marzo 1, 2024

Un “plan criminal” para “controlar” Granada y “estafar” millones con el partido de los futbolistas Deportar

El empresario italiano Gino Pozzo, acusado de su llegada al Granada CF, durante un partido inglés en el Watford, en 2019.Richard Heathcote (Getty Images)

Los hechos del Granada CF muestran el aspecto más oscuro del fútbol: ideas «ilegales» de dinero, estructuras corporativas «opacas», una cuestión de «cultura ética»… Ésta es la gran conclusión de lo que ha implicado la fiscalidad. Anticorrupción en la Operación Libre, una investigación judicial realizada a Diana Gino Pozzo, dueña del Watford inglés y miembro del clan que controla el Udinese italiano, con Enrique Pina Campuzano, alias Quique PiñaEl empresario que presidió la selección andaluza de 2009 a 2016. Ya que la Fiscalía, que ya les impuso 12 años de prisión, también ha ejecutado un «plan criminal en una gran plaza» para controlar el club y defraudar millonariamente a la Intermedia. Hacienda. “Complejos” de movimientos de divisas vinculados al registro de jugadores a través de una red de empresas.

Además de un candelabro de pesca, la tributación pudo sobre la mesa de su escrito de acusación en este sumario, que está pendiente de juicio (el instructor dictó automáticamente la apertura de vista oral por un día) y que fue impulsado por la Audiencia Nacional. . Una investigación que supone la prisión preventiva de Pina en 2018. “Los imputados continuaron un plan criminal en un lugar amplio que, desde la jefatura de control del Granada CF en 2009 y durante la ejecución de una completa estrategia, les permitió aprovechar las ventajas que «Permitiría al club obtener una notable ganancia económica a cambio de que la Hacienda Pública nacional sea trasladada artificialmente a Luxemburgo y sin tributo a España, obteniendo así una notable ganancia económica a favor de la Hacienda Pública nacional», resume el documento firmado por Anticorrupción. a la que tuvo acceso EL PAÍS. Para ello, añadió el fiscal, las empresas «vacían la tesorería del club» y «simulan» que necesita una vía de financiación de una sociedad luxemburguesa, Fifteen Securitation, que permite al equipo andaluz «contar Según la ficha de un grupo de jugadores profesionales cambian el 95% de las importaciones de nuestros futuros clubes”

De esta manera, en el ámbito deportivo se produjo el ascenso meteorológico del Granada -que en apenas dos años pasó de Segunda B a Primera División, donde se consolidó-, y los despachos crearon una presencia maquinaría con tentáculos internacionales (en Italia, Luxemburgo o Emiratos Árabes) para “ocultar” los datos de las autoridades y las ventajas obtenidas con el contrato de los jugadores. La lucha contra la corrupción calcula que, al menos, deberá pagar 9,5 millones de euros a Hacienda por los Impuestos de Sociedades de 2013, 2014 y 2015.

En su escrito, la fiscalidad se produjo hace 12 años para Pozzo, Pina y los demás acusados: Raffaele de la Riva, administrador de la sociedad luxemburguesa utilizada como presunta fachada; y Jordi Trilles, colaborador del director italiano y ex asesor del Granada. La lucha contra la corrupción exige también que se paguen las sumas impuestas a todos estos millones: 36,5 millones de euros al hijo del duque de Udinese, que se siente como un jefe; y 27,5 millones para los otros tres, para quienes se definen como “cooperadores”. Por su parte, el Ministerio Fiscal solicitó a la Audiencia Nacional que confiara a Granada como persona jurídica el pago de una cantidad de 27 millones de euros por tres delitos fiscales. Además, recuperará casos en los que se defraudaron 9,5 millones (más intereses) del Impuesto de Sociedades.

Fuentes del técnico Enrique Pina insisten en que las acusaciones no tienen fundamento y que, en el caso del empresario español, se dedica únicamente a la gestión deportiva. Además, supe que el joven instructor había sido el encargado de archivar el caso, que posteriormente fue reprimido por la Sala Penitenciaria de la Audiencia Nacional. EL PAÍS intentó hacerse con la versión de Pozzo a través del club inglés que la posee.

En el centro, de brazos cruzados, Enrique Pina, en el palacio de autoridades del Granada FC, en 2014.
En el centro, de brazos cruzados, Enrique Pina, en el palacio de autoridades del Granada FC, en 2014.

Este proceso legal se está desarrollando especialmente contra Quique Pina contra los cuerpos. Al igual que EL PAÍS, la Audiencia Nacional se resumió en la final de 2022 durante nuevos meses en prisión para crear una trama paralela, con su padre y su hermano, para evitar pagar los 3,2 millones de euros que debería dar a Hacienda como ex entrenador del CF. Ciudad de Murcia, que también presidió el empresario. En este caso (derivado de esta operación libre que lo llevó a Pozzo), Pina decidió comprometerse con la fiscalidad para asegurar una pena mínima -para evitar luego entrar en el cártel-, admitiendo así las “manipulaciones de vacaciones patrimoniales” que impulsan conquistar tu fortuna mientras te ganas la vida haciéndolo todo en tren, lo que incluye pagar vehículos de alta gama (Porsche, Aston Martin…) o una cantidad de 500.000 euros solicitados El Duende—.

Tomo de Control de Granada

El informe anticorrupción sitúa el origen de la trama en 2009, cuando el Granada se encontraba abrumadoramente en la Segunda División B del fútbol español y atravesaba importantes “dificultades económicas que deben asegurar la continuidad”. Los responsables del club buscaban, gracias a un concurso de compradores, crean un “escenario adecuado” para resolver los problemas y así desembocar en la realización de un nuevo proyecto deportivo que será “económicamente viable”. Un tipo de cultura que permitió la llegada de Gino Pozzo y sus colaboradores a través de un “conjunto de estructuras opacas”.

Según la acusación, los socios idearon un plan para «controlar primero el proceso de acuerdo» -adquirir «un gran porcentaje del crédito» que se haría cargo del club-, lo que les autoriza a posteriori ascender a la copa de la selección andaluza. Para ello probablemente recurriremos a una empresa reconocida por Pozzo, Daxian 2009 SL, que se sitúa como administradora de Pina, que es la denominación del presidente del Granada y que tiene el «pleno poder» en materia deportiva. El número de Pina, un exfutbolista que nunca perteneció a la élite, resonó en aquella época en el esfuerzo de su plateauectoria al frente de la ciudad de Murcia. La Fiscalía da por hecho que todas estas manipulaciones, que estarán guiadas por el «milímetro», quedarán detalladas en un correo electrónico enviado a De la Riva y remitido a Pozzo, entre otros.

El presunto grupo “criminal”, infiltrado, logró realizar el concurso de compradores e inmediatamente comenzó a retirar a los primeros “agentes artificiales”. Por ejemplo, los derechos de 12 jugadores de la planta que trabajan para una empresa radical en los Emiratos Árabes Unidos – quienes ganaron un premio de 8,6 millones de euros -, según la acusación, con «el «Podemos tener una visión sobre el futura conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva” y con el objetivo de “reducir artificialmente la cifra de capital social mínimo” que se permite exigirlo.

“Estrategia de fraude”

Una vez cumplida esta fase y con el control del club subyacente, los asociados sin duda activan la segunda parte del plan y comienzan a “materializar la estrategia de fraude”. Según Anticorrupción, utiliza una red de empresas «instrumentales» para «vacciar la tesorería del club» y revela que necesita una vía de financiación externa para adquirir los derechos de los jugadores, que cubre la sociedad luxemburguesa Fifteen Titrisation. Sin embargo, la «mayor parte» de los fondos que se comprometen a dirigirse comercialmente directamente a Granada, de los que habían sido extraditados previamente.

“Una vez creado este escenario, incorporó la estrategia fraudulenta a la ejecución prevista de un conjunto de operaciones con tarjetas y actividades de futbolistas profesionales”, afirma el escrito de la Fiscalía, que añade: «Por él, el acusado nos esforzaremos por Controlar cuidadosamente multitud de variables que afectarán a un amplio abanico de jugadores y a un gran número de entidades instrumentales: los contratos que están vinculados a los futbolistas, su importación, las compras, los movimientos de fondos que deben utilizarse. , entidades instrumentales para quienes transitan por estos fondos, con la necesidad de sincronizar pagos y préstamos, y contabilidad de operaciones entre Granada y Quince Titulación”. Hay «conjuntos de movimientos de fondos» que «cuidan la realidad de toda la lógica deportiva y económica», pero no les permiten ser tributarios «en España para los más válidos».

Traspasos bajo sospecha

La fiscalidad ha sido muy baja para los jugadores, entre otros, de 2013 a 2016, para los que no dependen de Hacienda: entre ellos, Guilherme Magdalena Siqueira (del Atlético de Madrid por nuevos millones); Daniel Pudil (al Watford por 1,5 millones); Allan Marques Loureiro (al Nápoles por 14,1 millones); Jeison Fabián Murillo (al Inter por otros millones); Yacine Brahimi (al Porto por nueve millones, “aunque se declaró por 6,5 millones”); y Mikel Rico (en el Athletic Club de Bilbao por 2,45 millones). Asimismo, se encuentra en la relación amistosa entre Granada y Udinese, entre quienes también se establece un intenso flujo de dólares y futbolistas.

En 2016, Granada fue vendida al grupo inversor chino Wuhan DDMC Football Club Management.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_