agosto 10, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

OCDE: El G-20 negocia para hacer más ambicioso el pacto fiscal global para las multinacionales | Economía

OCDE: El G-20 negocia para hacer más ambicioso el pacto fiscal global para las multinacionales |  Economía
La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, a su llegada a Venecia para la reunión del G-20 este viernes.
La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, a su llegada a Venecia para la reunión del G-20 este viernes.Luca Bruno / AP

Venecia se prepara para asistir a la importante firma del acuerdo este sábado para imponer un impuesto global a las multinacionales con el objetivo de frenar el fenómeno de los paraísos fiscales. El G-20, que reunirá a los ministros de finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de los miembros del grupo a partir del viernes, representará un avance histórico en la lucha contra la evasión fiscal mundial. La firma del acuerdo y los términos que incluirá, ya delineados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a principios de este mes con 130 países y jurisdicciones, aún pueden variar. Pero la base es establecer un impuesto corporativo mínimo de «al menos el 15%» sobre las ganancias de las empresas más grandes del mundo.

Nadia Calviño, vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Transformación Digital, en la cumbre que se está celebrando en Venecia estos días. En el video las declaraciones del ministro.EFE

Más información

La OCDE lleva más de siete años trabajando en un proyecto para que las grandes multinacionales paguen impuestos donde hacen negocios y no donde les resulta más conveniente. El impulso del pasado G-7 ha sido fundamental para alcanzar un acuerdo mínimo que hará que gigantes como Google, Amazon o Facebook paguen más al Tesoro en los países en los que operan. El liderazgo de la nueva administración estadounidense del presidente Joe Biden y su secretaria del Tesoro, Janet Yellen (quien ofrecerá una conferencia de prensa el domingo para dar una idea de la resolución que se espera se selle el sábado) han contribuido enormemente a un acuerdo histórico. Pero también una sensación generalizada de agotamiento por el clima de impunidad fiscal en el que han vivido algunas de las empresas más ricas del mundo en la última década.

Yellen, como también anunció este viernes que el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, utilizará la cumbre del G-20 para presionar al resto de países con la idea de aumentar la tasa fijada ahora en un mínimo de 15%. De algunos puntos. . A este impuesto se suma un sistema de redistribución de los derechos fiscales de las multinacionales, que afectará a grupos con una facturación de al menos 20.000 millones de dólares y un margen de beneficio superior al 10% a escala global.

Muchas de estas multinacionales, la mayoría en el sector tecnológico, operan a través de paraísos fiscales o estados con sistemas fiscales extremadamente favorables como Irlanda. De esta manera pagan tarifas bajas donde se encuentra su sede y no pagan nada en los países donde venden sus productos y tienen la mayor parte de su facturación.

Aproximadamente 150 mil millones más en ingresos

La medida, según lo previsto por el acuerdo de la OCDE, generaría aproximadamente $ 150 mil millones en ingresos fiscales adicionales. Las prácticas actuales, sin ningún acuerdo internacional, roban alrededor de 200.000 millones de las arcas públicas de los estados cada año, según un estudio de la organización con sede en París. El acuerdo incluye dos medidas clave, conocidas como el primer pilar y el segundo pilar. El primer pilar asume que si la multinacional logra un margen de beneficio superior al 10% y tiene una facturación superior a los 20.000 millones, una parte de los beneficios que supere ese 10% se redistribuirá en los países donde opera el grupo a gravar. . Los sectores financiero y minero están excluidos de este régimen. El segundo pilar, por otro lado, es una tasa impositiva corporativa mínima de «al menos el 15%» que los países pueden cobrar a sus multinacionales, con una facturación de más de $ 750 millones, si se les grava con una tasa más baja. los territorios donde operan.

Sin embargo, cada vez más países piden aumentar el impuesto mínimo de sociedades. El gremio de técnicos del Ministerio de Hacienda español (Gestha), de hecho, esperaba este jueves que el acuerdo alcance el 21%. De esta forma, calculan, España recaudaría 5.400 millones de euros más al año. Entre los márgenes a cerrar también está el rechazo inicial de países europeos como Irlanda, Estonia y Hungría, que no han firmado el acuerdo de la OCDE y cuyos impuestos corporativos fluctúan actualmente del 9% al 12,5%, muy por debajo de la media europea de 22%.