diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

La niña Sara, a la que suspendieron a España por su secuestro en Irak, es ahora una joven trans, Haidar | Madrid

La niña Sara, a la que suspendieron a España por su secuestro en Irak, es ahora una joven trans, Haidar |  Madrid

El secuestro de Sara, una niña madrileña de ocho años, es ahora una historia casi olvidada, pero hace 12 años llamó la atención de media España. El secuestro de su padre iraquí duró casi tres años y terminó en marzo de 2009 con la imagen feliz de Sara cuando llegó a Barajas, cubierta con un velo islámico y acompañada de su madre española. En realidad, el relato que se dio en ese momento estaba incompleto. Sara es ahora una transexual de 23 años, Haidar Ali Moracho, y está trabajando en una novela biográfica para reescribir todo lo que se ha contado. Ahora tienes la madurez suficiente para hacer que tu voz se escuche y tienes muchas razones para hacerlo.

«Se contó una historia, pero no se tomó en consideración mi versión», dice.

Haidar vive con su madre y su abuela en una pequeña casa en Galapagar, el municipio de casi 35.000 habitantes de la sierra madrileña, donde vivía cuando su padre lo secuestró y donde retomó su vida tras el rescate. En la Piazza della Chiesa, los bancos se han pintado con los colores del arco iris desde junio, el mes del Orgullo. Camina sin que te reconozcan. Esta es una ciudad dormitorio en la capital de España donde la gente vive y deja vivir.

A media mañana de un día soleado, relata su vida cinematográfica en una tranquila terraza de la plaza, mientras bebe una Nestea. Ha pasado mucho tiempo desde que los medios dejaron de interesarse por el drama que protagonizó. Entre 2006 y 2009, su caso fue objeto de múltiples informes, en particular en el programa El diario de …, presentado por Mercedes Milá en Telecinco. El periodista Javier Ángel Preciado acompañó a su madre, Leticia Moracho de Madrid, en varios viajes a Irak durante los peores años de la guerra que estalló en ese país tras la invasión estadounidense, abordaron helicópteros y aviones militares y mantuvieron entrevistas con mercenarios, diplomáticos o el canciller, Miguel Ángel Moratinos. Sara vivía con su padre Abbas Ali Husain en un barrio humilde de Basora, la ciudad más grande del sur. Llegó allí cuando tenía ocho años. Su padre la subió a un avión un fin de semana que le fue encomendado y que presuntamente pasarían juntos en su apartamento cerca de la Puerta del Sol.

El rescate parecía imposible porque las autoridades iraquíes ignoraron una orden de registro y arresto de Interpol, protegiendo así al padre musulmán e iraquí de su madre cristiana y europea. Pero gracias a la tenacidad de Preciado y al amor de Leticia, las cosas fueron cambiando. Tras la sensacional noticia, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha aumentado la presión diplomática y esto ha influido en el comportamiento de las autoridades del país árabe. El padre de Sara cometió un error que pagó caro. Para deshacerse de Leticia, envió una solicitud de divorcio a España y fue entonces cuando la madre descubrió que su padre había falsificado el certificado de matrimonio que ella había presentado en Irak para justificar su derecho a la custodia. De hecho, durante los 16 años de su relación en Madrid nunca se casaron. Tras un juicio en Basora en el que participaron Leticia y el periodista de Telecinco, el padre fue esposado y llevado a su celda, acusado de falsificación de documentos. Sara fue puesta al cuidado de sus otros parientes iraquíes, sus medio hermanos y su abuela paterna. Luego, el padre llegó a un acuerdo extrajudicial para que Leticia pudiera quedarse con la custodia. La periodista, su madre y Sara regresaron triunfalmente a España un domingo de marzo de 2009. El regreso abrió la noticia.

Al año siguiente, Preciado escribió el libro Sara rescate y en 2014, Antena 3 salió al aire según lo programado temprano en la noche una miniserie de dos capítulos del mismo nombre, protagonizada por Carmen Machi como la madre y Fernando Guillén Cuervo como el padre.

Los actores de la serie 'Rescatando a Sara', Fernando Guillén Cuervo y Carmen Machi, junto a Haidar.
Los actores de la serie ‘Rescatando a Sara’, Fernando Guillén Cuervo y Carmen Machi, junto a Haidar.

Allí terminó la historia del rescate. Un final feliz. Pero después de bajar del avión en Barajas, comenzó otra liberación. A los pocos meses, conoció a Cory en un chat de Internet sobre el anime japonés Dragon Ball. La presentación fue virtual.

«¿Sabes que conozco a otra chica como tú que quiere ser un niño?», Le escribió una fan de la serie a Sara a través del chat.

Cory Ibáñez Blanco vivía en San Fernando de Henares, otro municipio de Madrid, pero separado de Galapagar por una hora en coche.

Sara era fan de Vegeta, el villano que pasa por alto en la serie. A Cory le gustaba Trunks, el hijo de Vegeta y uno de los personajes más populares. Charlaron sobre su pasatiempo y otras peculiaridades durante un año. Ambos sintieron que estaban atrapados en un cuerpo que no era el suyo. Era algo que cada uno de nosotros había notado durante años, pero no había dado un nombre.

Ocurrió algo más. Se enamoraron y buscaron la manera de tener una cita. Finalmente se conocieron en persona una tarde de Navidad en la Puerta del Sol, acompañados de otros amigos y supervisados ​​por adultos. Cuando se conocieron, Sara y Cory se abrazaron felices. Leticia, la madre de Sara, lloró al ver tan intensa muestra de amistad. Más tarde, cuando los padres no miraban, Haidar besó a Cory en la mejilla, un momento que capturaron en una selfie.

Pero cuando Sara tenía 14 años, su madre prohibió las citas cuando se enteró de que ambos eran chicos trans y tenían una relación amorosa. Creía que su transición de género era un capricho y que los dos estaban confundidos. Tardó un año más en aceptar a su hijo, ya identificado con el nuevo nombre masculino Haidar, que en árabe significa Leo.

Haidar y Cory siguen siendo pareja después de más de diez años de relación. Ambos continúan hacia las casas de sus respectivos padres y la capital es su lugar habitual de encuentro, a medio camino entre Galapagar y San Fernando de Henares. Les gustaría independizarse y vivir juntos, pero sufren la falta de oportunidades dignas que afectan a su generación. Los dos también sufren el retraso en la sanidad pública en Madrid, donde la espera para los cambios de sexo supera los seis años.

Haidar Alí Moracho y Cory Ibáñez Blanco, este miércoles en un parque de San Fernando de Henares (Madrid)
Haidar Alí Moracho y Cory Ibáñez Blanco, este miércoles en un parque de San Fernando de Henares (Madrid)David Expo

Haidar quiere estudiar una maestría para prepararlo para convertirse en traductor de árabe. Cory, de 26 años, es dibujante. Ilustrarás el libro que está escribiendo Haidar.

Su compañero tiene más de 100 páginas escritas por computadora y una lista de recuerdos que anota en un pequeño cuaderno con la imagen de un gato en la portada. Son breves declaraciones de los episodios que luego desarrollará en el teclado: “Ayuno. La nueva esposa de papá. Cambios en el hogar y la escuela. Lo nota (te odio por lo que hiciste, papá)… ”.

El cuaderno en el que Haidar anota los recuerdos que luego trae a su novela.
El cuaderno en el que Haidar anota los recuerdos que luego trae a su novela.David Expo

Su padre se portó muy mal, pero Haidar también lo recuerda como un hombre cariñoso y comprensivo. “Quiero testificar que mi padre quería darme todo. Estudios, cuidados. Me mostró la Basora que conocía, me llevó a pasear por el río, a la biblioteca, al zoco ”, recuerda.“ Quiero que en unos años, cuando revise lo que he escrito, esa buena parte de él no se borrará. de mi memoria «.

Otra misión es romper los estereotipos sobre el mundo árabe que son comunes en las historias de autor occidentales. Mostrará respeto por las personas mayores, algo que vio en la autoridad que tenía la matriarca de la casa, su abuela Zequie. No se trata de ocultar el machismo o los prejuicios de las sociedades árabes. En un capítulo, relata cómo su mejor amiga, Aliá, que soñaba con estudiar medicina en Bagdad, rompe a llorar cuando confiesa durante el recreo que su familia la casaría a los 12 años con un hombre de Basora.

Obviamente, si me hubiera quedado allí (en Irak), no habría tenido una vida feliz.

Haidar Ali Moracho

A diferencia de su amigo, logró escapar de la represión. “Obviamente, si me hubiera quedado allí, no habría tenido una vida feliz. No sé qué me habría pasado, pero habría pasado mucho tiempo reprimiendo mi identidad «.

Hace dos años, Haidar recibió un mensaje de WhatsApp que temía llegaría algún día.

“Te busqué en Facebook y vi que te cambiaste el nombre y tienes una foto con barba. ¿Qué pasa? ”Era su padre, escribiendo desde Irak. Haidar recuerda que fue a fines de julio y el mensaje lo sorprendió en la habitación de su casa en Galapagar, empacando su maleta para irse de vacaciones con Cory. A Granada.

El mensaje de su padre apareció junto a su foto muy deteriorada. Es un hombre que parece tener más de 65 años que suponen (nunca supieron su año exacto de nacimiento porque no había registros sistemáticos en Irak en ese momento).

Los dos no se habían visto desde que se despidieron en Bagdad, antes del regreso televisado a España. Pero de vez en cuando aparecían en una mezcla de árabe y español. Con los años, la relación se ha enfriado. Haidar intentó que su padre le contara cosas cotidianas, pero lo único que le importaba era adoctrinarlo. Le envió oraciones y otros mensajes religiosos. Al ver la pregunta de su padre sobre su nueva apariencia física ese día, Haidar pensó que no tenía sentido mentir en este momento. Comenzó a explicarle su transición. Para su sorpresa, su padre reaccionó de manera neutral. Le hizo preguntas y preguntas cruzadas. ¿Dónde está? ¿Cuándo? ¿Cuánto cuesta?

Quizás, a pesar de su religiosidad, a pesar de la distancia, su padre hubiera dado prioridad al amor por su hijo. Esperaba que ella lo aceptara, al igual que lo hacía su madre.

Pero su tono ha cambiado: «Esto es culpa de tu madre porque te deja hacer lo que quieres», espetó. «Estás viviendo en pecado porque estás cambiando la forma en que Allah te creó». Entonces, Haidar decidió cerrar la discusión. Bloqueó a su padre. Cortó esa última corbata y hasta el día de hoy ha seguido su propio camino en libertad.

Registrate aquí a nuestro boletín diario de Madrid.