diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Champions League: Koeman se vuela en Lisboa | Deportes

Champions League: Koeman se vuela en Lisboa |  Deportes
Darwin Núñez vence a Ter Stegen pero su disparo acaba en el poste.
Darwin Núñez vence a Ter Stegen pero su disparo acaba en el poste.Armando Franca / AP

Avergonzado y mutilado, por no decir autolesionado, el Barça ensancha a cualquier rival, pequeño o mediano, incluso serio al Benfica. Los portugueses pudieron empezar dominando las áreas y corrigiéndose posicionalmente en el intermedio ante la incapacidad de Koeman para batir a un rival negado y condenado por sus concesiones, en el banquillo y también en el campo, superado en todos los partidos de la Champions. Liga.

El torneo se ha convertido en una tortura para el Barça. No importa lo contrario o el escenario porque la afición azulgrana gana en casa y fuera, víctima de errores individuales y falta de plan de fútbol, ​​redujo una noche más en el estadio da Luz, escenario de ese 2-8 que no pasó. se borra de la memoria del Barça.

El choque fue tan terrible que al técnico le costará seguir en el banquillo, errático en la elección del sistema, los jugadores, las posiciones y los cambios, siempre superado por Jorge Jesús. El efecto Koeman acabó con el impacto de Ansu Fati y los culés están al borde de la eliminación tras encajar seis goles en dos partidos de la Copa de Europa. Los goleadores enrojecidos se suceden sin descanso en la cuenta del Barcelona.

Quizás porque volvía al banquillo tras su descalificación en La Liga, Koeman también volvió sobre sus pasos, como si no se hubiera jugado el partido contra el Levante, testarudo con una ideología que contrasta con el idealismo que impulsa Laporta. No hay un día después para un técnico que insistió con un plan de juego y unos jugadores que evocaron la victoria ante el Bayern: el único cambio fue el de Dest por Alba. También repitió el resultado: 3-0. Los jóvenes que animaron el Camp Nou el domingo, el cerebral Nico y el indisciplinado Gavi y el trabajador Mingueza dejaron la formación para formar los ya conocidos y reconocidos Sergi Roberto, Frenkie de Jong y Pedri.

Al técnico le encanta la flexibilidad del 3-5-2 porque le permite proteger a su equipo a cambio de exponerse en fechas arriesgadas como la de Lisboa. Koeman ya no sorprende a sus rivales si escuchas la respuesta de Jorge Jesús. El portugués dio un paso adelante con el regateador Rafa Silva y un segundo delantero -Yaremchuk se unió a Darwin Núñez- después de que el holandés remontara con tres centrales: Araujo, Piqué y Eric. Al no juntar más defensas se defiende mejor cuando no hay solidez ni consistencia y las transiciones de los delanteros del Benfica han sancionado las pérdidas de balón del Barcelona.

Pedri falla a los dos minutos y Darwin Núñez noqueó a Sergi Roberto en una carrera espacial, rompió a Eric con un corte fuerte, se movió a la derecha como el jugador del Barcelona y remató el poste derecho de Ter Stegen. La efectividad del Benfica contrasta con el gol errado de Luuk de Jong. Los catalanes presionan y atacan mejor, liderados muy bien por un expansivo Frenkie de Jong, y por otro lado luchan por contener el contraataque portugués y el juego de Rafa Silva entre líneas. El Benfica, en cambio, defendió tan mal como el Barça. La diferencia es que Memphis y De Jong no tomaron la delantera contra Vlachodimos.

El ritmo del partido y la exigencia de los goles individuales culés, central contra delantero, superaron a Piqué. Ya amonestado, el zaguero jugó la expulsión en un partido duro que el árbitro ignoró y Koeman lo cambió por Gavi. Los jugadores del Barcelona estaban ganando audacia y perdiendo influencia en el juego porque Frenkie de Jong se había unido a Araujo y Eric detrás. El cambio detiene al Barça. El equipo perdió el filo del pase y la dinámica, retrocedió demasiado y permitió que el Benfica se estabilizara en su campo para la suerte de Vlachodimos.

La mano de Jorge Jesus

Jorge Jesús también corrigió los movimientos de sus jugadores en el vestuario y el Benfica se comió al Barça sin que Koeman lo supiera. Ter Stegen también se desquició en una salida anticipada que terminó con un disparo al poste de Darwin. Los culés se han partido por la mitad, la línea media desbordándose, y se han quedado fuera de juego, sin llegada ni condena, consignados a un martirio del que Ansu ni siquiera escapa.

La salida del delantero coincidió con el gol de Rafa Silva. Sin embargo, habría un tercer penalti de Darwin Núñez a manos de Dest y la expulsión de Eric para agravar el dolor del Barça que no disparó ni una sola vez entre los tres postes del Benfica. Koeman hacía tiempo que se había rendido a su suerte, consumido por el juego, abrumado por las circunstancias, empequeñecido por el marcador y abandonado por su equipo tras servir a un club en quiebra como el Barça.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook Y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.