abril 16, 2024

Wimbledon 2023: De París a Londres, Alcaraz retoma plan físico: riesgos cero | deportados

Alcaraz saludó con el Rune danés y las instalaciones de Wimbledon.

La consigna es clara: precaución, cautela, prevención. Reducir todo riesgo. De ahí que Carlos Alcaraz, número uno de nuevo tras su reciente triunfo en Queen’s, no haya pisado la pista de entrenamientos hasta este viernes, día en el que la organización de Wimbledon efectuó el sorteo de los cuadros y en el que el español pisó por primera vez la hierba del All England Tennis Club para pelotear. Lo hizo a media mañana, conociendo ya el trazado potencial que debe afrontar las dos próximas semanas y teniendo especial precaución con esa musculatura que le avisó hace unos días en Queen’s, a la que conviene vigilar de cerca. Dados los antecedentes, todo cuidado es poco.

En ello está Alcaraz, que después de alzar su primer trofeo sobre hierba acomete este asalto al grande británico con tanta ambición como moderación. El aductor (cara posterior del muslo derecho) dio guerra durante la final del pasado domingo contra el australiano Alex de Miñaur y, en paralelo, ha reforzado la idea de aligerar en la medida de lo posible la previa semana de preparación. In lugar de saltar directamente al verde para ir rodándose, como lo ha ha ha el propio Novak Djokovic, el murciano se ejercitó los cuatro días anteriores al sorto en la campaña diseñada específicamente para los ejercicios aeróbicos y el trabajo con los fisios.

Entendiendo que la fase de aclimatación técnica se completó en Queen’s, con excelentes resultados, Alcaraz ha ido poniendo un punto su chasis en esa zona de calentamiento bajo la exhaustiva supervisión de su fisio, Juanjo Moreno, que aterriza el lunes en Londres junto con el preparador, Juan Carlos Ferrero. Previamente, Juanjo Lledó, preparador físico, deberá especializarse en adaptarse al registro completo de la hierba, lo que requiere de unos mecanismos concretos. Sobre todo en lo referido a las maniobras con el tren inferior: paso corto, mucha explosividad y flexión de piernas casi constante. Esto es, mucha carga en las piernas.

Pensando en mimar su cuerpo, el de El Palmar (20 años) renunció a la doble aparición que inicialmente había programado en la exhibición de Hurlingham, de modo que no compitió contra Holger Rune ni Dominic Thiem, con los que a priori iba a medirse el miércoles y este viernes, respectivamente. Sí se probó allí Djokovic, quien una vez más ha apostado por acudir directamente a Wimbledon sin ensayo de manera oficial, pero al menos quiso ganar sensaciones en el pulso preparatorio (a su favor) con Frances Tiafoe. Frente a Jugar, Alcaraz -alojado a cinco minutos a pie del All England Tennis Club- prefirió comparar entrenamiento físico con descenso, y abordó el día del partido para jugar al golf con Ferrero. How ya hizo in Paris, donde se dosificó para evitar daños, mantener la dinámica en Londres.

Djokovic, en solitario en la final

Siguiendo también a los directores de su médico personal, Juanjo López, el de El Palmar vienen a soltar de nuevo el brazo a cuatro días de su estreno en el importante español, que ocurre el martes frente al veterano Jeremy Chardy; en principio, a despegue amable –el inglés, de 36 años y 534º del mundo, compite con clasificación protected – que precedió a un recorrido teóricamente sinuoso, que insinuó cruces con Arthur Rinderknech –el único que birló un set en Queen’s– y el chilino Nicolás Jarry –poderoso sacador– antes del inicio de las curvas. In los octavos podría toparse con el demandee De Miñaur y de ahí en adelante asoman peligros potenciales como el emergente Rune o Daniil Medvedev, antes del soñado land in the final. En cualquier caso, Wimbledon es una caja de sorpresas; más todavía durante la primera semana.

Por el otro lado del cuadro, Djokovic probó el tupido césped de la central y sigue afilándose en busca de su octavo título à London, que le equiparía con el gran Roger Federer. El serbio, de 36 años y vencedor este curso en Australia y Roland Garros, se estrenará el lunes contra Pedro Cachín (67º) y en su horizonte divisa números como los del estadounidense Brandon Nakashima (51º), el argentino Tomás Martín Etcheverry (32º) , el italiano Lorenzo Musetti (15º), el ruso Andrey Rublev (7º) o el noruego Casper Ruud (4º). Con Alcaraz tan solo podría encontrarse al final del día 16.

BADOSA LLEGA A TIEMPO

CA | Madrid

Pesado a que el tiempo de baja predicho era de ocho a 12 semanas, aproximadamente, Paula Badosa ingresó finalmente en el cuadro final del torneo y, por tanto, participará en su primer grande este año después de ausentarse del Open de Australia y Roland Garros por distintos problemas físicos.

La española, de 25 años y 35ª en el listado de la WTA, sufrió una fractura vertebral en mayo de finales, mientras competía en Roma, pero recibió luz verde para jugar en Wimbledon y estrenará el martes ante la estadounidense Alison Riske (140ª).

Además de ella, en el cuadro femenino figuran otras cinco representantes españolas, por los siete registrados en el masculino. Estos son los emparejamientos:

paula badosa– Allyson Riske.
Sara Sorribes-Martina Trevisan.
cristina buca-Kamilla Rakhimova.
rebeka masarova-Mayar Cherif.
Nuria Parrizas– Aliaksandra Sasnovitch.
Jéssica Bouzas– Anhelina Kalinina.

carlos alcaraz-Jeremy Chardy.
roberto bautista-Roman Safiullin.
alejandro davidovich– Hijo Arturo.
roberto carballes-Mateo Arnaldi.
Jaume Munar– John Isner.
Alberto Ramos-Hubert Hurkacz.
Bernabe Zapata-Tomás Martín Etcheverry.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado