enero 18, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Cataluña abre un cisma entre la Iglesia y el PP | España

Cataluña abre un cisma entre la Iglesia y el PP |  España
El líder del PP, Pablo Casado, se reúne con el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, en diciembre de 2020. Foto: TAREK (PP) 12/10/2020
El líder del PP, Pablo Casado, se reúne con el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, en diciembre de 2020. Foto: TAREK (PP) 12/10/2020

«No hemos podido explicarnos», se queja uno de los obispos más mediáticos de la Conferencia Episcopal Española (Ce). «Explica», pregunta EL PAÍS. Él acepta hacerlo, pero sin que aparezca su nombre. Luego insiste en lo que también dijo el portavoz episcopal, Luis Argüello: los obisos han respaldado el indulto de los separatistas catalanes presos por no dejar a sus «hermanos catalanes» en una mala situación. ¿Sólo para qué? «Todo es más complejo», responde, y así resume las consecuencias de la Iglesia que respalda la medida de la gracia: «Todo arde». La reflexión de este prelado no es una exageración, y la posición de los obispos ha provocado un enfrentamiento insólito entre la derecha y la Conferencia Episcopal, que llevó al líder del PP, Pablo Casado, a disparar abiertamente: «Soy católico». y no me siento representado por los obispos que creen que la gracia se puede aceptar. Les diría que al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios ”.

Ese enfrentamiento, a priori extravagante, del líder del PP con la Iglesia, se defiende en su dirección, donde ha irritado la decisión de los obispos. El expresidente José María Aznar fue el más contundente al expresar el malestar que atraviesa sectores de la derecha con la Iglesia, lo que dio un empujón al gobierno de Pedro Sánchez en una cuestión decisiva y tremendamente delicada: “Son días para apuntar y no olvidar, Aznar les advirtió el 25 de junio.

El equipo de Casado defiende que la posición del líder del PP frente a la jerarquía eclesiástica no le perjudica en su electorado, porque está mayoritariamente en contra de las gracias. “Solo leyendo lo que dijeron ABC o COPE, nadie entiende lo que han hecho los obispos. El sector católico incluye la posición de Casado. No se queda entre sus cimientos, sino todo lo contrario ”, argumenta un dirigente.

Fuera de la dirección del PP, algunos ex dirigentes populares señalan que este enfrentamiento no le conviene a Casado. “Me parece superfluo que el PP busque opositores en este sector, como en la CEOE. A veces, manejar mal los desacuerdos es peor que los propios desacuerdos. El PP no obtiene nada del enfrentamiento con la Iglesia católica ”, estima José Luis Ayllón, exjefe de gabinete de Mariano Rajoy.

La historia de este enfrentamiento deja varias interrogantes. Una es la razón por la que la Conferencia Episcopal terminó apoyando un tema tan controvertido. Y el otro, porque Casado se tiró a la piscina de un conflicto abierto con la Iglesia.

En la actual dirección del PP interpretan que su interés por tener una buena relación con el gobierno de Sánchez pesaba entre las motivaciones de la Conferencia Episcopal para evitar que tomara decisiones contrarias. Y se centran en las discrepancias internas que la cuestión catalana ha provocado en la Iglesia. Pablo Hispán, exjefe de gabinete del líder del PP, que continúa como asesor de su equipo y es un experto en asuntos religiosos, destaca que el apoyo a las gracias «ha provocado una enorme división dentro de la Conferencia Episcopal». «Llama la atención que el cardenal de Barcelona [Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal] comparecer ante la Corte Suprema ”, subraya. «La inmensa mayoría de los españoles se opone a la gracia y lo mismo ocurre con la inmensa mayoría de los católicos españoles».

Desde que la Comisión Episcopal Permanente aprobó, los días 22 y 23 de junio, las gracias por boca de su portavoz, es decir, sin nota oficial escrita, el episcopado se ha sentido oprimido por muchos de sus fieles; incomprendido por muchos de sus principales comunicadores, incluido Carlos Herrera, principal estandarte de la COPE, y maltratado por altísimos representantes del PP.

Además, hay decenas de miles de clérigos y activistas en primera fila en iglesias católicas, parroquias y centros sociales. En la cúspide de la Iglesia temen que el enojo y la posible pérdida de prestigio afecten a los ingresos que los obispos reciben del Estado por el IRPF, 300 millones de euros este año sin que los fieles se echen nada del bolsillo. «¿Los obispos escuchan a los abandonados, a los otros catalanes, a los demás fieles?» Se queja el ex diputado del PP del Barcelona, ​​Jorge Trías Sagnier. “La Iglesia ahora se ocupa de los desposeídos, o de los católicos marginales que están proscritos, como los separatistas catalanes o vascos. ¿Y a quién le importan los millones de católicos que no son pobres indigentes ni respetan la Constitución? «

La realidad es que la Iglesia se ha dividido por este tema. Aunque a menudo se dice que no hay nada más parecido a un obispo que a otro obispo. Pero esa idea se ha disparado en las últimas semanas. El detonante fue el perdón, pero los desacuerdos son tan profundos que llegan incluso a la figura del Papa Francisco. La paz interior en la Conferencia Episcopal parece inalcanzable.

La tesis oficial fue reiterada por el cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, opuesto a los separatistas por razones casi doctrinales: «La unidad de la nación española es un bien moral que hay que proteger». En la Comisión Permanente de la CEE esta doctrina es mayoritaria, con el apoyo de los arzobispos Jesús Sanz Montes (Oviedo), Francisco Cerro Chaves (primado de España como prelado de Toledo), Mario Iceta Gavicagogeascoa (Burgos) y José Ángel Saiz Meneses ( Sevilla), además del secretario general y portavoz de todo el episcopado, Luis Argüello García, obispo auxiliar de Valladolid.

Este pequeño grupo, el más joven de los sentados en el Permanente (los cuatro cardenales en activo ya han cumplido los 75 años), es partidario de emitir una nota oficial justificando el sí o no a la gracia, en línea con lo dicho por la CEE a lo largo de los años. Han sido ignorados y ahora están llenos de razón. Surgió la paradoja de que uno de ellos, quizás el más dialéctico contra el perdón, el portavoz Argüello, fue el que salió a explicar en la rueda de prensa los motivos de un sí que parecía un no, o un no que parecía un sí. «Quieres un titular que diga sí o no», respondió a un periodista que lo instó a ser específico. «No te fuerces, Don Luis, no te fuerces», decía esa misma tarde uno de los columnistas más representativos del diario católico Religión Confidencial, José Francisco Serrano Oceja, catedrático de la Universidad San Pablo CEU.

Al ser consultado sobre las tensiones internas y externas que debe afrontar la dirección episcopal, Serrano Oceja subraya que la cuestión del perdón fue abordada por la Permanente, muy limitada, y no en la Asamblea General del episcopado. “No sabemos cómo se siente la mayoría de los obispos, incluso si lo sospechamos. El cardenal Omella pone las cuestiones sociales en primer plano y trata de evitar cuestiones que puedan sugerir que la Iglesia es solo un actor político más. El problema es que muchos fieles no entienden este proceso, por la falta de matices ”.

El grupo a favor de la gracia tampoco se esforzó por matizar. Lo hicieron, dicen, por «comunión con sus hermanos en Cataluña», pero, en realidad, utilizan las mismas palabras que el gobierno (paz social, diálogo, perdón), con el añadido de «no tener actitudes fijas», dijo desde la institución más sedentaria de Europa. La voz principal de este grupo en el Permanente, el cardenal Omella ausente porque dijo que tenía que ir a Roma, estaba encabezada por el arzobispo Joan-Enric Vives i Sicília, diocesano de Urgel, independentista y copríncipe (copresidente con Francia). del Principado de Andorra. Ausente Omella, Vives arrastró a su lado nada menos que a los cardenales Ricardo Blázquez (arzobispo de Valladolid y expresidente de la CEE) y Carlos Osoro (Madrid), así como al arzobispo de Tarragona y presidente de la nunca concedida por Roma Conferencia Episcopal de Tarragona. , Joan Planellas Barnosell. El otro cardenal activo, Cañizares, no participó.

Algunas fuentes del PP teorizan que Casado tomó conciencia de esa división en la Iglesia, pero en su equipo señalan que lo que sabía Casado «es que la gran mayoría de los españoles están en contra de la gracia». Este es el principal motivo de su cargo, aunque otros dirigentes del PP ven más derivaciones. «Casado defendió la autonomía del partido frente a la Iglesia en un tema como la unidad de España, que no afecta la moral ni las buenas costumbres», dijo el exministro José Manuel García-Margallo. «En mi opinión, la medida puede que no haya ido mal», dice otro ex ministro del Pueblo. “Un PP capaz de no ser sometido a sacerdotes aparece como un partido más moderno”, se defiende. Pero este ex alto funcionario también destaca los riesgos: “Hay que hacer amigos en la oposición, es manual. Aquí parece que, como ocurre con la CEOE, Casado no ha hecho amigos ”.

Desacuerdos históricos. Históricos

Los dos dirigentes con mayor peso en el catolicismo español contemporáneo, los cardenales Vicente Enrique y Tarancón y Antonio María Rouco Varela, coincidieron en que la derecha política no los apreciaba tanto como pensaba que merecían. «Los obispos vivimos mejor con gobiernos de izquierda», dijo Tarancón, presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) entre 1971 y 1981. «No veo mucha gente rica en las iglesias», lamentó Rouco, un líder episcopal entre 1999 y 2005. y nuevamente de 2008 a 2014.

En Tarancón, la derecha aferrada a la figura del dictador Francisco Franco popularizó la consigna «Tarancón al paredón» en los años setenta. Durante uno de los mandatos de Rouco, el presidente José María Aznar, del PP, llamó a los obispos inmorales y perversos por oponerse en 2002, mediante una instrucción pastoral, a la proscripción de Batasuna, el brazo político de ETA. El PP consideró que los obispos no tenían derecho a opinar oficialmente sobre esta prohibición. Ahora, una vez más le irrita que la Conferencia Episcopal se haya posicionado a favor de las gracias en línea -casi con las mismas palabras- del gobierno que encabeza el socialista Pedro Sánchez.

Los desacuerdos de la jerarquía católica con la derecha católica también vienen de lejos, casi siempre por la cuestión nacional. En los últimos años de la dictadura, Franco tuvo que frenar la ira de sus ministros más religiosos. Uno de ellos, Julio Rodríguez, de Educación, negó haber saludado al cardenal Tarancón al estrechar la mano de todo el Ejecutivo al finalizar el funeral del presidente Luis Carrero Blanco, víctima del terror de ETA.

El gesto dio la vuelta al mundo, pero fue uno más que una escalada que culminó con la apertura de una cárcel sólo para sacerdotes en Zamora; la decisión de enviar al exilio al obispo de Bilbao, Antonio Añoveros (le esperaba un avión en el aeropuerto de Sondica y si no se cumplía la orden de salida era porque Tarancón acudió a Franco con el expediente de excomunión en el bolsillo: entonces , el dictador, llorando, llamó al presidente Arias y le ordenó que se detuviera). También se escuchó la propuesta de Arias de castigar a los prelados revocando algunos de sus muchos privilegios económicos. Se dice que en tales conflictos, si llegaban al Consejo de Ministros, Franco siempre decía lo mismo: «No comas carne cura, esa carne cura indigesta».

Los catalanes, los que menos marcan X

Los obispos tienen un problema en Cataluña si la fidelidad a la religión se mide en dinero. Así lo pensaron cuando acordaron con el gobierno de Felipe González el falso impuesto religioso, provisional mientras los prelados encontraban una fórmula para su sustento. Nunca lo encontraron, si lo buscaron. Se trataba de marcar con una X las formas de ingresos a favor de la Iglesia. Por tanto, la Conferencia Episcopal ha planteado la hipótesis de que, si el 95% de los españoles se definen católicos, un gran porcentaje marcaría esa X. Se ha descubierto que ni la mitad. El año pasado fue del 35%, y que la CEE gasta cuatro millones anuales en una campaña con el lema «No se paga más, no se obtiene menos». Peor aún. La avaricia del católico español, sin tener que sacar nada de su bolsillo, recorre los barrios. En Castilla-La Mancha el 45% de los inscritos marcan la X Católica; 38% en Madrid, 39,2% en Andalucía. En Cataluña no llega al 17% (16,9% el último ejercicio).