abril 16, 2024

El reconocimiento facial se está extendiendo como herramienta en la lucha contra el hurto en comercios

Simon Mackenzie, un guardia de seguridad en el minorista de descuento QD Stores en las afueras de Londres, estaba sin aliento. Acababa de perseguir a tres ladrones que se habían llevado varios paquetes de jabón para lavar ropa. Antes de que llegara la policía, se sentó en un escritorio en la trastienda para hacer algo importante: capturar los rostros de los culpables.

En una computadora de escritorio envejecida, extrajo imágenes de las cámaras de seguridad, se detuvo para acercar y grabar una foto de cada ladrón. Luego inició sesión en un programa de reconocimiento facial, Facewatch, que su tienda usa para identificar a los ladrones. La próxima vez que estas personas entren a una tienda a unas pocas millas de distancia que use Facewatch, el personal de la tienda recibirá una alerta.

«Es como tener a alguien contigo diciendo: ‘Esa persona que metiste en el bolsillo la semana pasada acaba de llegar'», dijo Mackenzie.

El uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte de la policía ha sido objeto de escrutinio en los últimos años, pero su aplicación por parte de empresas privadas ha recibido menos atención. Hoy, a medida que la tecnología mejora y su costo disminuye, los sistemas están penetrando más profundamente en la vida de las personas. Ya no es solo competencia de las agencias gubernamentales, el reconocimiento facial se implementa cada vez más para identificar a los ladrones, clientes problemáticos y adversarios legales.

Facewatch, una empresa británica, es utilizada por minoristas de todo el país frustrados por delitos menores. Por tan solo £ 250 al mes, o alrededor de $ 320, Facewatch ofrece acceso a una lista de seguimiento personalizada que se almacena cerca una de la otra. Cuando Facewatch detecta una cara reportada, se envía una alerta a un teléfono inteligente en la tienda, donde los empleados deciden vigilar de cerca a la persona o pedirle que se vaya.

Mackenzie agrega una o dos caras nuevas cada semana, dijo, en su mayoría personas que roban pañales, comestibles, artículos para mascotas y otros bienes de bajo costo. Dijo que sus dificultades económicas lo hicieron comprensivo, pero la cantidad de robos se había descontrolado tanto que se necesitaba el reconocimiento facial. Por lo general, al menos una vez al día, Facewatch le notifica que alguien en la lista de vigilancia ha ingresado a la tienda.

La tecnología de reconocimiento facial está proliferando a medida que los países occidentales se enfrentan a los avances en inteligencia artificial. La Unión Europea está elaborando reglas que prohibirían muchos usos del reconocimiento facial, mientras que el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, alentó a los minoristas a probar la tecnología para combatir el crimen. MSG Entertainment, propietaria de Madison Square Garden y Radio City Music Hall, utilizó el reconocimiento facial automatizado para negar la entrada a los abogados cuyas firmas demandaron a la empresa.

Entre las naciones democráticas, Gran Bretaña está a la vanguardia del uso del reconocimiento facial en vivo, con tribunales y reguladores que aprueban su uso. La policía de Londres y Cardiff está experimentando con tecnología para identificar a los delincuentes buscados mientras caminan por la calle. En mayo, se utilizó para escanear multitudes en coronación del rey Carlos III.

Pero el uso por parte de los minoristas ha generado críticas como una solución desproporcionada para los delitos menores. Las personas tienen pocas formas de saber que están en la lista de vigilancia o de cómo apelar. En una denuncia legal el año pasado, Big Brother Watch, un grupo de la sociedad civil, lo llamó “orwelliano en extremo”.

Fraser Sampson, comisionado de biometría y cámaras de vigilancia de Gran Bretaña, que asesora al gobierno sobre políticas, dijo que había «nerviosismo y vacilación» en torno a la tecnología de reconocimiento facial debido a problemas de privacidad y algoritmos de bajo rendimiento en el pasado.

“Pero creo que en términos de velocidad, escala, precisión y costo, la tecnología de reconocimiento facial puede, en algunas áreas, cambiar las reglas del juego”, dijo. “Eso significa que su llegada y despliegue probablemente sea inevitable. Es sólo una cuestión de cuándo.”

Facewatch fue fundado en 2010 por Simon Gordon, el dueño de un popular bar de vinos del siglo XIX en el centro de Londres conocido por su interior tipo bodega y su popularidad entre los carteristas.

En ese momento, el Sr. Gordon contrató a desarrolladores de software para crear una herramienta en línea para compartir imágenes de cámaras de seguridad con las autoridades, con la esperanza de ahorrar tiempo a la policía en los informes de incidentes del depósito y conducir a más arrestos.

El interés era limitado, pero despertó la fascinación del Sr. Gordon con la tecnología de seguridad. Siguió los avances en el reconocimiento facial y se le ocurrió la idea de una lista de seguimiento que los minoristas podrían compartir y contribuir. Era como las fotos de los ladrones que las tiendas guardan junto a la caja, pero sobrealimentadas en una base de datos colectiva para identificar a los malos en tiempo real.

En 2018, Gordon consideró que la tecnología estaba lista para uso comercial.

«Tienes que ayudarte a ti mismo», dijo en una entrevista. «No puedes esperar que venga la policía».

Facewatch, que otorga licencias de software de reconocimiento facial fabricado por Real Networks y Amazon, ahora se puede encontrar en casi 400 tiendas en Gran Bretaña. Entrenados con millones de imágenes y videos, los sistemas leen la información biométrica de un rostro cuando la persona ingresa a una tienda y la compara con una base de datos de personas marcadas.

La lista de vigilancia de Facewatch sigue creciendo a medida que las tiendas suben fotos de ladrones y clientes problemáticos. Una vez agregada, una persona permanece allí durante un año antes de ser eliminada.

Cada vez que el sistema de Facewatch identifica a un ladrón, se envía una notificación a alguien que pasó una prueba para ser un «súper reconocedor», alguien con un talento especial para recordar rostros. En cuestión de segundos, la herramienta de súper reconocimiento debe confirmar la coincidencia con la base de datos de Facewatch antes de que se envíe una alerta.

Pero si bien la empresa ha creado políticas para evitar identificaciones erróneas y otros errores, los errores ocurren.

En octubre, una mujer que compraba leche en un supermercado en Bristol, Inglaterra, fue confrontada por un trabajador y le dijo que se fuera. Le dijeron que Facewatch la denunció como una ladrona prohibida.

La mujer, que solicitó que se ocultara su nombre por cuestiones de privacidad y cuya historia fue corroborada por documentos proporcionados por su abogado y Facewatch, dijo que debe haber un error. Cuando se puso en contacto con Facewatch unos días después, la empresa se disculpó y dijo que se había equivocado de identidad.

Después de que la mujer amenazó con emprender acciones legales, Facewatch investigó sus registros. Reveló que la mujer había sido agregada a la lista de vigilancia debido a un incidente 10 meses antes que involucró bienes por valor de £ 20, que son alrededor de $ 25. El sistema «funcionó perfectamente», dijo Facewatch.

Pero si la tecnología había identificado correctamente a la mujer, no dejaba mucho espacio para la discreción humana. Ni Facewatch ni la tienda donde ocurrió el incidente la contactaron para avisarle que estaba en la lista de vigilancia y preguntarle qué pasó.

La mujer dijo que no recordaba el incidente y que nunca había robado. Dijo que es posible que se haya ido después de no darse cuenta de que el pago de su tarjeta de débito no había terminado en un quiosco de autopago.

Madeleine Stone, oficial legal y de políticas de Big Brother Watch, dijo que Facewatch «estandariza los controles de seguridad al estilo de los aeropuertos para actividades cotidianas como comprar una pinta de leche».

Gordon se negó a comentar sobre el incidente de Bristol.

En general, dijo, «los errores son raros pero suceden». Agregó: «Si esto sucede, reconocemos nuestro error, nos disculpamos, eliminamos todos los datos relevantes para evitar que vuelva a suceder y ofrecemos una compensación proporcional».

Los grupos de libertades civiles expresaron su preocupación por Facewatch y sugirieron que implementarlo para prevenir delitos menores podría ser ilegal según la ley de privacidad del Reino Unido, que requiere que las tecnologías biométricas tengan un «interés público sustancial».

La Oficina del Comisionado de Información del Reino Unido, el regulador de privacidad, llevó a cabo una investigación de un año sobre Facewatch. La oficina concluyó en marzo que el sistema de Facewatch era autorizado por la leypero solo después de que la compañía cambió la forma en que operaba.

Stephen Bonner, comisionado adjunto de supervisión regulatoria de la oficina, dijo en una entrevista que una investigación llevó a Facewatch a cambiar sus políticas: colocaría más letreros en las tiendas, solo compartiría información sobre los infractores entre tiendas, graves y violentos, y solo enviaría alertas a reincidentes. Esto significa que las personas no serán incluidas en la lista de vigilancia después de una infracción menor, como le sucedió a la mujer de Bristol.

«Esto reduce la cantidad de datos personales retenidos, reduce las posibilidades de que las personas se agreguen injustamente a este tipo de lista y hace que sea más precisa», dijo Bonner. La tecnología, dijo, “no es diferente de tener buenos guardias de seguridad.”

Liam Ardern, director de operaciones de Lawrence Hunt, propietario de 23 tiendas de conveniencia Spar que usan Facewatch, estima que la tecnología le ha ahorrado al negocio más de £50,000 desde 2020.

Llamó a los riesgos de privacidad del reconocimiento facial exagerados. El único caso de identificación errónea que recordó fue cuando un hombre fue confundido con su gemelo idéntico, que había robado en una tienda. Los críticos olvidan que las tiendas como la suya operan con bajos márgenes de ganancia, dijo.

«Es fácil para ellos decir: ‘No, va en contra de los derechos humanos'», dijo Ardern. Si no se reducen los hurtos, dijo, sus tiendas tendrán que subir los precios o reducir el personal.