diciembre 6, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Se amplían las negociaciones presupuestarias internas: Díaz dice que se cocinarán «a fuego lento» | España

Se amplían las negociaciones presupuestarias internas: Díaz dice que se cocinarán "a fuego lento" |  España
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, la jefa de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y el ministro de Inclusión, José Luis Escrivà, tras la reunión del Consejo de Ministros, este martes en La Moncloa .
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, la jefa de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y el ministro de Inclusión, José Luis Escrivà, tras la reunión del Consejo de Ministros, este martes en La Moncloa .JJ Guillén / EFE

La negociación presupuestaria interna no será tan rápida como pensaba el sector socialista. Nadia Calviño dijo que estarían listos esta semana o la próxima, pero el acuerdo está lejos por el momento. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, dijo este martes que de momento «no hay acuerdo» y que el tema «se ralentizará», rechazando así los tiempos que pretendía marcar el sector socialista. De momento las negociaciones no avanzan y todo apunta a que tendrán que ser desbloqueadas por Pedro Sánchez y por la propia Díaz en una conversación esta semana o la próxima. Los cálculos que hacen en La Moncloa ya apuntan a la semana del 11 de octubre, para no dejarlos para la segunda quincena de este mes como el año pasado, cuando hubo que ampliar el reglamento del Congreso para agilizar al máximo los trámites. En teoría, los estados financieros deberían estar listos a finales de septiembre. El PSOE y Unidos Podemos, con María Jesús Montero a un lado de la mesa y Nacho Álvarez al otro, llevan varias semanas intentando llegar a un acuerdo global con varios hitos, entre ellos el mínimo del 15% del tipo impositivo efectivo sobre las empresas, que sólo concierne a las grandes empresas -las pequeñas ya pagan más- pero representa un cambio importante en la línea de «justa recuperación» que menciona el Ejecutivo.

Si bien esta meta del 15% aún no ha sido pactada entre los negociadores, fuentes del sector socialista especulan que Sánchez finalmente cederá este truco a Díaz, porque es un problema que el propio presidente ha defendido internacionalmente e incluido en su discurso en el ONU la semana pasada. El mandatario dejó la puerta abierta en rueda de prensa en Nueva York y la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, también la abrió en entrevista con EL PAÍS. Si los socialistas accedieran a incluir este 15% en los presupuestos de este año, lo que implicaría una subida de impuestos para las grandes corporaciones a partir de 2022, el trato estaría bastante cerca, porque hasta ahora La Moncloa se ha negado rotundamente a tocar los impuestos en un importante Así este año, ante el comité de expertos que se creó para estudiar la reforma tributaria se pronuncia. Sin embargo, el 15% no es el único obstáculo para el acuerdo, aunque sí representa un importante recurso de negociación para Sánchez si finalmente accede a incluirlo este año.

Precios de alojamiento y alquileres

El otro gran hito es la vivienda y la negociación, ya llegada de los presupuestos del año pasado, de un mecanismo para limitar el aumento de los alquileres. La ley de vivienda lleva ocho meses de retraso y la presión al alza sobre algunos alquileres debido a la recuperación económica la está devolviendo a un primer plano. Para Unidos Podemos es fundamental, y de hecho es una negociación particular que la ministra de Servicios Sociales, Ione Belarra, realiza directamente con su interlocutor habitual en el Gobierno antes y después de la remodelación, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. Las posiciones siguen distantes, aunque sobre la mesa hay muchos documentos y alternativas para intentar buscar una posición intermedia. En el camino, el ministro responsable, José Luis Ábalos, e incluso el secretario de Estado que lideró el trato de manera más directa, Pedro Saura, han cambiado. Este acuerdo es fundamental para el cierre de presupuestos.

Esta negociación será particularmente compleja no solo con United We Can sino también con ERC o PNV porque en el mundo político se ha asentado la idea de que estos podrían ser los últimos presupuestos de la legislatura. Ahora todos los interlocutores consultados asumen que habrá presupuestos, y nadie romperá la baraja, ni siquiera ERC, porque hay incentivos para que todos con el enorme flujo de dinero hagan inversiones y tomen decisiones políticas sustanciales. “Estamos trabajando para tener los presupuestos a tiempo y en forma. No podíamos perdonarnos por no poder ejecutar los fondos que nos dimos. Son los Estados Financieros los que responden a la correcta recuperación. Confiamos en la labor de la ministra de Hacienda ”, dijo la portavoz, Isabel Rodríguez. Sin embargo, en 2022 las cosas serán más difíciles, porque las elecciones estarán muy cerradas por si no se adelantan. Así que todos los grupos, de Unidos Podemos en ERC o PNV, quieren exprimir al máximo las negociaciones porque podría ser la última antes de las próximas elecciones. Al contrario, el ambiente de Sánchez transmite mucha tranquilidad e incluso asegura que habrá Presupuesto también en 2022. Díaz dejó claro que su grupo trabaja con el escenario de un acuerdo. «Está claro que no hemos llegado a un acuerdo. Estoy seguro que habrá un acuerdo. Tranquilidad y paciencia, pero está claro que no hay acuerdo ”, dijo el vicepresidente segundo. Esta semana y la próxima son, por tanto, las más relevantes para el gran acuerdo político del resto de la legislatura, que marcará el rumbo de los próximos meses.

Poco después llegará otro trascendente: la reforma laboral. Díaz y José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, que comparecieron conjuntamente, reclamaron la sexta ampliación del acuerdo de ERTE con empresarios y sindicatos. Pero los empleadores fueron excluidos del acuerdo para aumentar el salario mínimo en 15 euros. «Me siento muy orgulloso de ser parte de un gobierno que no solo sale de esta crisis recortando derechos y bajando los salarios, sino subiéndolos», dijo Díaz comparando esta salida de la crisis con un gobierno progresista a la vanguardia con el de 2012 con uno de los PP. Pero este precedente de eliminar el salario mínimo sin un acuerdo de los empleadores abre una pregunta: ¿estará el gobierno dispuesto a impulsar la reforma laboral sin un acuerdo con los empleadores? Ni PSOE ni Unidos Podemos querer este escenario, pero mientras el grupo de Díaz parece dispuesto a salir adelante con o sin empresarios, los socialistas tienen muchas más dudas y presionarán con fuerza para que la CEOE esté ahí. Después de los presupuestos, es la negociación más difícil y relevante de las próximas semanas.