marzo 2, 2024

Egipto se pone patas arriba por una exposición holandesa sobre el afrocentrismo

Una nueva exhibición de un museo holandés afirma que «Egipto es parte de África», lo que podría sorprender a la mayoría de las personas que han visto un mapa del mundo como una declaración no controvertida.

Pero el espectáculo en el Museo Nacional de Antigüedades de Leiden va más allá de la geografía. Explora la tradición de los músicos negros, Beyoncé, Tina Turner, Nas y otros, inspirándose y enorgulleciéndose de la idea de que el antiguo Egipto era una cultura africana. La exposición está diseñada como un correctivo útil a siglos de borrado cultural de los africanos.

Lo que puede parecer estimulante en los Estados Unidos y estimulante en los Países Bajos, sin embargo, es un anatema para el gobierno egipcio y mucha de su gente, que ha inundado las páginas de Facebook y Google del museo con quejas, a veces racistas, sobre qué. ven como una apropiación occidental de su historia.

Muchos egipcios no se ven a sí mismos como africanos en absoluto, identificándose mucho más con las naciones predominantemente árabes y musulmanas del Medio Oriente y África del Norte, y muchos menosprecian a los egipcios de piel más oscura y los africanos subsaharianos. Y algunos creen que es su cultura e historia lo que se está borrando en la búsqueda occidental para corregir el racismo histórico.

La exposición «ataca la civilización y el patrimonio egipcios» y «distorsiona la identidad egipcia», dijo el parlamentario Ahmed Belal en un discurso pronunciado el 2 de mayo, poco después de la inauguración de la exposición y cuando estallaron fuegos artificiales similares sobre un docudrama de Netflix que representaba a antiguos La reina greco-egipcia Cleopatra de negro.

En cuestión de semanas, tal vez consciente del llamamiento a sus partidarios nacionalistas, el gobierno egipcio actuó. La autoridad que supervisa todo lo relacionado con el Antiguo Egipto ha informado al equipo de arqueólogos del Museo de Leiden, incluido el curador medio egipcio de la exposición, que ya no pueden excavar en Egipto. Hasta entonces, los egiptólogos holandeses trabajaron en las antiguas tumbas de Sakkara. desde 1975.

«Si no respeta nuestra cultura o nuestro patrimonio, no cooperaremos con usted hasta que lo haga», dijo Abdul Rahim Rihan, un arqueólogo egipcio que encabeza un grupo llamado Campaña para defender la civilización egipcia. .

Las sugerencias de que el antiguo Egipto es un ancestro cultural de los negros modernos son fundamentales para algunas formas de afrocentrismo, un movimiento cultural y político nacido para rechazar las ideas a menudo racistas y colonialistas sobre la supuesta inferioridad de las civilizaciones africanas frente a las civilizaciones europeas. Los negros de esta historia podrían estar orgullosos de sus raíces en el antiguo reino que construyó algunos de los esplendores más grandes del mundo.

Pero para los egipcios, todo se suma a una sensación dolorosa de que así como los occidentales han saqueado antigüedades como la Piedra Rosetta de Egipto y han acumulado el crédito por descubrirlas durante siglos pasados, están retomando el control del antiguo Egipto para los propios egipcios.

EL exposición del museo, «Kemet: Egypt in Hip-Hop, Jazz, Soul & Funk», examina cómo se ha manifestado el afrocentrismo en la música. Beyoncé y Rihanna vestidas de Nefertiti, la antigua reina de Egipto; Nina Simone dijo que creía que era la reencarnación de Nefertiti; y la Sra. Turner una vez cantó sobre ser la reina Hatshepsut, una antigua faraona egipcia, en una vida pasada.

La portada del álbum de 1999 de Nas, «I Am…», esculpe sus rasgos en la famosa máscara dorada del rey Tutankamón. Miles Davis, Prince y Erykah Badu se inspiraron en los faraones para las letras, las joyas y más.

«Kemet», la palabra de los antiguos egipcios para su país, incluso encargó una visita audioguiada en holandés, inglés y árabe narrado por Typhoon, un rapero holandés, además de una nueva canción del rapero holandés Nnelg sobre su conexión con el antiguo Egipto.

Typhoon reconoce en la gira que las perspectivas de los músicos «no son la única forma de pensar sobre el antiguo Egipto», pero continúa presentando la exhibición como una corrección de la historia.

«Aunque los programas de televisión y las películas en los Países Bajos y los Estados Unidos a menudo solo proyectan una cierta imagen de Egipto al público, las personas de piel oscura también vivían allí, tanto en el pasado como en el presente», dijo.

La muestra, cuyo comisario, Daniel Solimánes semiegipcia, a la que se le añade una declaración a la descripción de la exposición en línea en respuesta al «bullicio» en las redes sociales. Dijo que trató de explicar «por qué el antiguo Egipto es importante para estos artistas y músicos y de qué movimientos culturales e intelectuales surgió la música».

Los representantes del museo se negaron a comentar más allá de la declaración. Pero esos defender el espectáculo señaló que la mayoría de los revisores no lo han visitado.

Para los egipcios, ¿cómo probable este tema se hizo más claro durante la polémica en torno al «reina cleopatracuando un abogado egipcio pidió que se prohibiera el servicio de transmisión en Egipto y el gobierno descartó el programa como una «falsificación de la historia egipcia».

Parte de su ira también puede provenir del colorismo: algunos egipcios tienden a identificar a los de piel clara con la élite, tal vez como resultado de estándares de belleza centenarios que valoran la piel clara y siglos de reinado como conquistadores de piel clara de Europa y Europa. Pavo.

The Egyptian Rage se centra en parte en una idea afrocentrista, lejos de ser adoptada por todos los que suscriben el afrocentrismo, de que los árabes que invadieron Egipto en el siglo VII reemplazaron a los verdaderos egipcios africanos.

«Es un ataque a la identidad egipcia», dijo el Dr. Rihan, el arqueólogo egipcio. «No se trata del color de la piel», agregó. «Cuando dices cosas así, dice, sacas a los egipcios de su propia historia, contra toda evidencia.

El Dr. Soliman comenzó a trabajar en excavaciones en Egipto cuando era estudiante antes de unirse al museo. Es uno de los líderes del equipo afiliado al museo que normalmente pasa semanas cada año en el pueblo de Sakkara, justo al sur de El Cairo, excavando tumbas en la antigua ciudad egipcia de Menfis.

A diferencia de las excavaciones arqueológicas realizadas por europeos o estadounidenses en el pasado, como lo demuestran las fotografías del famoso descubrimiento de la tumba del rey Tut por parte de Howard Carter, el equipo arqueológico de Leiden tiene cuidado de resaltar las contribuciones de los trabajadores egipcios, destacándolos en las fotografías y diarios en línea sobre las excavaciones de cada temporada. Estos esfuerzos son parte de una tendencia creciente en la egiptología de dar a los egipcios, una vez desatendidos en el estudio de la historia de su propio país, una mayor prominencia en el campo.

Pero eso importó poco después de que salió al aire la exhibición del Dr. Soliman.

El museo holandés pareció un poco atónito por el tono de las críticas en las redes sociales, y señaló que si bien da la bienvenida al «diálogo respetuoso», los comentarios racistas u ofensivos serían eliminados.

Los académicos tienden a estudiar el antiguo Egipto como parte del mundo mediterráneo, con vínculos culturales y políticos con Grecia y Roma, así como con Nubia, que coincide aproximadamente con el actual Sudán.

Aunque no existe un consenso académico sobre la apariencia o la ascendencia étnica de los antiguos egipcios, muchos clásicos dicen que es inapropiado hablar de raza en este momento, ya que los antiguos no clasificaban a las personas como lo hacemos ahora.

Los egipcios de hoy, como el dialecto que hablan, descienden de un árbol genealógico con muchas ramas. Los griegos, romanos, árabes, turcos y albaneses conquistaron Egipto hace siglos. Los circasianos llegaron como esclavos, los árabes del Levante y los europeos occidentales como empresarios. Los nubios todavía viven en el sur de Egipto.

Pero son el islam y el idioma árabe los que ahora predominan, uniendo a Egipto con el Medio Oriente y el norte de África predominantemente árabe y musulmán, en lugar del resto del continente en el que se asienta.

“Egipto es único en su clase”, dijo David Abulafia, un historiador de la Universidad de Cambridge que estudia el mundo antiguo. “Al unirse todos, a menudo se pierden matices en la forma en que se presenta la historia africana, como un bloque”.

Pero para Typhoon, el rapero holandés, la excepción egipcia se alimenta de desacreditadas teorías europeas que fueron “usadas para determinar qué culturas antiguas se consideraban importantes y por lo tanto no podían pertenecer a África”, dice en el audio de la gira.

Tales teorías, dice, «separaron al antiguo Egipto de su contexto africano».

Nina Sigal contribuyó con reportajes desde Ámsterdam.