noviembre 30, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Esto es lo que los padres deben saber sobre las bebidas energéticas que consumen sus hijos | Noticias | Mamás y papás

Esto es lo que los padres deben saber sobre las bebidas energéticas que consumen sus hijos |  Noticias |  Mamás y papás

Exceso de cafeína y azúcar. Mensajes positivos. Falsas promesas de resistencia. Es la mezcla explosiva de las llamadas bebidas «energéticas», un producto que ha tenido un impacto significativo entre los jóvenes y que no muestra ni un ápice de timidez para colarse incluso entre los niños. Los datos que revela el Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) son muy preocupantes: uno de cada cuatro niños de entre tres y 10 años consume estos productos; y la cifra se eleva a casi dos de cada tres en el caso de los adolescentes. Además, su ingesta en este sector de la población ha crecido significativamente en los últimos años, a pesar de los riesgos asociados a estos productos.

Más información

Según el informe de la AESAN, 100 mililitros de estas bebidas energéticas contienen 32 miligramos de cafeína, por lo que en el caso de niños menores de 11 años no deben consumirse, los de 11 a 13 años no deben consumir más de 200 mililitros por día y de 14 a 17 el consumo máximo sería de 250 mililitros. “Además de regular, también debemos educar”, dijo Alberto Garzón en la presentación del informe el pasado 31 de mayo. Julio Basulto, dietista-nutricionista y coautor de libros como Beber sin sed o Más verduras, menos animales, considera que el Ministerio de Consumidores no puede delegar la responsabilidad de una intervención sobre este tipo de producto en el ciudadano, en los padres, y que se deben tomar otras medidas. “El problema es lo suficientemente preocupante como para requerir una acción decisiva. En 2013 teníamos la cifra de que dos de cada 10 niños beben dos litros al mes … Una cifra que ha aumentado mucho hoy porque no se ha hecho nada para detenerlo. No se trata de no tomarlos en exceso ni de manera responsable, en mi opinión pasa que los niños y adolescentes no deberían tomarlos bajo ningún concepto ”, dice al otro lado del teléfono.

Según explican el nutricionista y Carlos Casabona en Beber sin sedMás de la mitad de los niños y adolescentes que beben estas bebidas han tenido algunos efectos secundarios. Comportamientos agresivos y de riesgo, nerviosismo, irritabilidad, alteraciones del sueño, problemas cardíacos, taquicardia, trastornos digestivos (náuseas, vómitos, diarreas …), deterioro del rendimiento escolar y, por supuesto, exceso de peso.

Los riesgos asociados con estas bebidas no aparecen en esta lista. «No es solo cafeína», recuerda Basulto: «No debemos olvidar las altas cantidades de azúcar en estos productos: una lata puede contener 15 sobres». «Esto con los números que tenemos de obesidad infantil en nuestro país es un verdadero tsunami», se queja. También insiste en que los niños y jóvenes de las familias más vulnerables son los más expuestos a su consumo: “Todas las enfermedades crónicas son más frecuentes en grupos vulnerables y personas desfavorecidas. Suele decirse que la salud no viene en un código genético sino en un código postal ”.

Entonces, ¿por qué los niños de tres, cuatro o cinco años consumen bebidas energéticas? La culpa no son los padres, que ofrecen estas bebidas por desconocimiento, sino los mensajes confusos que se envían sobre estos productos. “Si los padres ven que son bebidas energéticas, puede que se las terminen dando a sus hijos por lo que los anuncios dicen que aportan: energía, fuerza, potencia… cuando en realidad lo que hacen es aumentar el riesgo de un buen número de dolencias. Los padres son víctimas de la publicidad. Quieren dar lo mejor a sus hijos y piensan que estas bebidas no son dañinas porque están rodeadas de mensajes positivos ”, dice Julio Basulto.

No solo los adultos reciben estos mensajes. En el caso de los adolescentes, el 80% interpreta las bebidas isotónicas como bebidas energéticas. Esto, según un amplio estudio de la Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria, Ambiental y Laboral (ANSES) tiene su propio riesgo, ya que, según el informe, además de los líquidos que se pierden durante la práctica deportiva, el efecto diurético de la cafeína provoca Mayor pérdida, que puede provocar deshidratación e insolación. Tanto los isotónicos como los energéticos tienen puntos en común, como la presencia de cantidades elevadas de azúcar, pero estos últimos contienen mucha cafeína (entre 70 y 400 miligramos por litro, y en ocasiones incluso más), algo que no ocurrir en ej. Casi todos los energéticos tienen una sustancia llamada taurina (un aminoácido que nuestro cuerpo produce por sí solo) y en ocasiones vitaminas inútiles y extrañas combinaciones de extractos de plantas ”, explica Basulto en el artículo. Un incendio inesperado llamado bebidas energéticas., publicado en EL PAÍS en 2017.

Este debe ser el etiquetado de las bebidas energéticas para proteger a los niños.

Si bien desde 2011 la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no ha permitido a las empresas que producen este tipo de bebidas sugerir que estos productos «fortalezcan» o «mejoren» las capacidades, lo cierto es que saben mimetizarse detrás de un nombre y una propiedad etiquetado. ¿Qué debería mostrar este último para que sepamos lo que estamos consumiendo? Francisco José Ojuelos, abogado experto en derecho alimentario, indica que el etiquetado debe mostrar la verdad, algo así como «producto con un perfil nutricional no recomendado para la población en general y especialmente contraindicado para menores por su alto contenido en sustancias no recomendables para la salud». . «

Respecto a la normativa, en España las bebidas energéticas se consideran refrescos o refrescos. Como explica Ojuelos, esto significa que la norma, por su denominación legal (RD 650/2011, de bebidas refrescantes) presupone un perfil positivo (refrescante) que no tienen en absoluto. Son bebidas con un alto contenido en azúcar y cafeína, lo que conviene advertir por el imperativo de la normativa. La legislación europea (R. 1169/2011) obliga también a referirse como un producto «no recomendado para niños», que yo No sé en qué medida es positivo, ya que puede ser una invitación al desafío adolescente ”, dice este abogado.

Puedes seguir a De mamas & de papas en Facebook, Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.