diciembre 4, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Colombia culpa de los monumentos a los conquistadores españoles | Internacional

Colombia culpa de los monumentos a los conquistadores españoles |  Internacional
Los indígenas colombianos celebraron un funeral simbólico por la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada, demolida en Bogotá.  Cortesía de CAMILO ARA / IDPC
Los indígenas colombianos celebraron un funeral simbólico por la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada, demolida en Bogotá. Cortesía de CAMILO ARA / IDPC

El monumento a los Héroes sin Simón Bolívar montado en su caballo; viale El Dorado en Bogotá sin Cristóbal Colón de principios del siglo pasado, ni Isabel La Católica a su lado; Avenida Jiménez, en el centro de la capital, rebautizada como Avenida Misak. Las protestas en Colombia han dejado un efecto inesperado: una serie de pedestales desnudos y un paisaje urbano que busca resignificarse.

Tras repetidos intentos de manifestantes y comunidades indígenas de demoler – y en algunos casos obtener – estatuas de conquistadores españoles, entre otras figuras, el gobierno de Iván Duque ha retirado algunas de ellas y ha anunciado que examinará algunos monumentos instalados en el país por la 1920. “Nuestra prioridad es proteger el patrimonio. Ante posibles daños, hemos decidido trasladarlos temporalmente a la estación (de tren) de La Sabana «, dijo la ministra de Cultura Angélica Mayolo. Nada más asumir el cargo, Mayolo revoca la posición del gobierno sobre los monumentos. Los dos ministros anteriores habían definió la demolición de estatuas como vandalismo. «El país debe respetar las diferentes visiones y que las comunidades que hoy se sienten discriminadas con los símbolos del patrimonio nacional puedan ser escuchadas, pero sin tolerar la violencia y la destrucción», dijo el ministro al anunciar la La decisión del Consejo Nacional del Patrimonio de revisar los monumentos, sin embargo, aún no está claro quién participará en el diálogo o qué estatuas serán revisadas.

Durante los primeros días de las protestas en Colombia, que comenzaron el 28 de abril, las comunidades indígenas derribaron por segunda vez en Cali la estatua del conquistador español Sebastián de Belalcázar. “Derribamos a Sebastián de Belalcázar en memoria de nuestro líder Petecuy, quien luchó contra la corona española, para que hoy sus nietos y nietos sigan luchando por cambiar este sistema criminal de gobierno que no respeta los derechos de la madre tierra”, dijo. el movimiento de las Autoridades Indígenas del Suroeste.

Luego le tocó el turno del conquistador también a Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Bogotá. La imagen de su rostro contra el suelo y las banderas guambianas de los pueblos indígenas del Cauca, colocadas en el pedestal, anunciaban lo que sucedería con los monumentos. Por la tarde se instaló en el pedestal una imagen de Dilan Cruz, una joven manifestante asesinada por la policía en 2019, pero por la noche un grupo de personas la abatió. La Avenida Jiménez, una de las principales avenidas del centro de la ciudad, ahora se conoce -al menos informalmente- como Avenida Misak, en homenaje a los indígenas que derribaron la estatua. Ante el derribo y, anticipándose a lo que sucedería con otras esculturas de este tipo, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural de Bogotá celebró nueve mesas de diálogo sobre los monumentos y su representación a las que asistieron unas 170 personas. Una de sus conclusiones es que existe consenso “incluso entre quienes tienen una perspectiva tradicional de que es necesario ampliar la narrativa del patrimonio” y que “no hay debates cerrados o que solo son expertos”. “Lo que vimos en la protesta es que hay una interpelación del espacio público”, dice Patrick Morales, director del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural de Bogotá (Idpc).

Más información

Los indígenas de la comunidad Misak son los que lideraron la caída de las estatuas como forma de protesta. El 10 de junio se reunieron en torno a Cristóbal Colón y la reina Isabel La Católica. Intentaron derribarlos, pero un escuadrón antidisturbios rápidamente rodeó los monumentos y atacó a los manifestantes. Diez personas resultaron heridas. Aunque no lograron su objetivo, los indígenas permanecieron bailando y cantando alrededor del monumento. A la mañana siguiente, el gobierno tomó una decisión sorprendente: quitaron las estatuas. La imagen de ambos subiendo a una grúa en dirección al centro de Bogotá y luego la de dos misak parados en el pedestal ondeando sus banderas fue leída por algunos como la victoria de los indígenas, aunque el gobierno ha señalado que era un camino. para protegerlos.

La profesora Amada Carolina Pérez, asociada a la facultad de ciencias sociales de la Pontificia Universidad Javeriana, explica que no se trata solo de cuestionar los personajes de la historia «sino del colonialismo como matriz de pensamiento y estética» y coincide con el director de El Instituto de Patrimonio como “es un movimiento telúrico que sacude el espacio público” que no se puede pensar en desprenderse de los grafitis, murales y monumentos a la resistencia que han aparecido en estos casi dos meses de manifestaciones. «Esta huelga ha eliminado cosas muy significativas, cuestiona cómo se construyó la memoria en el espacio público y muestra cómo puede adquirir un nuevo significado».

¿Qué hacer con los monumentos derribados, dónde colocarlos, qué finalidad darles? Aún no hay decisión y estas serán las preguntas que tendrá que responder el diálogo abierto con las comunidades. En Bogotá, donde el diálogo está en marcha, ya se están discutiendo algunas propuestas. Uno de ellos es trasladarlos a museos, ya que otros países han estado pasando por la misma discusión. “Llévalos a los museos como escenarios de debates difíciles de un pasado difícil. Podría ser una opción que, por ejemplo, Gonzalo Jiménez de Quesada acabe como documento en uno de ellos. Ahora surgen otras preguntas, ¿cómo lo presentamos? ¿Lo restauramos por completo o mostramos signos de su caída? ”Dice Morales. Las otras opciones que contemplan son una cátedra de historia que atraviesa las regiones por las que ha pasado y genera debates; y una alternativa propuesta por las comunidades indígenas de la capital: realizarles ritos funerarios. Esto es lo que acaban de hacer con el conquistador español. El 20 de junio, con motivo del solsticio de invierno, la comunidad de Muisca realizó una caminata fúnebre por Gonzalo Jiménez de Quesada. Su propuesta, dice Morales, fue «dejarlo ir y perdonarlo, para continuar y cerrar sus cicatrices». Lo explicaron así: “Construir un depósito de cadáveres es“ purificar a los muertos ”, es decir saldar la deuda material y espiritual que les ha dejado, para sanar la historia o la memoria de todo y de todos los que tienen. golpeado. Caminamos para saldar la deuda y garantizar la no repetición de esta historia ”.

Registrate aquí por Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región