diciembre 8, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Renfe interrumpe la circulación de trenes en Sants por falta de maquinistas en el primer día de huelga | Economía

Renfe interrumpe la circulación de trenes en Sants por falta de maquinistas en el primer día de huelga |  Economía

La primera jornada de la huelga de maquinistas de Renfe, convocada por el Sindicato de Ingenieros Ferroviarios (Semaf) para este jueves, traerá cola. Eso es exactamente lo que había en la madrugada en las principales estaciones de tren españolas, muchas colas de pasajeros que intentaban acceder a un Cercanías o un tren de media y larga distancia. Los de Barcelona, ​​en particular, fueron los peores parados: la acumulación de retrasos y desequilibrios provocó la interrupción total de la circulación de trenes en la estación de Sants. Renfe dijo que la interrupción se debió a la imposibilidad de participar en el servicio por falta de conductores. Sin el mínimo de personal requerido, los relés de línea no se cubrieron y los trenes quedaron atascados en las vías sin nadie al mando, para desesperación de los pasajeros. La situación provocó el bloqueo de la red de trenes de cercanías desde las once de la mañana, ya que la mayor parte del tráfico ferroviario se canaliza desde Sants.

“No hubo un total de 325 trenes que tuvieran que cumplir con los servicios mínimos. En concreto, la circulación del 50% de los servicios en Rodalíes de Cataluña (195 trenes que deberían haber circulado como Servicios Mínimos), el 57% de los Cercanías de Valencia (43 trenes de los Servicios Mínimos) y el 26% de los Cercanías de Madrid. (87 trenes de los Servicios Mínimos) ”, asegura Renfe en nota de prensa. Semaf, por su parte, culpa a la empresa del incidente y lo atribuye a la mala gestión del grupo. «Todos los trabajadores que recibieron y firmaron la carta se pusieron manos a la obra», dijeron voceros sindicales que argumentan que la notificación no llegó a todos los trabajadores. En el caso de Rodalíes, añade, solo se ha informado a un tercio de la plantilla. Pese a ello, la empresa estatal anuncia que tomará medidas al respecto y está estudiando las medidas a tomar contra los maquinistas que han decidido no presentarse al lugar de trabajo a pesar de contar con una carta de servicios mínimos: “Este es un acto deliberado «, remarca la nota.

La huelga durará ocho días en toda España, entre paradas totales y parciales, que afecta principalmente a los servicios de Cercanías y obligará a la suspensión de 892 trenes de alta velocidad, larga y media distancia en los primeros cuatro días. Semaf invitó a sus trabajadores a apoyar la primera ronda de paros laborales los días 30 de septiembre y 1, 4 y 5 de octubre. Además, hay otros cuatro días de huelga convocados los días 7, 8, 11 y 12 de octubre, en medio del puente de El Pilar. Los servicios mínimos se han fijado en el 75% en horas punta y en el 50% en los valles del servicio de Cercanías, el que se verá más afectado por la movilización (en Rodalíes el porcentaje se ha elevado al 85% en horas punta, según lo que fue comunicado por la Generalitat). De los trenes suprimidos, 267 son AVE y de larga distancia y 625, de media distancia, además de 813 servicios de mercancías que no circularán en esos días.

Afectados por la huelga de los maquinistas en la estación madrileña de Atocha este jueves.
Afectados por la huelga de los maquinistas en la estación madrileña de Atocha este jueves.Kike Para

Así, en Cataluña la situación se complicó desde la madrugada con molestias generales y retrasos de 30 minutos en Rodalíes. Decenas de pasajeros de la estación de Sants reconocieron que hubo un gran retraso debido a la menor frecuencia de los trenes. Esto también provocó una mayor ocupación de quienes operaban. «Atención, por favor, el tren con destino a Mataró a las 9 de la mañana está anulado 25 minutos», se oye por los altavoces. Estos mensajes se repiten con frecuencia. «¿Qué hago, estoy buscando la vida?» Dice un pasajero hablando por teléfono.

La gerente de Cercanías en Cataluña, Maite Castillo, insistió a EL PAÍS desde la estación de Sants que «muchos conductores no se presentaron» y esto «provocó una cancelación inesperada de trenes»: se prestó el 85% de los servicios mínimos, «solo el 53% se ofrece». Además, la previsión es que esta tarde la posibilidad de ofrecer el servicio entre las dos y las tres de la tarde, es decir, cuando haya pico de viajeros en la red de transporte, será «complicada», así como pasadas las seis.

Algo parecido sucedió en la Comunidad Valenciana. Según Renfe, sólo 31 de los 60 servicios programados se prolongaron hasta las diez de la mañana debido a la «ausencia injustificada» de algunos conductores. En Madrid, en cambio, las complicaciones se produjeron incluso en las primeras horas de la mañana, en las horas punta, cuando había aglomeración en las principales estaciones, como Atocha. Aunque la situación se reorientó más tarde en el día y no hubo mayores complicaciones.

Los problemas duraron más en algunas líneas de Cercanías. Lo vimos en la estación de Chamartín, contado por cuatro pasajeros que esperaron más de dos horas: “Venimos de Atocha a Majadahonda. El tren se detuvo aquí a las ocho de la mañana y tuvimos que bajarnos. No sabemos que hacer. Creo que volveremos a Atocha para intentar coger otro tren ”, explica uno de ellos. Parece que pueden atrapar uno que sale en minutos, pero también es tarde. «¿Qué es? ¿Es esto una broma o qué?», ​​Grita otro de los viajeros de este grupo.

En los trenes de media y larga distancia, a pesar de la cancelación de algunos tramos, hay tranquilidad. De los servicios habituales, el 65% operará en la media distancia, el 72% en la alta velocidad y larga distancia y el 24% del servicio habitual en el merchandising. “En estos trenes, los pasajeros han sido reubicados a otros horarios y no hay incidencias significativas”, explicó esta mañana a Atocha uno de los operadores de ADIF. Pese a ello, Renfe pidió disculpas en su comunicado a los viajeros que sufrieron las consecuencias de la huelga.

La empresa ferroviaria también insistió con los viajeros interesados ​​en ofrecerles, en la medida de lo posible, viajar en otro tren en el horario más cercano al que compraron. Y si no quieren viajar, pueden cancelar o cambiar su boleto para otra fecha sin costo.