noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Niños con enfermedades crónicas: «Los padres deben saber qué hacer si su hijo tiene una convulsión en el aula» | Familia | Mamás y papás

Niños con enfermedades crónicas: "Los padres deben saber qué hacer si su hijo tiene una convulsión en el aula" |  Familia |  Mamás y papás

Cada vez es menos común encontrar aulas en las que ninguno de sus alumnos haya desarrollado una enfermedad crónica. Si hacemos la prueba y pedimos, en cualquier clase y en las diferentes fases educativas, que quienes padecen una patología de este tipo levanten la mano, observamos que habrá varios niños que, con los brazos extendidos, anunciarán que Padece obesidad, dermatitis atópica, enfermedad celíaca, diabetes, epilepsia, alergias al huevo o al pescado, intolerancia a la lactosa, alergia a medicamentos o asma. En las últimas décadas, el conocimiento de esta mayor prevalencia de enfermedades crónicas aisladas o presentadas como multimorbilidad en la población pediátrica se debe al desarrollo de la atención médica y al creciente manejo y tratamiento de los trastornos del espectro conductual y del desarrollo.

Más información

El estudio «Enfermedades crónicas en la población pediátrica: comorbilidades y uso de servicios en atención primaria» muestra que, según estudios epidemiológicos, uno de cada 4 niños tiene una enfermedad crónica, con valores de prevalencia que oscilan entre el 10-30%, principalmente por a ‘ausencia de criterios unificados para definir las enfermedades pediátricas crónicas. Un problema de salud que dure ≥3 meses y que involucre hospitalización frecuente, atención domiciliaria y / u otra atención médica. El asma se considera la principal enfermedad crónica de la población pediátrica, representa alrededor del 7-15% en España y con una prevalencia creciente en todo el mundo.

Graciela Gómez Silva, pediatra del Servicio de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (A Coruña), junto a otros compañeros, publicaron el año pasado en Anales de Pediatría el artículo «Escolares con enfermedades crónicas, cuáles son sus profesores». El objetivo de la investigación, explica este pediatra, «surge de la idea de evaluar si los docentes son conscientes de la relevancia de las enfermedades crónicas de sus alumnos y de las necesidades especiales que estas originan en la escuela, donde pasan gran parte del tiempo». su día y están expuestos a sufrir desequilibrios debido a sus patologías «. Por otro lado, agrega Gómez Silva, “pretendemos“ concienciar a los docentes ”de la importancia de saber actuar ante un evento urgente que todo niño puede sufrir en espera de atención médica, y capacitarlos para ser capaz de lidiar con eso. Y, para ello, investigamos sus miedos cuando intervienen. La pronta actuación del docente ante la emergencia vital de un escolar es fundamental para salvar su vida, especialmente en aquellos centros donde no hay personal sanitario cualificado, como la figura de la enfermera escolar ”.

El texto destaca que si bien la misión de un docente no es gestionar o monitorear las enfermedades crónicas de sus alumnos, con la debida capacitación e información, junto con el apoyo de las autoridades de salud, los docentes verían sus dificultades para participar en los estudiantes con enfermedades crónicas en caso de necesitar. El pediatra del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela sostiene que existen algunas patologías como la epilepsia que son más difíciles de tratar y generan mayor ansiedad. Sin embargo, otros trastornos «cotidianos» (reacciones anafilácticas, ataques de asma o hipoglucemias en niños diabéticos), «se afrontan con mayor facilidad y seguridad, especialmente después de los talleres de formación».

El artículo destaca que entre las principales limitaciones que presentan los docentes ante un fallo de alguna de las patologías incluidas en el trabajo está el miedo a dañar al niño. Además, prosigue el pediatra, “en el estudio encontramos que en algunos centros no se disponía de algunos medicamentos de emergencia (por ejemplo glucagón), o que los profesores no sabían cómo administrarlos. Finalmente, muchos de ellos desconocían las diferentes pautas desarrolladas por las sociedades de pediatría, orientadas a actuar en situaciones de emergencia que se puedan presentar en la escuela (por ejemplo, la Guía de la AEPap para centros educativos. Continúa el manejo práctico de los problemas de salud pediátrica Consejos para docentes y cuidadores escolares), destacando la necesidad de promover su difusión, así como la formación del profesorado «.

Continuando con esta inquietud por el manejo de las enfermedades crónicas en los centros educativos, Anales de Pediatría publicó recientemente «Carta respuesta al artículo publicado en Anales de Pediatría:« Alumnos con enfermedades crónicas, ¿qué preocupa a sus profesores? «. ¡No nos olvidemos del asma! Laura Valdesoiro, una de las especialistas que ha participado en este estudio «en representación de la Mesa de Asma y Educación de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP), sostiene que» el asma es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia y nuestros hijos pasan muchas horas en las aulas ”. Por ello, dice este especialista, “el manejo debe ser el mismo que para cualquier enfermedad crónica, normalizar la situación y asegurar una escolarización adecuada. Los profesores no son personal de salud, pero podrían tener las mismas nociones básicas sobre el asma que tienen los padres ”. Este conocimiento y habilidades incluyen el conocimiento básico del asma: reconocer los síntomas, saber cómo actuar en un ataque agudo y ser capaz de administrar el tratamiento de manera adecuada. Además, insiste Laura Valdesoiro, “dar respuesta a situaciones agudas también facilitaría la administración oportuna de los cuidados, cuando sea necesario durante el horario escolar, evitando el ausentismo escolar. Para hacer esto, todos debemos arriesgarnos. La escuela debe tener un plan de acción escrito individualizado, prescrito por el médico y autorizado por los padres del estudiante ”.

Uno de los puntos en los que se centra la carta es la práctica de actividad física en el entorno escolar. En este sentido, si bien este tipo de actividad es beneficiosa y saludable para los niños con asma, en ocasiones puede actuar como desencadenante. Laura Valdesoiro comenta que los niños con esta enfermedad crónica “no pueden hacer ejercicio si su asma no es estable o tienen un ataque agudo, hasta que la situación se estabilice. Existen recomendaciones para facilitar la tolerancia al ejercicio, como calentar o administrar un tratamiento de inhalación antes del deporte. La actividad física inadecuada puede desencadenar un ataque agudo. Para realizar la actividad física de forma segura es importante disponer del inhalador de rescate y saber cómo y cuándo utilizarlo, bajo la supervisión de un adulto, incluso en el colegio ”.

Mirella Gaboli, pediatra especializada en neumología y alergología pediátrica, y secretaria de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP), asegura que «la mayoría de los niños asmáticos tienen episodios frecuentes de asma episódica o episódica, casi no presentan síntomas entre ataques o consigue un buen control de los suyos . El asma grave tiene una incidencia de alrededor del 5-10% de asma y el asma grave no controlada, el 3,9% «. Gaboli también señala que» un niño con asma episódica tiene un tratamiento frecuente o persistente que deberá realizarse a diario y algunas indicaciones de Tratamiento de «rescate» para cuando tenga síntomas de tos, dificultad para respirar, sibilancias (ruidos en el pecho), exposición a situaciones que puedan desencadenar síntomas o antes de un ejercicio intenso planificado «.

Por su parte, el doctor José Ramón Villa Asensi, jefe de la Sección de Neumología del Hospital Infantil Niño Jesús, afirma que existen numerosos protocolos y pautas para este tipo de pacientes en el aula, «pero ninguno, que yo sepa, ha el apoyo de las autoridades académicas. Los niños pasan una parte importante del día en el colegio y es donde hacen el mayor esfuerzo físico, donde suelen estar al aire libre y, por tanto, donde pueden tener un ataque de asma. Por tanto, es fundamental que los profesores tengan conocimientos básicos de cómo detectar que un niño tiene un ataque de asma o tiene problemas con los deportes. Por supuesto, las perspectivas mejoran en las escuelas donde hay una enfermera en horario escolar ”. José Ramón Villa Asensi recomienda visitar la página de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica, neumoped.org, donde se pueden consultar los enlaces a numerosos recursos sobre asma infantil y en particular los protocolos sobre el tratamiento de crisis en las escuelas.

El secretario de la SENP coincide con el jefe de la sección de Neumología del Hospital Universitario Niño Jesús en considerar que existen suficientes recursos materiales y educativos para que un niño sea atendido en una situación de emergencia (crisis de asma) en el centro educativo, y / o notificar a un centro de salud si lo considera necesario. Además, argumenta que, para situaciones de tratamiento de enfermedades crónicas y asma crónica, “existen protocolos, capacitaciones, etc., que pueden permitir una perfecta integración del niño con asma en el centro educativo. También es conveniente que todos los médicos y familias ayuden al niño a comprender / conocer su enfermedad y a autocontrolarse. El control del asma es una estrategia compartida ”y cree que“ desde la pediatría, como médicos responsables de la salud de los niños, es necesario estar disponible para cualquier programa de formación, si así lo solicitan los docentes ”.

Ante la posible impotencia en la que se pueden encontrar los profesores para afrontar este tipo de enfermedades, José Ramón Villa Asensi afirma que «el desconocimiento es lo que produce la mayor impotencia». Por tanto, la existencia de protocolos sencillos – no deberían ocupar más de 1 página – y bien diseñados daría mucha más confianza en el desempeño del docente en una situación difícil ”. Sería bueno que estos protocolos se desarrollaran en colaboración con los pediatras de atención primaria. .en el área escolar ”, concluye el especialista del hospital pediátrico de la Universidad Niño Jesús.

Acerca de las preocupaciones que tienen las familias con un miembro en edad escolar que sufre de asma. El jefe de la Sección de Neumología del Hospital Infantil Niño Jesús cree que en las enfermedades respiratorias crónicas, como el asma, «lo que más preocupa a los padres es que de repente tengan una exacerbación, que el niño se enferme gravemente y sepan si los docentes sabrán cómo». para reaccionar ”. Este experto argumenta que“ hay un problema con las escuelas y es que no está claro, depende mucho de cada docente y de los centros educativos, si pueden administrar medicamentos a los alumnos cuando se enferman. Resolvería si tenían un servicio de enfermería ”. Por ello, el Dr. José Ramón Villa Asensi considera que,“ para evitar un posible sufrimiento de los padres, debe haber una política clara que les dé a los padres información sobre lo que harán los profesores de manera idéntica. más garantías sobre cómo les irá si sus hijos sufren una crisis, como el asma ”. Opinión que coincide con n el de Laura Valdesoiro, quien afirma que «la escuela debe tener pautas de actuación, saber tratar estos síntomas si aparecen». Actualmente, con la pandemia, prosigue el especialista, “algunos padres temen que el uso de una mascarilla sea perjudicial para el asma de sus hijos. No deben preocuparse por esto, al contrario, los protege, especialmente a los niños con asma alérgica ”.

Puedes seguir a De mamas & de papas en Facebook, Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.