diciembre 3, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Mathieu van der Poel: el nieto de Poulidor ejecuta la orden en su primer Tour de Francia | Deportes

Mathieu van der Poel: el nieto de Poulidor ejecuta la orden en su primer Tour de Francia |  Deportes
Van der Poel apunta al cielo, en Poulidor, cuando ganó la etapa.
Van der Poel apunta al cielo, en Poulidor, cuando ganó la etapa.MICHAEL STEELE / Reuters

En el hotel, el domingo por la mañana, se escucha a Mariza, y Bretaña es un Portugal con iglesias de granito y barcos de piedra, melancolía, cielo gris, océano sin límites, y eso dice el hotelero mientras prepara huevos revueltos, como a usted le gusta la niebla del fado. También afecta a ciclistas que en otros hoteles se levantan los domingos por la mañana, miran por la ventana, llueve tontamente, y deciden que estarían mejor en otro lugar, y recuerdan cómo terminaron por docenas el sábado, haciendo cola en el hospital donde tenían MRI y rayos X para ver cuántos huesos se habían roto en las dos terribles caídas del sábado.

Más información

La música suena en la radio como un lamento sin fin gitano, las canciones de los pueblos romaníes de Oriente, nómadas en perpetuas caravanas como ciclistas, siempre en movimiento, y canciones tristes hablan de ellos, y también el preludio de las obras de Tristán e Isolda. Y si esta música le sienta tan bien al alma de los corredores condenados, también les dice, les recuerda, que ya no son los protagonistas del Tour de Francia, que la carrera preferiría que se jugara todos los días, a todas horas. , Cabalgata de las valquirias y la obertura de William Tell a caballo para liberar a Suiza mientras los domingos los ciclistas suben y bajan colinas con el viento durante las tres cuartas partes de la cara como equilibristas en caminos suspendidos en los acantilados de la costa norte que vuelan sobre playas heladas y cultivos de vieiras, y también la primera tienda de comestibles de señor Leclerc, el bretón que construyó un emporio de hipermercados que vistió de lunares como los del jersey de montaña.

Y ese sonido aún más fuerte, por supuesto, cuando Mathieu van der Poel, el nieta del ciclismo mundial, adelanta a todos en el Mûr de Bretaña, una vez, en el primer escalón, y dos veces, en la meta final, y llega al maillot amarillo que el domingo, eso sí, honrará a su abuelo, Raymond Poulidor, fallecido hace un año. Hace y medio nunca lo vistió, víctima de dos monstruos, Jacques Anquetil y Eddy Merckx, cinco Tours cada uno, detrás de los cuales terminó segundo tres veces y tercero cinco veces. Mathieu, tan joven, se emociona y grita fuerte. Verdadera emoción, lágrimas vivas, que las cámaras convierten en espectáculo. Un punto extra para el Tour. «Estoy orgulloso, estoy orgulloso, el amarillo de mi primer Tour. Qué hermosa foto se habría tomado mi abuelo con él», responde Van der Poel, de 26 años, y continúa diciendo enjuga sus lágrimas. «Papy Me preguntó y llegué tarde para verlo, pero llegué. Tuve que atacar dos veces para conseguir los segundos necesarios. Fue mi última oportunidad. El primer día el estrés y la ansiedad me bloquearon, pero hoy me liberé. Puedes soñar con un guión toda tu vida, pero que ese guión se haga realidad es increíble «.

Detrás, Alaphilippe intenta defender la camiseta, pero falla, y el pueblo siamés esloveno se detiene, marca, desafía, corre en las dos subidas de Mûr por orgullo y segundos de bonificación, y en ambas gana el joven Pogacar. Los otros favoritos, en la manada, a 2 segundos de las eslovenas ya 8 de la holandesa, hijo de una francesa, Corinne Poulidor, enamorada de un ciclista holandés, Adri van der Poel, de vacaciones en Martinica. El hijo vive en Bélgica y quiere ganar el oro olímpico en bicicleta de montaña. Solo Geraint Thomas, condenado por la aceleración de su equipo por Carapaz, y Superman renuncian a otra cosa, 23.

Tony Martin, el ciclista alemán que el sábado hizo cola por la alcantarilla para comerse a su nieta que, de espaldas a la carrera, saludó a sus abuelos, la llama estúpida, idiota, sin darse cuenta, tal vez, de que ella, su estupidez, su deseo. aparecer en la tele, o los graciosos que se disfrazan de zanahorias, y la cámara los busca con ganas, los convierte en estrellas, es parte del Tour tanto como él, el aclamado ciclista y que, estresado y acelerado por miles de Órdenes contradictorias y urgentes que lo asedian desde el auricular, casi tanto como las tomas aéreas de castillos, catedrales y paisajes que salpican las retransmisiones o la caravana publicitaria.

El Tour es un espectáculo que ve a la nieta como su protagonista al día siguiente, la madre que salva, por el pelo, a su hijo y su teléfono móvil, tirándose a un foso, de la furia de los ciclistas asesinados a 60 por hora, hasta el niño sentado en su bicicleta en la cuneta abrumado por varios ciclistas lanzados desde el asfalto como un torbellino. «¡Una masacre, una carnicería!», Grita en los periódicos el director del Tour, Christian Prudhomme, que elige bien las palabras más llamativas, más espectaculares para describir las caídas que los viejos del Tour, fatalistas por obligación, toman por concedido año. Y los jóvenes también, como David Gaudu, un bretón caído: «Es triste, pero esta es la ley del ciclismo».

Otra música suena en los autos del equipo, donde, en un ritual casi barroco que nunca falla desde los inicios del ciclismo, se puede escuchar el lamento de los anfitriones, qué crueldad, hay que hacer algo, el ciclismo se está moviendo hacia sí mismo – destrucción, Lo de la sobrina es una anécdota, no la razón. Así lo afirma Eusebio Unzue, cuyo Movistar perdió a un ciclista en las cataratas, a Marc Soler, que se fracturó ambos codos, y casi a otro, Superman López, su líder, que perdió 1m 49s, y todavía pide al ciclismo que permita que se detengan sustituciones como el fútbol tanto espectáculo, busque fórmulas para encontrar una válvula que libere la presión que solo se acumula. Y los ciclistas reciben cada día bicicletas más rápidas, neumáticos ligeros, aerodinámica, marchas electrónicas, con evoluciones que no hacían nada que se consideraban imposibles, 55/10 (12 metros por pedaleo) incluso en etapas llanas, con las que no hacen nada a 60 por hora. ya los 80 todavía pueden seguir pedaleando, alcanzando velocidades que convierten a las bicicletas en caballos salvajes e incontrolables. «Suena a herejía», dice Unzue. «Pero podríamos considerar limitar el desarrollo de la bicicleta, ¿verdad?» Porque, reconoce, el Tour es tan importante para todos que nadie puede darse el lujo de dejar de acelerar y meterse en su juego, el espectáculo.

Un espectáculo que solo hacen el auténtico Poulidor y su obediente sobrino, las vidas y leyendas con las que el Tour teje su tejido y su maillot amarillo desde hace 118 años.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.