abril 16, 2024

buenas intenciones y un camino de paz y confianza

Anoche -y lo adelantó desde la mañana- Milei fue al Congreso para reescribir las tablas de la ley. En casa lo dije solo para oyentes o para el traductor de Google, en hebreo, con un fragmento del éxodo Cuando Dios le dice a Moisés quién debe escribir nuevas tablas de la ley.

Por la noche comprobamos que esta segunda edición de sus mandatos llamará Pacto de Mayo. En su discurso, el presidente explicó la seguridad de un atacante suicida: propuso medidas necesarias, ideales, inalcanzables, soñadas.

Su comida por la herencia recibida fue importante pero bastante anónimo. Cuando resulta que no, finalmente nombro el “Jinetes del fracaso”: Massa, Moyano, Grabois y Máximo Kirchner. Luego a Cristina, “una de las gobernantes de la historia”. Antes, pero vinculado en el presente, fue nombrado por Baradel y anónimo por el exgobernador jujeño Gerardo Morales por haber insistido en criticarlo en Twitter. “Escuchen el silencio de los que dicen republicanos”, dicho, y la repetición.

Esto obligará a los políticos a reducir sus negocios, eliminar la financiación pública de los partidos, modificar el sistema de elecciones en las elecciones e instruir a la ANAC a impedir que los políticos viajen en aviones privados.

Encantador, ¿pero cómo lograrlo?

La diferencia entre lo esperado y lo no agresivo; Todo lo que los emprendedores e inversores quieren escuchar: un nivel menor de conflicto político y la investigación de hechos para las reformas. “Claramente preferimos el tono del dinero cuando discutimos las reformas del país en las muchas coincidencias y sin la confrontación de mi pasado. Este llamado regresó esa senta, dijo uno Clarín un banco con profundo conocimiento del mercado.

En el ámbito de las finanzas, un operador comentó a este diario: «El mercado va al festival, también porque no hay anuncios económicos concretos». En el país donde está ubicado el Congreso, la recesión está por llegar y la inflación no ha terminado. Javier Milei depende de estas cifras, que en tu discurso no pidio «sudor sangre y lagrimas” sino “ritmo y confianza”. No hay nada distinto