la institución ”.

Operación financiada por el banco

Finalmente, el Tribunal Supremo también desestimó el recurso de Santander presentado tras la sentencia de la Audiencia Provincial de Oviedo que ya había confirmado la sentencia a la entidad financiera de devolver 120.000 euros a un cliente en la localidad asturiana de Luarca. Y confirma la sentencia de primera instancia habiendo dicho que la información contenida en el folleto no se adecuaba a la realidad económica de la entidad, ya que el error sufrido por el solicitante invalidaba el consentimiento ”.

Según Rubén Cueto, socio director de Vallverdú Abogados, representante del inversor, “en este caso, además, Popular había ofrecido y concedido un préstamo para la adquisición de las acciones a través de la operación denominada ‘préstamo asistido’, operación que el primero Los administradores del Banco Popolare negaron la deposición ante la Audiencia Nacional ”.

Responsabilidad del banquero

En un fallo del 26 de mayo, la Corte Suprema desestimó la apelación de un inversionista contra Santander y Popular. En este caso, el cliente compró acciones de Popular por 435.000 euros a través de Bankinter en el mercado secundario, es decir, en bolsa, no directamente en la ampliación de capital. La sentencia de primera instancia desestimó la demanda, afirmando que ni Popular ni Santander participaron en la transacción y que «cualquier acción de nulidad debe necesariamente interponerse contra la parte involucrada en el asunto cuya nulidad se solicita. [es decir, Bankinter], sin poder recurrir a construcciones legales voluntarias para obviar este requisito imprescindible del ejercicio de la acción, que en el presente caso evidentemente no se da ”.

Santander incluye la situación jurídica que ha supuesto la adquisición de Popular en su folleto y declaraciones en curso: «Por el momento no es posible predecir el total de siniestros que pueden presentar los ex tenedores de acciones e instrumentos de capital».

Recuerda que el 2 de septiembre de 2020, la Audiencia Provincial de La Coruña presentó ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) una demanda previa preguntando la responsabilidad que podría tener el banco en la ampliación de capital de Popular.

«Efecto negativo significativo»

“El coste estimado de cualquier compensación a los accionistas y bonistas de Banco Popolare registrado en 2017 fue de 680 millones de euros, de los que 535 millones se destinaron a la acción de fidelización comercial. Las provisiones reconocidas se consideran suficientes para cubrir los riesgos. No obstante, en el caso de que deban abonarse importes adicionales por denuncias ya planteadas con un interés económico indeterminado o por nuevas denuncias, podría producirse un efecto negativo importante en los resultados y situación financiera de Grupo Santander ”, admite.