noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

La letra pequeña de la vuelta a la ‘normalidad’ en Madrid | Madrid

La letra pequeña de la vuelta a la 'normalidad' en Madrid |  Madrid

Puedes estar en El Rastro con medio millar de personas, sentarte en una terraza con 20 amigos, cenar en un restaurante con otras 15 personas o ver una película con la sala llena mientras cientos de personas comen palomitas de maíz. También puedes ver al Atleti con el Wanda Metropolitano sin plaza libre. Pero no podrás acudir al centro de salud cuando quieras, la atención será por teléfono; Tampoco se podrá ver quién está educando a los hijos e hijas, el encuentro será telemático; o acompañe a su hermana a los resultados de una tomografía computarizada en oncología. Estos son algunos de los ejemplos que explican la letra pequeña del camino a la normalidad que Isabel Díaz Ayuso anunció desde Washington el miércoles por la noche.

Más información

En entrevista con Telecinco, dijo que las restricciones de capacidad cesarán a partir del próximo lunes 4 de octubre. Entonces, la vida social de Madrid volverá a ser, casi, como antes de la pandemia. Sin limitaciones de tiempo ni de ocupación, aunque sea con mascarilla obligatoria en interiores. Bares, discotecas, shoppings, gimnasios y teatros abrirán por completo, pero los hospitales y centros de salud, el ámbito educativo y la Administración quedan con limitaciones.

¿Cuándo se recuperará la atención y el apoyo presencial? No hay fecha. Un portavoz del Ministerio de Salud, cuestionado sobre este tema, explica que “cada hospital, según su estructura, características, perfil clínico de sus pacientes y contexto epidemiológico, establece su propia política de visitas y seguimiento de los pacientes, tanto en hospitalización como en ambulatorio. (consultas, exámenes, etc.) «. Para el resto del reglamento, la ordenanza se publicará este viernes en el Diario Oficial de la Comunidad, aunque el Ejecutivo envió este jueves un comunicado para ampliar los detalles de los nuevos protocolos. [que se puede consultar al final de este artículo].

Desde que el presidente anunció el fin de su mandato, este diario ha recibido una veintena de preguntas sobre el «fin» de otros temas. Un ciudadano pregunta si “se sabe algo sobre las restricciones a las visitas de familiares hospitalizados de larga duración, porque la falta de lógica al respecto es tremenda, cuando se ve que todo avanza hacia la“ normalidad ”. Una maestra de una escuela al norte de la capital quiere saber si la comunidad «no puede hacer nada para que los encuentros con los padres cara a cara, ya que las relaciones han vuelto a la normalidad», dice que es «difícil» conocer a 30 personas a través de una pantalla: «Tenemos que conocer y ver a esos padres, sobre todo si tienes una clase como la mía, muy variada y con muchos niños con necesidades especiales».

Una estudiante universitaria se queja de no poder acompañar a su hermana a las visitas al ginecólogo: “Será una madre, soltera, ni mi padre ni mi madre viven aquí. Lo hago y desearía poder acompañarte, pero no puedo. Ese acompañamiento no está permitido, nos dicen ”. Y una mujer de unos sesenta años escribe para decir que tiene que hacer «un trabajo» pero no puede: «No puedo terminar de usar la computadora y la administración siempre se comunica o si me atrapan me dicen que lo haga en línea».

Tampoco se puede acudir a la guarnición si es de noche, fin de semana o de vacaciones, porque el Suap, los servicios de emergencia de los centros de salud, estuvieron cerrados el 21 de marzo de 2020 y así sucesivamente. Aunque muchas escuelas primarias y hospitales están retomando la atención presencial y permitiendo el acompañamiento, aún no está generalizado. Javier Padilla, diputado de Más Madrid en la Asamblea y médico de cabecera, asegura que «los datos epidemiológicos justifican el levantamiento de las restricciones». “Pero creemos que la prioridad es criarlos en los servicios más necesarios. Porque hay cosas que parecen indispensables, como estadios llenos, pero no terminan con un padre y una madre turnándose para ir al médico con su hija, o seguir siendo en línea muchas de las clases primarias de preparación para el parto ”, agrega.

Este jueves, su grupo parlamentario presentó una propuesta no legislativa para su discusión en la Comisión de Salud de la Asamblea. En un contexto en el que más del 75% de la población total de la Comunidad de Madrid ha recibido el programa de vacunación completo (y algunos están comenzando a recibir una dosis de refuerzo), la incidencia acumulada a los siete días es inferior a 30 casos por 100.000 habitantes y el empleo hospitalario siguen cayendo ”, señala el documento presentado,“ el levantamiento de las restricciones en el ámbito del ocio y la restauración debe ir acompañado, o incluso guiado, por la adopción de medidas en otros sectores de las instituciones públicas como el acompañamiento en los centros de salud , encuentros de madres y padres con profesores del ámbito educativo o presencia con mayor capacidad diaria en los trámites administrativos en las administraciones públicas ”.

Aunque, aclara Padilla, «la anciana, en algunos aspectos, no quiere la normalidad». Se refiere a la situación en este campo de la salud: «Ver 50, 60 pacientes al día es algo a lo que nunca se debe volver». La semana que viene, la Dirección General de Recursos Humanos del Sistema de Salud de Madrid ha convocado una Mesa Extraordinaria de Atención Primaria. El motivo del encuentro: «A ver si hacemos algo con lo que tenemos, no con lo que nos gustaría tener». Es «ver lo que se hace con la miseria», dice Padilla. En cualquier caso, «es urgente recuperar ciertas cosas», porque «no es normal que los servicios públicos no sean normales».

Registrate aquí a nuestro boletín diario de Madrid.