julio 13, 2024

Stellantis: la filial de Peugeot en España deja pérdidas tras ganar 8,9 millones | Economía

Stellantis: la filial de Peugeot en España deja pérdidas tras ganar 8,9 millones |  Economía
Un operador trabaja en la planta de Stellantis en Vigo.

Peugeot Citroën Automobiles España, empresa a través de la cual Stellantis gestiona las fábricas de vehículos de Vigo y Madrid, consiguió volver a los beneficios el pasado año tras dejar ampliaciones de capital en su filial argentina en 2018 y 2019 por un importe total de 381,7 millones de euros. Como se desprende de las cuentas de resultados depositadas en el Registro Mercantil, la compañía ganó 8,9 millones de euros, frente a una pérdida de 156,2 millones de euros un año antes. La facturación de la compañía alcanzó los 6.444,2 millones de euros, un 22% más.

Pese a la mejora, los auditores señalan en el informe de gestión que la compañía tiene un capital circulante negativo de 263 millones de euros, lo que evidencia la imposibilidad de pagar las deudas a corto plazo con su activo corriente. En cualquier caso, se cree que los resultados del año pasado han permitido reconstruir el balance y, además, el informe menciona la existencia de una carta de Groupe PSA (accionista mayoritario de la sociedad española hasta su fusión con FCA a crear Stellantis) que garantizaba los recursos necesarios para que la sociedad mantuviera su vitalidad.

La filial argentina acumula una amortización de 781,4 millones de euros y el año pasado, que siguió perdiendo, se hizo una provisión de 31,4 millones de euros. Este impacto se explica por los resultados negativos de la empresa sudamericana, por la hiperinflación existente en Argentina y por la depreciación del peso frente al euro.

Más información

La mejora de los datos clave del negocio de la compañía a mediados del año pandémico explica por qué Peugeot Citroën Automobiles España no se hace responsable de la comercialización final de los vehículos que ensambla en sus dos fábricas. Casi toda su producción (99,6%) es absorbida por PSA, que también se ocupa de la negociación de contratos de compra de materias primas. Este hecho es el que ha impedido que las ventas se vieran afectadas por el cierre que afectó los cierres de producción en algunos meses de 2019 por la propagación del coronavirus. Pero el impacto de esta disrupción es evidente en el beneficio operativo de la empresa, que se redujo un 33% en un año a 62 millones de euros. Las cuentas anuales no hacen referencia a una posible previsión para el año 2021 por la incertidumbre que genera el covid, ni mencionan el impacto de la escasez de semiconductores, que está afectando a todo el sector.

En total, la filial española produjo 526.568 vehículos en 2019, un 14,5% más. El centro de Vigo produjo 498.639 unidades, un aumento del 22,7%, principalmente por el remolque del nuevo Peugeot 2008, modelo del que se ensamblaron 195.453 unidades, ocho veces más que el año anterior. La planta de Villaverde de Madrid, por su parte, produjo 27.929 vehículos, con una caída del 47% en la producción. La empresa no se hace responsable de la planta de Figueruelas (Zaragoza) que absorbió PSA cuando adquirió el grupo Opel / Vauxhall.

Las cuentas de la compañía muestran que la planta de Vigo tuvo que posponer la celebración del vehículo número 14 millones debido a la pandemia. En septiembre, el centro estableció un récord histórico de producción mensual, terminando 59,900 unidades ensambladas. Fue un mes antes de que el centro alcanzara otro hito: poner en marcha el cuarto turno en una de sus líneas, lo que supuso sumar otras 600 personas a la plantilla.

En el capítulo de provisiones, Peugeot Citroën Automobiles España registró 345 millones de euros. La mayor parte, 318,9 millones, se explica por acciones de control fiscal del impuesto de sociedades entre 2011 y 2018. Además, se destinaron 27 millones para una inspección de ayudas previsionales en un expediente normativo laboral de 2020. para impugnar el acto administrativo ante el tribunales.