marzo 5, 2024

25 años de novedades a las que siempre volvemos

Los detectives salvanla puerta romana del chilino Roberto Bolano y considerada la última gran noticia latinoamericana, celebra 25 años de tu publicación con la vitalidad de los libros sobre valores, los lectores suelen decidir: «Estoy releyendo…».

Pertenece a la familia de los libros, que, según Italo Calvino, «nunca terminan de decir lo que tiene que decir».

El libro esta aqui dividido en tres partes con estructura no lineal y prosa musical, Profundo y con momentos de humor, un poco dolorosos.

Arturo Belano, alter ego de Bolaño, y Ulises Lima, inspirado en el poeta mexicano Mario Santiago, trabajan con Cesárea Tinajero, fundadora del movimiento realista visceral, una forma de llamar al infrarrealismo, a ese grupo de jóvenes que aceptaron “vive mucho, lee mucho y follar mucho”.

“Los detectives salvajes”, de Roberto Bolaño, publicado por Anagrama.

La búsqueda de varios lugares alrededor del mundo duró 20 años, en el que hay encuentros, amores, libros, silencios, vuelos espectaculares y momentos de locura de algunos de los personajes.

«Una alfombra histórica y brillante para Rayuela, de Cortázar. Una grieta que abre brechas por las que habrán de nuevas corrientes literarias circulares», afirmó el novelista español Enrique Vila Matas se refiere a lo que está en vísperas de la gran noticia en América Latina en los últimos 25 años.

La obra del libro, con el diario del estudiante de Derecho Juan García Madero, inscrito en un realismo visceral, aparece a gran velocidad para irse al espacio en una segunda parte con un cuerno de voces que regresa desde distintos ángulos de Belano y Lima. El tercer segmento retoma los puntos de García Madero.

"Los detectives salvan" se divide en tres partes con una estructura no lineal y una prosa musical.“Los Detectives Salvajes” se divide en tres partes con estructura lineal y prosa musical.

«Creo que Rayuela Fue la noticia de 20 años. Los detectives salvan, el 40. Bolaño fue asesinado en 2003 y desde entonces nos convertimos en el narco narco para vivir sin ideología; «No sabemos hasta qué punto ideológicamente vamos a Poner Bolaño, pero él contó la gran derrota de la izquierda», aseguró el escritor. Mónica Maristain.

En su estado periodístico, la autora argentina fue la última en hablar con Bolaño, estudiando su obra y su tiempo después de escribir El hijo del señor playa.una aparición que revela ciertos aspectos de la vida y obra del autor.

Pasión y literatura

La noticia, publicado en 1998involucra temas como la pasión por la literatura, el exilio, la destrucción, el paso del tiempo, la identidad y la desesperación de los jóvenes, obsesionados con los fondos y resolver el mundo.

La alegría de Bolaño tuvo un rayo con el «boom latinoamericano» que revolucionó la literatura latinoamericana en el siglo XX, pero obtuvo elogios de los autores de este grupo como uno de sus íconos, el premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa.

«Es una novela ambiciosa, maravillosamente bien iniciada; las primeras páginas de 100 con la descripción del mundo mexicano, bohemio marginal semi-rulfianesco, están bien hechas. Luego la romana cambia y se convierte en un juego», dijo en su momento el autor de La ciudad y los perros..

Finaliza el paso del 28 de abril 70 años del nacimiento de Bolañoun escritor que estudió en la escuela, pero que, desde que trabajó, creó los libros necesarios para escribir y se convirtió en un erudito con su propia prosa.

Desde su muerte el 15 de julio de 2003, hace 50 años, ha mantenido vital su vida con su trabajo. 2666, Amuletoestrella distantepero se identificó con el presagio escrito hace 25 años.

«De los libros de Bolaño me quedo con Los detectives salvan, el más entrenable, el más cercano, el más enloquecido y divertido. “Viví esa época, conocía los infrarrojos y vi a alguien huir de mí con ellos”, reveló el escritor. Benito Taibo.

El diario de García Madero narra el segundo día de noviembre de 1975 en un mundo ficticio. En la vida real ese día, 23 años después, la novela ganó el premio Anagrama y en 1999 el Rómulo Gallegos.