noviembre 29, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Un edificio de Coderch languidece abandonado desde hace 20 años tras la anterior ampliación de El Prat | Cultura

Un edificio de Coderch languidece abandonado desde hace 20 años tras la anterior ampliación de El Prat |  Cultura
Edificio Coderch para la sede del club de golf El Prat, abandonado desde el año 2000, cuando Aena compró el terreno para ampliar el aeropuerto de El Prat.
Edificio Coderch para la sede del club de golf El Prat, abandonado desde el año 2000, cuando Aena compró el terreno para ampliar el aeropuerto de El Prat.Gianluca Battista

La ampliación del aeropuerto de El Prat amenaza uno de los edificios de la arquitectura racionalista española: la Casa Gomis, construida por Antonio Bonet Castellana entre 1957 y 1963 en uno de los solares del paraje natural de La Ricarda, a escasos 200 metros de la tercera pista de aterrizaje. apagado y aterrizaje. Una ampliación anterior ya ha puesto fin a la vida de otro inmueble característico de la arquitectura moderna: el edificio que José Antonio Coderch había construido en 1954 para la sede del Real Club de Golf de El Prat, que ha permanecido en desuso y abandonado desde Aena. expropió la tierra. 2000. En ese año los gestores del campo de golf recibieron una indemnización de 18 millones de euros y, poco después, se trasladaron al municipio de Terrassa.

Edificio Coderch en el antiguo recinto del campo de golf de El Prat de Llobregat, abandonado desde 2000.
Edificio Coderch en el antiguo recinto del campo de golf de El Prat de Llobregat, abandonado desde 2000. Gianluca Battista

Donde solía estar el campo de golf, y tras la tala de miles de pinos, se construyó la Terminal T1 y la tercera pista, la misma que ahora la empresa pública pretende ampliar en 500 metros, lo que supondría destruir 47 hectáreas. De la zona protegida. zona de La Ricarda y dejando aislada la Casa Gomis, declarada en marzo Bien de Interés Cultural.

Más información

Coderch, en compañía de Robert Terradas y Manuel Valls, construyó un moderno edificio de una sola planta de 3.000 metros cuadrados resguardado bajo las copas de los pinos como sede del club de golf; un paisaje que respeta y se comunica con. En la mayor parte de la fachada se utilizaron estructuras metálicas y de vidrio, desde el suelo hasta el techo, mezclando exterior e interior. Los arquitectos coronaron el edificio con una fina losa plana de hormigón que se extiende con estantes en voladizo que cobijan las terrazas. Para dar luz y aire a los interiores, construyeron cuatro patios acristalados y en áreas privadas, como vestuarios y oficinas, Coderch levantó muros de ladrillo o instaló sus características cortinas de graduación. En 1968 Alfonso Milà y Federico Correa reformaron el edificio, respetando el esquema original y Francesco Soyo en 1978, dado el crecimiento de los integrantes, amplió los vestuarios.

Exterior del edificio construido por Coderch para el campo de golf de El Prat, en una imagen antes de su cierre en 2000.
Exterior del edificio construido por Coderch para el campo de golf de El Prat, en una imagen antes de su cierre en 2000.Archivo Municipal del Prat de Llobregat.

Cuando se inauguró el edificio, desde la terraza se veía el campo de golf y el matorral mediterráneo de fondo entre los pinos. En los 21 años que el terreno ha sido propiedad de Aena, se ha seguido cortando y cuidando el césped de lo poco que quedaba del campo de golf, pero no se ha hecho nada en la construcción, ni la agencia lo ha permitido ‘El Il Comune di Prat, inscrita en el catálogo de su patrimonio desde 2004, le da un nuevo uso a través de una especie de convenio, de modo que el paso del tiempo y la acción del mar han ejercido presión sobre su estructura, acelerando su descomposición. El edificio inaccesible, «por estar en una zona restringida», según fuentes de Aena, apenas se ve desde la carretera, que discurre paralela al perímetro de la tercera pista y que, curiosamente, conserva el nombre de Real Club de Golf.

Fachada acristalada del edificio Coderch para el club de golf El Prat, antes de su cierre en 2000.
Fachada acristalada del edificio Coderch para el club de golf El Prat, antes de su cierre en 2000.Archivo Municipal del Prat de Llobregat

Entre las compensaciones ambientales previstas por el Plan Director del Aeropuerto de El Prat 1999, elaborado en la Declaración de Impacto Ambiental de 2002, para permitir la ampliación de la infraestructura, además de los controles aéreos, el impacto acústico y la protección de la hidrografía de La Ricarda, creación de un corredor de unas 90 hectáreas para facilitar la interconexión biológica entre esta laguna y la de Remolar. Algo que supondría la reorganización de todo este espacio y la creación de infraestructuras de difusión medioambiental.

Dentro de este corredor se encuentra el edificio Coderch, por lo que fue una oportunidad para su recuperación y nuevos usos. Desde Aena aseguran que el corredor «está hecho y operativo», mientras que fuentes municipales de El Prat argumentan que la compensación ambiental es «un error», porque la mayor parte de ella no se llevó a cabo como se muestra, aseguran que en febrero la Comisión Europea se puso en marcha un procedimiento de infracción contra España por negligencia en la protección de los espacios naturales del Delta del Llobregat.

Plano del edificio Coderch para la sede del Real Club de Glof de El Prat (1954).
Plano del edificio Coderch para la sede del Real Club de Glof de El Prat (1954).

En el Municipio de El Prat son conscientes de la importancia de tener dos de las mejores construcciones racionalistas españolas en su zona y a tan solo unos metros de distancia. Por ello piden que “Aena respete la compensación medioambiental prometida antes de la ampliación de 1999” y proponen que “dada la calidad arquitectónica del edificio, es necesario un proyecto de reutilización para adaptarlo a un nuevo uso, manteniendo su forma y aspecto actual. «.

El edificio Coderch para la portería de El Prat, a finales de los años 50, en pleno uso.
El edificio Coderch para la portería de El Prat, a finales de los años 50, en pleno uso.Cuadernos de arquitectura, 1958

Pero Aena recuerda que se trata únicamente de un «corredor biológico que permite el paso de la fauna de una zona boscosa y húmeda a otra» y que no contempla «actuaciones en infraestructuras». Además, que «se ha puesto en marcha un proyecto de desmantelamiento de las partes del edificio sin valor arquitectónico, construido fuera del proyecto inicial de Coderch» con el objetivo de llevar a cabo «la restauración del inmueble» y que «se está renaturando el terreno». fue diseñado para integrar el edificio en el espacio natural recién creado ”. En cualquier caso, argumentan que “su ubicación, muy próxima a la pista, impide que sea utilizada para actividades de entrenamiento o de ocio, incluso como instalación deportiva”.

Exterior del edificio Coderch para el club de golf El Prat, en los años sesenta.
Exterior del edificio Coderch para el club de golf El Prat, en los años sesenta.Archivo Municipal del Prat de Llobregat.

Pero en 2012 Aena pensó de otra manera. Ese año anunció que recuperaría parte del campo de golf (nueve hoyos de los 36 originales). Al año siguiente se prohibió el proyecto, que supondría una inversión de cinco millones de euros con la idea de que estaría operativo en 2015. En estas plantas, el edificio Coderch volvería a ser la Casa Club donde, tras la restauración, un restaurante. , se instalarían locales, salones de negocios, reuniones y banquetes, gimnasio y salones. El campo de golf y este edificio singular han sido el gancho para los pasajeros que han elegido el aeropuerto de Barcelona para hacer conexiones y ofrecer un lugar relajado y tranquilo para descansar a los viajeros entre vuelos y también negocios cercanos. El proyecto de explotación se adjudicó por 30 años. Pero cuando expiró el plazo, no se hicieron ofertas.