diciembre 2, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Verónica Forqué en MasterChef: Doctora Forqué y Sra. Vero | televisor

Verónica Forqué en MasterChef: Doctora Forqué y Sra. Vero |  televisor

Hay tres ensayos en la televisión española: Matías Prats, Jordi Hurtado y Gran Wyoming. En un medio fugaz que decapita a cualquier estrella en cuanto pierde un par de decimales de audiencia, llevan carreras más que eternas, inverosímiles en su profesión. Sus bustos ya son heroicos, historia viva, mitad bronce y mitad carne. ¿Cómo lo hicieron? Mantenerse fiel a sus personajes, no desviarse de teleprompter más que contar un chiste de mal gusto. Son sabios porque saben que el secreto de la popularidad eterna es nunca defraudar a la gente: cuando el público tenga una imagen tuya, aférrate a ella y no dejes que descubran a la persona que está detrás del busto. Es por eso que nunca los veremos en un realidad ni ser demasiado honesto en una entrevista con Broncano. Ni, por supuesto, cocinar en Maestro de cocina con Veronica Forqué.

La actriz se ha convertido en Vero, y toda España ha sufrido una metamorfosis como la del Dr. Jekyll en Mister Hyde. ¿Qué pasó con la dulce diva del pop de ese cine español ?, se pregunta la multitud de tuits. ¿De dónde viene ese mal anfitrión para los felices? stoner de Bájate del páramo? El público está más confundido que el del equipo rojo bajo los gritos de Forqué.

España creía conocer a Verónica Forqué, como creía conocer a Prats, Hurtado y Wyoming, y no soporta la idea de ser engañada. Ya no sabe cuál es el verdadero Forqué, si es que lo es. Lo que se ha roto no es el amor que un país sentía por una actriz, sino la ilusión del fan que se acerca a su ídolo con la certeza de saberlo todo de él y descubre que es un extraño. Este engaño siempre conlleva una carga atómica, por lo que los sabios se protegen contra él.

Puedes seguir a EL PAÍS TELEVISIÓN en Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Inicia sesión para continuar leyendo

Solo tienes una cuenta, puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS