diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Vicky Hernández: de marginada a heroína: la hondureña asesinada que sigue luchando por los derechos trans en América Latina | Internacional

Vicky Hernández: de marginada a heroína: la hondureña asesinada que sigue luchando por los derechos trans en América Latina |  Internacional
Ilustración de Vicky Hernández.
Ilustración de Vicky Hernández.CUAL

Los mejores amigos de Vicky Hernández se pueden dividir en dos grupos: los que murieron y los que están exiliados. En vida, esta mujer transgénero asesinada a los 26 años fue discriminada por su identidad, por ser prostituta y seropositiva. Tras ser ejecutada con un golpe en la cabeza durante el golpe de Estado de 2009 en Honduras, la joven que solía regresar a casa golpeada, víctima de ataques de odio y que luchó por trans y para criar a su familia, ha atraído a un ejército de diferentes mujeres que ahora luchan para que su muerte no quede impune.

Entre quienes están impulsando el ‘caso Vicky Hernández y otros contra Honduras’ ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos -que podría determinar por primera vez la responsabilidad de un Estado en la muerte de una persona trans- hay algunos compañeros que Le han sobrevivido, como Claudia Spellman, quien dirige el Colectivo Unity Color Rosa, donde Vicky se convirtió en activista. Spellman tuvo que exiliarse en Estados Unidos para evitar terminar como ella. También están su madre y hermana Tatiana, que siempre la han apoyado, y otros profesionales que, sin conocerla personalmente, se han sumado al litigio, como la abogada colombiana Angelita Baeyens, de la Fundación Jonh F. Kennedy de Derechos Humanos en Washington; la activista hondureña Indyra Mendoza, coordinadora de la Red Lesbica Cattrachas; o la experta argentina Marlene Wayar, también transgénero y que testificó como perito en el juicio.

Mas noticias

Todos jugaron un papel importante en un caso en el que el estado hondureño es juzgado por la muerte de Vicky, ocurrida durante el toque de queda y en un contexto de ataques y violencia contra la población trans, muchas veces a manos de la policía. . “El caso de Vicky es tan poderoso y convincente en la corte porque ella no fue la única mujer trans que fue asesinada en Honduras durante el golpe. Había dos ese día, otro al día siguiente y siete en otra semana. En total fueron 15 y todos fueron ejecutados extrajudicialmente con un golpe en la cabeza y sus casos quedan impunes ”, relata a EL PAÍS el caso Indyra Mendoza de Cattrachas, la organización no gubernamental que recolecta datos sobre la muerte de personas LGTBI en Honduras de Vicky a la Corte Interamericana.

El veredicto, que se entregará en breve, también podría ser un hito en la defensa de los derechos de la población LGTBI en toda la región. “Su muerte no quedará impune porque se reconocerán los derechos de las personas trans”, dice esperanzada Claudia Spellman de Nueva York, donde se exilió en 2013 debido a amenazas y luego de ser víctima de ataques poco después de lanzarse a la política en Honduras. “Estoy ansioso y con sentimientos encontrados. Y pensar que tenía que morir para que le prestaran atención a la comunidad trans. Honduras será un ejemplo. Algo positivo tiene que salir de este negativo ”, dice en una entrevista con Zoom.

La voz de esta mujer transgénero de 43 años jugó un papel importante en las audiencias virtuales del caso en noviembre pasado. Los jueces escucharon en su testimonio que, para mujeres como ella, la prostitución es casi la única salida en un país que las discrimina sistemáticamente. También dijo que sus peores atacantes «siempre han sido la policía». Spellman conoció a Vicky Hernández a principios de la década de 2000 en la ciudad de Guatemala. Recuerda a su muy joven, que había «soñado con una carrera académica», lo cual no pudo hacer porque era pobre y trans, dos condiciones que la obligaron a dejar la escuela en sexto grado. En ese momento, ambas se dedicaban a la prostitución y decidieron irse al país vecino para «ganar un poco más y porque era un poco más seguro», dice.

Aunque no se conocían antes, a veces se encontraban en un café de Central Park, donde las prostitutas solían comprar comida para llevar. “En una ocasión me encontré con Vicky y surgió esa empatía. Como éramos del mismo país, empezamos a hablar ”, recuerda. En 2007, cuando las dos mujeres habían regresado a San Pedro Sula, de donde son, se reencontraron en las instalaciones de la organización que había creado Spellman para ayudar a otras mujeres trans. “Vicky vino a pedir condones para hacer su trabajo y se interesó en organizarse. Como vivía cerca, se convirtió en una de las líderes más activas «, dice. La joven se convirtió en una figura pública que representó al Colectivo Pink Color Unity en los medios de comunicación, asistió a marchas e incluso como vocera de la sociedad civil y reuniones. del gobierno.

Pero ese papel activo en defensa de su comunidad no protegió a Vicky de la violencia transfóbica. «Siempre me decía que era muy difícil trabajar en la calle porque había discriminación», contó por teléfono su hermana Tatiana Rapalo de San Pedro Sula. «Siempre fue golpeada o agredida y sufrió mucho». Pese a los ataques, la joven siguió trabajando porque era la cabeza de familia: mantenía a su madre, a su hermana menor y a una sobrina, la hija de otro hermano que había sido asesinado y que tenía 2 años y medio cuando Vicky. fue asesinado. .

«La historia de Vicky no comienza con su muerte», dice la abogada Angelita Baeyens de la fundación JFK. “Ya había sufrido muchos abusos durante su vida, entre otras cosas, por parte de la propia policía. Y también había sido víctima de saber que no podía acudir a la protección de las autoridades cuando había sido agredido por particulares. Por ejemplo, unos meses antes de su muerte, ya había sufrido un ataque por parte de un guardia de seguridad privado ”. Esa vez, como recuerdan su hermana y sus amigos, el guardia lo golpeó en la cabeza con un machete y, a pesar de presentar una denuncia, no se tomó ninguna medida.

Evidencia recopilada por la comunidad trans, clave del caso

El 29 de junio de 2009 se encontró el cuerpo sin vida de Vicky Hernández en una calle de San Pedro Sula con una herida de bala en la cabeza. Las dos últimas personas que la vieron con vida, Michelle Torres y Fergie Alicia, otras dos mujeres transgénero, dijeron que la perdieron de vista cuando salieron de la casa de una amiga y llegó una patrulla policial y comenzó a perseguirlas. Todos corrían en una dirección. La separación era una estrategia que tenían en su grupo para tratar de evitar ataques sistemáticos por parte de las fuerzas de seguridad, como explicó Claudia Spellman en el juicio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Vicky Hernández en una foto de su archivo familiar.
Vicky Hernández en una foto de su archivo familiar.Cortesía de la familia Vicky Hernández

Los dos testigos presenciales no pudieron declarar en ese tribunal porque fueron asesinados poco después. Pero el papel de la comunidad transgénero de San Pedro Sula fue fundamental en la recopilación de pruebas en el caso. Una de esas mujeres, Lisa Camacho, fue la encargada de preparar el cuerpo de Vicky para el velorio, que realizaron en la sede de la organización. La mujer, quien posteriormente también tuvo que exiliarse en Estados Unidos, se dio cuenta de que el cuerpo no tenía cicatriz indicando que las autoridades le habían realizado una autopsia, lo que en las audiencias del caso Spellman atribuyó a discriminación por ser trans y VIH positiva. .

La defensa de Vicky alega que las pruebas que aparecieron junto a su cuerpo, una bala y un condón usado, no han sido investigadas y que la forma en que fue asesinada, con un golpe en la cabeza, coincide con la forma en que están las mujeres. mujeres asesinadas en el golpe, un esquema que Angelita Baeyens interpreta «casi como una limpieza social». También dice que, doce años después de su muerte, el estado no hizo casi nada para investigar el asesinato.

A su vez ante el tribunal, representantes del Ministerio Público de Honduras manifestaron que no existía evidencia de que la muerte de Vicky hubiera ocurrido a manos de las fuerzas del orden y alegaron que se ha avanzado en el país en la protección de personas vulnerables y que se han realizado funcionarios públicos. capacitados para tratar de concienciar sobre la diversidad de género. Sin embargo, Indyra Mendoza, de Cattachas, dice que en la práctica el rechazo de la comunidad LGTBI sigue matando en Honduras. «Aunque la homosexualidad no está criminalizada, todas las demás leyes que nos discriminan significan que no tenemos derechos», se queja. Y cita el caso de una lesbiana puertorriqueña que, luego de enfermarse, murió en territorio hondureño porque su esposa no fue reconocida para autorizarla a salir del país en un helicóptero médico que le proporcionaron. “Tomó otros dos días y murió. La mataron «, dice.

Por eso, para las mujeres que defienden a Vicky en los tribunales, este caso es tan importante. «Esperamos que el veredicto sea favorable», dice el abogado Baeyens. «Pero la pregunta para mí es hasta dónde llegará la corte en términos de reparaciones y medidas de no repetición». Por su parte, su familia espera una sentencia ejemplar para que otras mujeres transgénero no tengan que sufrir como ella. “La verdad es que la vida de Vicky no será revivida, porque lo que más queremos es estar con ella”, dice su hermana Tatiana. «Pero quiero que tengan derechos y los respeten».

Para la familia, esperar la sentencia también es una carrera contra el tiempo porque la madre de Vicky, de 65 años, tiene cáncer. «Dice que quieren justicia antes de irse», dice Tatiana. También hay una sensación en el equipo de defensa de Vicky de que la llegada del caso a la Corte Interamericana ya es una victoria póstuma después de su asesinato. “Era abogado, activista. Entonces, sabiendo que incluso después de su muerte se llevó adelante la bandera de su activismo, me gustaría creer que se sentiría muy orgullosa y feliz «, dice Angelita Baeyens.» Es una gran responsabilidad con la familia, con la organización en la que ella Ha trabajado y con sus amigos y compañeros, aunque quedan muy pocos con vida. Creo que estaría satisfecho, feliz de que la lucha siga ”.

Regístrese aquí en Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región