diciembre 7, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Víctimas de abusos responden a la Conferencia Episcopal: «No podemos permitir mentiras y engaños» | Sociedad

Víctimas de abusos responden a la Conferencia Episcopal: "No podemos permitir mentiras y engaños" |  Sociedad
Una víctima de abuso posa en el interior de la iglesia de la Abadía de Montserrat, en la provincia de Barcelona.
Una víctima de abuso posa en el interior de la iglesia de la Abadía de Montserrat, en la provincia de Barcelona.SUSANA VERA

«Dolor y venganza» por las víctimas de delitos de pedofilia en el ámbito eclesiástico. Así definió la Asociación Nacional de Menores Robados (ANIR) este viernes las declaraciones difundidas este jueves por el portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, según las cuales la Iglesia española no realizará una investigación «proactiva». en casos de abuso del pasado. «Ciertamente no estaremos haciendo un programa de investigación general de manera proactiva», reiteró el jueves. ANIR, a través de un comunicado de prensa, muestra su decepción. «No podemos permitir que la integridad de las víctimas sea engañada, engañada e indignada», dijeron en la carta. Además de pedir una investigación general sobre los abusos, la entidad lleva luchando desde 2019 para que la Iglesia atienda a las víctimas y a sus familiares, les pida disculpas y les indemnice. La Conferencia Episcopal sigue resistiendo.

La Iglesia española, junto con la italiana, sigue siendo una excepción en los países católicos occidentales, que, como Francia y Alemania, están realizando investigaciones. El portavoz de los obispos se limitó a responder que su trabajo se limitará a servir a «todo aquel» que se acerque a las oficinas de atención a las víctimas, creadas en cada una de las 70 diócesis, o las asociaciones que colaboran con ellas. ANIR anunció que estaba sorprendida y asombrada por esta «complacencia» de Argüello. El funcionamiento de estas oficinas es «muy ineficaz y falto de rigor», según la asociación. Por ello, y como llevan algún tiempo recibiendo «todo tipo de denuncias» de las víctimas, exigieron un cambio radical de rumbo.

Argüello insistió en que «las denuncias han sido mínimas» en el último año desde que estas oficinas, abiertas por orden del Papa, comenzaron su labor. «Monseñor, tras sus palabras se puede sentir la larga sombra de Rouco Varela y sus filas de obispos negacionistas», respondió ANIR, instando al vocero a «alejarse de esa línea argumental que ofende a los niños y niñas, ahora adultos, que han sufrido uno de los delitos más sangrientos que existen ”. El número de casos de pedofilia en la Iglesia católica española asciende a 358, con al menos 908 víctimas, según las cuentas de EL PAÍS, a falta de datos oficiales o de los obispos. veces más que las conocidas hace apenas tres años, cuando este diario comenzó a investigar. «Son atentados contra los derechos humanos, que se han encubierto y de los que, en algunos casos, han sido y siguen siendo cómplices», denunció. Anir.

El portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, en la rueda de prensa de este jueves en Madrid tras la reunión de la Comisión Permanente de Obispos.
El portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, en la rueda de prensa de este jueves en Madrid tras la reunión de la Comisión Permanente de Obispos.JJ Guillén / EFE

El portavoz de los obispos españoles también tuvo que afrontar públicamente el último caso de abuso que salió a la luz en la Iglesia, el del célebre sacerdote Cesáreo Gabaráin, acusado de al menos 17 víctimas en las décadas de 1960 y 1970, según publica IL PAESE. Gabaráin fue capellán del Colegio Marista de Chamberí de Madrid y compositor de las canciones más famosas cantadas durante la misa, como Pescador de hombres o Juntos como hermanos. Su caso es especialmente grave: fue denunciado por varias familias en el centro y expulsado en 1978, pero simplemente fue trasladado a otro colegio y parroquia de Madrid. Pero Argüello dijo que la Iglesia no abrirá «de manera proactiva» una investigación sobre el caso. Sobre la posibilidad de prohibir la reproducción de su obra musical por respeto a las víctimas, afirmó que es algo «exagerado» y afirmó que sería una frase «típica medieval» en la que se colgaban «sambenitos» y quedaban «contaminados». ”Todo el pasado y lo que se podría hacer en el futuro.

“Esto, que te parece un juego de trileros, no es un juego. Son vidas humanas y tragedias que no se borran y persisten en el tiempo, ataques a los derechos de la niñez, un tema de salud pública, que en muchos casos también ha terminado en tragedia ”, concluye la carta de ANIR.